17:56 GMT +324 Noviembre 2017
En directo
    Los sistemas S-400 rusos

    Erdogan 'lanza' los S-400 contra la OTAN

    © Sputnik/ Sergey Malgavko
    Prensa
    URL corto
    Svobodnaya Pressa
    916766430

    Para Erdogan, la compra de los S-400 es un intento de presionar a Occidente y demostrar su independencia, opina Viktor Nadein-Raevski, científico del Instituto de economía global y relaciones internacionales de la Academia de Ciencias de Rusia.

    A mediados de septiembre se dio a conocer que Ankara y Moscú habían acordado la compra-venta de los sistemas antiaéreos rusos S-400. Está previsto que los suministros empiecen dentro de un período de dos años.

    El experto opinó en una entrevista con el diario Svobodnaya Pressa, que los S-400 podrían representar cierto peligro para la aviación aliada de la OTAN.

    "Los S-400 no cumplen con los estándares de la OTAN. Tienen otros sistemas de reconocimiento que pueden causar problemas al interactuar con los aviones de la Alianza. Esto realmente conlleva cierto peligro de destruir la aviación aliada con fuego amigo", advirtió Viktor Nadein-Raevski, candidato a doctor en ciencias filosóficas —título científico de posgrado en Rusia, otorgado por investigaciones originales—.

    Lea más: ¿Para quién representan una amenaza los S-400?

    No obstante, EEUU no dispone de ningún sistema del nivel del S-400, observó el analista.

    "Sus sistemas Patriot no son malos. Pero los estadounidenses se negaron a venderlos a los turcos cuando estos se lo pidieron. Parece que fue un intento de Washington de ejercer presión sobre Turquía, que comenzó a demostrar demasiada independencia en la política exterior".

    Pero su plan fracasó, puesto que Turquía no piensa cambiar su política, añadió.

    "Los constantes intentos de enseñarles a los turcos a vivir y a construir sus políticas internas, de darles instrucciones sobre a quién declarar amigo y enemigo y de explicarles qué son los derechos humanos, le dan rabia a Turquía y a Erdogan personalmente".

    Lea también: Alemania sostiene que Turquía no podrá ingresar en la UE con Erdogan en el poder

    Por lo tanto, la compra de los S-400 no es una cuestión militar, sino más bien política, subrayó el científico.

    "Por el momento, en todos los gestos de Erdogan hay un juego político para presionar a sus aliados, para que dejen de reclamar a Turquía y le permitan continuar con su política interna. Según el mandatario turco, ahora Occidente interfiere constantemente en ella".

    Misiles antiaéreos S-400 (archivo)
    © Sputnik/ Dmitry Vinogradov
    El analista señaló que resulta complicado saber ahora si Erdogan será capaz de negarse a sus ambiciones por el bien de ciertos objetivos de la Alianza. "Lo veremos solo en el futuro", añadió.

    Por su parte, la OTAN intentará hacer todo lo posible para convencer a Turquía, aunque Erdogan también tiene sus cartas de triunfo en la manga, opinó el subdirector del Centro de información analítica de Tauride, del Instituto ruso de estudios estratégicos, Serguéi Ermakov.

    "La libertad de los miembros de la Alianza, en realidad, es muy condicional. El reglamento de la organización establece que cada país tiene el derecho de defender su territorio, según lo considere apropiado, si no conlleva amenazas para otros miembros de la Alianza. Ahora vemos que la OTAN está imponiendo su posición a Turquía", observó.

    Según el experto, este fenómeno no es nuevo, pero el momento crítico actual puede convertirse en el factor determinante para el desarrollo de las relaciones entre Ankara y la OTAN.

    También le puede interesar: Los factores que propiciaron la mayor crisis en las relaciones entre Turquía y EEUU

    "Al discutir el contrato del suministro de los S-400, Turquía comenzó a poner todo tipo de condiciones adicionales de las que no se había hablado anteriormente, ya sea la transferencia de tecnología o los planes para el desarrollo conjunto de los S-500. Muchos lo consideraron como preparación del suelo por si la presión sobre Ankara desde Occidente se vuelve demasiado fuerte y la obliga a rechazar esta transacción", explicó.

    El analista subrayó que los S-400 simplemente no pueden integrarse en el sistema general de la OTAN. De esto habló también Petr Pavel, presidente del Comité Militar de la Alianza Atlántica, quien señaló que pese a que cualquier país tiene derecho a tomar sus propias decisiones relacionadas con la seguridad nacional, la adquisición de los S-400 rusos por parte de Ankara podría llevar a la exclusión del país otomano del sistema de defensa antiaérea integrada de la OTAN, así como a otras restricciones técnicas.

    Lea más: Tras la derrota de Daesh, "todas las armas de EEUU apuntarán contra Turquía"

    En este contexto, Turquía tendrá que buscar soluciones técnicas para retirar una parte de la maquinaria del sistema unificado de administración y control de la OTAN. El analista descartó concesiones en este asunto, porque los militares se oponen categóricamente a la interconexión de unos sistemas tan heterogéneos, especialmente dado el contexto político actual.

    El experto aseguró que la OTAN y Washington intentarán mantener a Turquía en las filas de la Alianza político-militar.

    "Es un aliado clave y muy necesario de EEUU en la región. Se trata de la seguridad del mar Negro y el Mediterráneo, las operaciones en Oriente Medio, así como el despliegue de una cantidad significativa de capacidades nucleares estadounidenses en Europa", comentó el analista en referencia a la base aérea Incirlik.

    Lea más: "La base aérea de Incirlik, un foco del mal y una condena para Turquía"

    Según Ermakov, la posible retirada de Turquía sería una señal extremadamente negativa para la agenda política de la OTAN, que asegura que la Alianza solo está creciendo y los países se esfuerzan por unirse a ella.

    No obstante, la OTAN también podría presionar a Turquía en este asunto, puesto que Europa y EEUU proporcionan un apoyo bastante fuerte para la seguridad de Turquía.

    Al mismo tiempo, Rusia también podría negarse a realizar el contrato, porque los turcos comenzaron a solicitar que una parte de los sistemas se produjera en su territorio, cosa inaceptable para Rusia por una serie de razones.

    "Pero, en cualquier caso, por ahora, a pesar de todas estas dificultades, ni Moscú ni Ankara rechazan el contrato", concluyó el experto Viktor Nadein-Raevski.

    Además:

    Experto: con S-400 rusos Turquía busca bajar dependencia de la OTAN
    Los S-400 rusos, el escudo de Turquía contra... ¿Occidente?
    ¿Por qué los S-400 para Turquía causan frustración en el Pentágono?
    ¿Para qué quiere Erdogan sus propios sistemas antimisiles?
    El S-400 en Turquía desafía la política de Occidente en Oriente Próximo
    Etiquetas:
    política, defensa, relaciones, S-400 Triumf, OTAN, Turquía, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik