En directo
    Política
    URL corto
    0 170
    Síguenos en

    VIENA (Sputnik) — El embajador de Rusia en Austria, Dmitri Lubinski, advirtió a la Unión Europea de que podría afrontar un decenio de oportunidades perdidas en la actividad empresarial a causa de las sanciones que impone a Rusia por el caso Navalni.

    "La parte rusa está abierta al diálogo y la cooperación, pero sólo a los equitativos, de no ser así el próximo período de las relaciones Rusia-UE volvería a ser un decenio de oportunidades perdidas, lo que decepcionaría mucho a nuestros círculos empresariales", dijo al periódico austriaco Kurier.

    Al comentar las sanciones personales impuestas por el caso Navalni, el diplomático señaló que "el Occidente colectivo" cree ser muy sabio y democrático y deposita una confianza ilimitada en sus servicios secretos.

    "Nos vemos obligados a revelar un secreto importante a quien pueda interesar: el señor N. es infinitamente ajeno a la mayoría absoluta de la opinión pública rusa. No hagan un ídolo falso de un individuo que no es, ni mucho menos, un icono de la democracia rusa, ni lo presenten a nadie como una víctima", subrayó Lubinski.

    El 20 de agosto, Navalni se sintió mal durante un vuelo de la ciudad de Tomsk a Moscú, lo que obligó a los pilotos a realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk, donde los médicos lograran estabilizar su estado, y luego trasladado a Alemania en un avión sanitario.

    Los médicos rusos le diagnosticaron trastorno metabólico causado, los doctores alemanes por su parte aseguraron que el paciente presentaba síntomas de intoxicación por inhibidores de la colinesterasa, aunque no pudieron establecer una sustancia concreta.

    El 2 de septiembre, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, basándose en informes de expertos militares del país, afirmó que Navalni fue envenenado supuestamente con una sustancia neuroparalizante altamente mortal, de la clase Novichok.

    Lo cierto es que ni los pasajeros del avión ni las personas del entorno de Navalni que le acompañaban en todo momento presentaron síntomas del presunto envenenamiento.

    Navalni fue dado de alta el 22 de septiembre, los médicos de la clínica Charité de Berlín calificaron su estado como satisfactorio y no descartaron su plena recuperación.

    El 6 de octubre, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) aclaró que la sustancia hallada en el organismo de Navalni no estaba en su lista de agentes químicos prohibidos.

    La UE decidió imponer sanciones contra seis ciudadanos de Rusia, incluidos el director del FSB, Alexandr Bórtnikov; el jefe adjunto del gabinete presidencial, Serguéi Kirienko; el jefe del departamento de política interior del gabinete presidencial, Andréi Yarin, y el representante del presidente de Rusia en Siberia, Serguéi Meniaylo.

    Las sancione se extenderán probablemente también al Instituto ruso de Investigaciones de Química Orgánica y Tecnología.

    El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, dijo días antes que Rusia podría dejar de tratar con la Unión Europea, puesto que "las personas que responden por la política exterior de Occidente no comprenden la necesidad del trato respetuoso", también declaró que la Unión Europea se porta de un modo inadmisible en el caso Navalni.
    Etiquetas:
    Alexéi Navalni, sanciones, UE, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook