En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    Elecciones presidenciales en EEUU (2020) (106)
    0 251
    Síguenos en

    A siete meses de las presidenciales norteamericanas y con la campaña electoral paralizada por COVID-19, todo apunta a que los comicios se convertirán en un voto por o contra Trump que dejará en un segundo plano al demócrata Joe Biden.

    El apoyo de Bernie Sanders a Joe Biden fue subrayado por el senador independiente como un intento de derrotar "al presidente más peligroso de la historia de nuestro país". Ese implícito "todo menos Trump" puede interpretarse también como "cualquier cosa antes que Trump", algo más peyorativo hacia el exvicepresidente de Barack Obama.

    Joe Biden, al que incluso Donald Trump considera "un buen tipo", cuenta con ese bagaje de simpatía que, a falta de ideología, le confiere un apoyo de los moderados de cada campo político. Y esa es su esperanza, concitar la adhesión de los menos convencidos políticamente.

    Con la guerra de propaganda electoral congelada a causa del virus, Biden cuenta con menos posibilidades de alzar su voz. No hay desplazamientos, ni mítines, ni cenas de gala para obtener dinero. Confinado en la planta baja de su casa, convertida en estudio de televisión, el candidato demócrata no puede disfrutar del foco de la actualidad del que, por su cargo, goza el presidente.

    "Que Biden no hable mucho"

    Ahora bien, ¿no es eso quizá una ventaja? Muchos demócratas piensan que Joe Biden (77 años) es una máquina de meteduras de pata y de pifias en directo. La prensa conservadora recuerda algunos de sus principales errores: confundir a Margaret Thatcher con Theresa May; decir que Kennedy y Martin Luther King fueron asesinados "a finales de los 70"; confundirse sobre la ciudad o el Estado que visitaba. El propio Obama subrayaba que Biden tenía "una gran propensión a decir tonterías".

    Algunos de sus partidarios preferirían que durante el periodo de confinamiento mantuviera un perfil bajo. Además, la lucha contra la pandemia ha llevado a demócratas y republicanos a unirse en la Cámara de Representantes para votar unidos ayudas económicas multimillonarias; hacer política ofensiva en esas condiciones es peligroso por divisorio.

    Las esperanzas demócratas, más que en su propio candidato, están puestas en los errores que pueda cometer Trump en la lucha contra la epidemia y las consecuencias económicas que se deriven. Y en esa tesitura, conviene dejar en manos de la prensa "progresista", es decir el Washingron Post, el New York Times y la CNN —como arietes principales— el peso de la guerra mediático-política contra el actual dueño de la Casa Blanca.

    La izquierda anti-Biden

    En sus raras apariciones televisivas, Biden ha aprovechado para intentar ganarse a los jóvenes que soñaban con un Sanders presidente. Ha prometido planes de acceso gratuitos a las universidades para estudiantes pobres o suprimir la deuda de estudios de los hijos de familias de clase media.

    Los Democratic Socialists for America, el pequeño partido, pero muy influyente en las redes que apoyaba a Sanders, ya ha manifestado su rechazo a apoyar a Biden. DSA es una formación minoritaria, pero su decisión ha generado controversia entre la izquierda norteamericana y puede llevar a parte de la juventud a desertar de las urnas el 3 de noviembre.

    Biden denuncia las carencias en el sistema sanitario, pero nunca llegará a proponer una sanidad universal 'a la europea', como defendía Sanders. Demasiado radical para el estamento oficial demócrata y para muchos norteamericanos. Entre ellos, los hispanos eran los más favorables a esa medida, pero las primarias demócratas decidieron otra cosa.

    Trump y el voto de los muertos por COVID-19

    Donald Trump se la juega día a día apareciendo como el primer comandante al frente de la guerra contra el COVID-19. También tiene asesores que le sugieren mostrarse menos en público. Pero el dilema es complicado. Si frena la cadencia de ruedas de prensa y visitas, puede ser acusado de esconderse.

    ​Las cifras de muertos y desempleados serán las que decidan su futuro más que la propia actividad de Biden de la que se espera poco cuando termine el confinamiento. Cuantas menos oportunidades tenga el candidato demócrata para hacer campaña mejor será para ese partido, piensan algunos de sus votantes.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Elecciones presidenciales en EEUU (2020) (106)
    Etiquetas:
    elecciones, Donald Trump, Joe Biden, COVID-19, coronavirus, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook