En directo
    Política
    URL corto
    161
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Rusia no excluye que, antes del inicio de las elecciones presidenciales EEUU en noviembre, en ese país aumentarán los sentimientos antirrusos, declaró el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov.

    El vicecanciller aseguró que Moscú ya está acostumbrada a que las relaciones entre ambos países "sean rehenes" de los enfrentamientos internos de Washington.

    "A medida que se acercan las próximas elecciones presidenciales en EEUU, cuya fecha es el 3 de noviembre, no se pueden descartar nuevos picos de semejantes manifestaciones antirrusas", dijo el diplomático en una videoconferencia.

    Riabkov advirtió que, aunque el país norteamericano "se encuentra en el epicentro de la pandemia", eso no le impide a muchos políticos, en lugar de pensar en cómo ayudar a sus ciudadanos, pensar en cómo seguir acusando a Rusia y en las nuevas sanciones que podrían aprobar en su contra.

    "Se trata de ecos del pensamiento que regía durante la guerra fría y, por supuesto, de una consecuencia de la actual lucha política interna y la campaña electoral", subrayó.

    Para Riabkov resulta evidente que los ciudadanos de EEUU no saldrán ganando de esa conducta de sus políticos.

    "Nosotros valoramos de una manera realista las perspectivas de los intercambios mutuos, tomando en cuenta que en EEUU este año tendrán lugar las elecciones, y no nos permitimos esperanzarnos demasiado", resaltó el representante de la Cancillería rusa.

    El diplomático recordó que actualmente hay 314 ciudadanos rusos que se encuentran bajo las sanciones de EEUU, así como 496 empresas afectadas.

    "No reconocemos esas sanciones estadounidenses, y, a grandes rasgos, no les hacemos ningún caso", constató.

    Agregó que Moscú nunca ha pedido ni pide a Washington que se suspendan esas restricciones.

    Bomba nuclear modificada B61-12

    Además, Serguéi Riabkov declaró que los planes de Estados Unidos para empezar a producir la bomba modificada B61-12 aumentan el riesgo del uso del armamento nuclear.

    "Estados Unidos anunció planes para renovar su potencial nuclear en Europa y empezar a producir en breve la bomba modificada B61-12, de potencia reducida, pero con una mayor precisión (…) Eso aumenta el riesgo del uso de armamento nuclear", dijo durante una videoconferencia con los estudiantes de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO).

    Riabkov recordó que EEUU mantiene en el territorio de Europa armamento nuclear táctico que incluye "unas 200 bombas gravitacionales B-61 para la aviación".

    "Y además se mantiene la infraestructura que permite el rápido despliegue de esa arma", agregó el vicecanciller ruso.

    La posibilidad del despliegue de cargas nucleares de potencia reducida está refrendada en la nueva doctrina nuclear de EEUU adoptada durante la presidencia de Donald Trump. Actualmente ha empezado el despliegue de ese tipo de armamento en los submarinos estadounidenses.

    Moscú ya expresó sus preocupaciones por el despliegue de ojivas nucleares de baja potencia en los submarinos de EEUU porque de ese modo Washington "admite la posibilidad de llevar a cabo una guerra nuclear limitada y ganarla".

    El Departamento de Defensa de EEUU insiste en que el despliegue de cargas nucleares de baja potencia está llamado solo a contener conflictos con diversos países. 

    Desarme nuclear de Rusia

    Asimismo, Riabkov declaró que la ulterior reducción del armamento nuclear de Rusia sería posible solo al resolverse los problemas de la estabilidad estratégica y seguridad.

    "Hay que entender que la ulterior reducción de las armas ofensivas estratégicas sería posible solo en el contexto de la solución de los problemas acumulados, relacionados con la seguridad y la estabilidad estratégica", dijo.

    El diplomático comentó que las ulteriores negociaciones entre Rusia y Estados Unidos en materia de desarme nuclear ya deben tener un carácter multilateral y además, en el "proceso de estas negociaciones se deben considerar todos los factores que influyan en la seguridad estratégica".

    El último tratado de control de armas estratégicas, el START III, suscrito entre Rusia y EEUU data de 2010 y expira en febrero de 2021.

    El acuerdo limita la cantidad de misiles balísticos intercontinentales desplegados, misiles balísticos lanzados desde submarinos, bombarderos con armas nucleares y ojivas nucleares.

    EEUU hasta ahora no se ha comprometido a extender el acuerdo, señalando que convendría establecer un régimen de control de armas enmendado que también incluya a China, pero Pekín rechazó esa idea. 

    Etiquetas:
    elecciones, EEUU, Rusia, Serguéi Riabkov
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook