En directo
    Una cena de trabajo en la sede de la OTAN en Bruselas

    La nueva doctrina nuclear de Estados Unidos se topa con Europa

    © REUTERS / Matt Dunham
    Defensa
    URL corto
    5160

    El 15 de febrero se reunieron en Bruselas los ministros de Defensa de la OTAN. El grupo debatió sobre el nuevo plan nuclear para la Alianza y había mucho que discutir: EEUU presentó hace poco su propia estrategia y choca con la visión de sus socios europeos. El país ya no es una superpotencia, asegura el columnista de Sputnik Rostislav Íshenko.

    "Y es de entender: los enfoques de Estados Unidos y de la Unión Europea en lo referente a la estrategia nuclear son completamente opuestos. El ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, afirmó que Washington 'da el pistoletazo de salida de una nueva carrera nuclear y amenaza la seguridad de Europa', y añadió que el centro de gravedad de la seguridad había cambiado bruscamente", señala Íshenko.

    Nada nuevo bajo el sol

    Nada sorprende en la nueva doctrina nuclear de Estados Unidos. El país sigue considerando que Rusia es una amenaza para su seguridad y que pone en jaque a su Ejército y lo mismo ocurre con China. La nueva estrategia nuclear de EEUU mete a ambos países en la lista de las amenazas más importantes del mundo.

    De ahí que el Pentágono considere ahora que es necesario que no solo el presidente de Estados Unidos sea quien decida si se pulsa —o no- el botón nuclear, y crea que los militares deberían también tener ese derecho.

    Lea más: "EEUU trata de eliminar los límites del uso de armas nucleares"

    "Y es del todo lógico. La carga nuclear táctica tiene poca potencia y los vehículos que la transportan son de relativo corto alcance —de 30 a 300 kilómetros—, así que solo el comandante que está en ese momento en el terreno puede tomar la decisión de si es necesario usarla o no", argumenta Íshenko.

    Europa, indispensable (y no dispuesta a cooperar)

    Las reticencias de Europa a ayudar a Estados Unidos en su cruzada contra Rusia son más que evidentes. Para que Washington pueda hacer frente a Moscú a las puertas del país, es condición ineludible que emplace sus armas nucleares por el territorio europeo. Eso lo saben bien países como Polonia, Estonia, Letonia y Lituania, que se muestran más que dispuestos a albergarlas en su propio territorio argumentando que se defienden de Rusia.

    "Lo países de la vieja Europa podrían haber visto hace tiempo que la rusofobia sin sentido se une a la necesidad de los países como Ucrania, Polonia y los bálticos de llamar la atención de los países occidentales (…) bajo la premisa de que ellos mismos comenzarán una guerra contra Rusia, pero que serán EEUU la OTAN quieren la libren por ellos", señala Íshenko.

    Así las cosas, la mera presencia militar estadounidense en los territorios limítrofes con Rusia crea el escenario perfecto para un conflicto de intereses entre EEUU y Europa. Como recuerda el columnista de Sputnik, los misiles rusos aéreos, los de crucero, aquellos capaces de lanzarse desde el mar, entre otros, son capaces de llevar carga nuclear y de atravesar Europa.

    Lea más: Trump: revisión de doctrina nuclear parte de análisis realista de escenario global

    "Y el que saldrá peor parado de un conflicto armado entre Rusia y Estados Unidos será Europa. El territorio de Estados Unidos está fuera del alcance del conflicto", recuerda Íshenko haciendo referencia a que el país está al otro lado del Atlántico.

    El territorio estadounidense está a salvo de ataques no nucleares por su situación privilegiada, rodeado del océano. De ahí que se vean en la tesitura de pensar en qué hacer con sus cientos de tanques y sus millones de soldados, y se decanten por enviarlos a las numerosas bases repartidas por todo el mundo y sea en ellas donde pueda llevarse a cabo un ataque. Especialmente en la Unión Europea, donde EEUU tiene no pocas bases.

    Sin embargo, lo que más debería preocupar a los europeos es el punto de la nueva doctrina nuclear estadounidense en la que se estipula que el país se reserva el derecho de lanzar un ataque nuclear incluso como respuesta a un ataque que no lo sea, y se reserve el derecho, también, de usarlas en caso de que sus fuerzas convencionales no sean suficientes para contrarrestar una amenaza.

    Eso, unido a que a Estados Unidos le resulta especialmente fácil encontrar culpables de problemas que ni siquiera existen, pone a los países europeos en fuego cruzado.

    "Si los Estados Unidos constatan que están a la zaga militarmente respecto de Rusia (…), si constatan que están cediendo ante el liderazgo de Rusia y de China en la economía y en la política internacionales, si Washington afirma abiertamente que no piensa aceptarlo de ninguna forma y que piensa luchar contra ello con cualquier medio a su alcance, los países en cuyo territorio están estacionadas la tropas estadounidenses, sus almacenes y sus armas nucleares son un buen blanco para los misiles nucleares rusos", afirma Íshenko.

    "Conociendo el nivel de irresponsabilidad de los políticos y generales estadounidenses, los líderes europeos son muy conscientes de que, si el presidente de Estados Unidos perdiera el monopolio nacional de la decisión de utilizar armas nucleares habrían muchos con el deseo de presionar el botón", concluye.

    Lea más: Agenda secreta de la OTAN: qué hay detrás de los simulacros con armas nucleares de EEUU en Alemania

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Nueva doctrina nuclear de EEUU: ¿una amenaza para todos?
    "La doctrina nuclear de EEUU no descarta que se repita Hiroshima y Nagasaki"
    La doctrina nuclear de EEUU desata la ira de los 'hibakusha' en Japón
    "Amenazas sin precedentes": EEUU publica su doctrina nuclear
    Etiquetas:
    despliegue militar, armas nucleares, Unión Europea, EEUU, Rusia