En directo
    Política
    URL corto
    0 102
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El expresidente de Nissan Motor, Carlos Ghosn, acusado en Japón de varios delitos financieros, escapó de su arresto domiciliario a Beirut para no ser víctima de "injusticia" y "persecución política".

    "Ahora estoy en el Líbano. ... No he huido de la justicia, he escapado de la injusticia y la persecución política ", manifestó Ghosn en una declaración difundida por sus representantes.

    El empresario, que tiene triple ciudadanía de Brasil, Francia y el Líbano, no reveló cómo había logrado burlar la vigilancia y abandonar Japón, donde le esperaba un juicio en abril de 2020.

    Uno de los ejecutivos otrora más poderosos de la industria mundial del automóvil, afirmó que se niega a ser "rehén de un amañado sistema judicial japonés con su presunción de culpabilidad, discriminación generalizada y denegación de los derechos humanos básicos".

    Ghosn aludió asimismo a una próxima comparecencia ante los periodistas, sin dar detalles.

    "Ahora puedo finalmente comunicarme libremente con los medios de comunicación y espero comenzar la próxima semana", dijo.

    Uno de los abogados de Ghosn, Junichiro Hironaka, negó su implicación en la fuga del empresario.

    "No tengo otra información aparte de la que publican los medios", afirmó Hironaka, sin ocultar su "asombro" durante una rueda de prensa transmitida por el canal NHK.

    El abogado reconoció que la huida de Ghosn constituye una violación de las condiciones de liberación bajo fianza.

    Con respecto a los documentos que su cliente pudo haber utilizado para salir de Japón, Hironaka afirmó que "los tres pasaportes están en manos de abogados".

    Una fuente de la Cancillería libanesa reveló a Sputnik que Ghosn fue recibido por el presidente libanés, Michel Aoun.

    "Regresó el otro día y se entrevistó con el presidente de la República [Libanesa]", dijo la fuente, sin ofrecer detalles del encuentro.

    A su vez, el periódico An Nahar, citando al ministro de Estado para asuntos presidenciales, Salim Jreissati, comunicó que el expresidente de la empresa automotriz Nissan Motor Carlos Ghosn, acusado en Japón de varios delitos financieros, cruzó legalmente la frontera en el aeropuerto internacional de Beirut.

    "No tengo detalles sobre cómo el señor Carlos abandonó Japón. Todo lo que sabemos es que ingresó al Líbano legalmente a través del aeropuerto Rafic Hariri con un pasaporte francés y un documento de identidad libanés, y se está preparando para celebrar una conferencia de prensa en el sindicato de periodistas", dijo Jreissati citado por el medio.

    Extradición de Ghosn

    Por su parte, un alto cargo del Ministerio de Exteriores japonés citado por la agencia Kyodo dijo que Japón y el Líbano no tienen un tratado de extradición, de manera que Ghosn no puede ser entregado sin el consentimiento de Beirut.

    A su vez, el jurista libanés Rami Assi declaró a Sputnik que las autoridades del Líbano no extraditarán a su ciudadano Carlos Ghosn.

    "Actualmente está en el Líbano y es ciudadano del Líbano, por eso tiene derecho a continuar el proceso judicial aquí según nuestras leyes, si Japón no solicita su extradición", explicó el especialista.

    Subrayó también que "en el Líbano, no está siendo investigado, e incluso si [Japón] presenta la solicitud, los países no tienen ningún acuerdo sobre extradición".

    El jurista libanés añadió que si un tribunal nacional investiga el caso de Ghosn, pronunciará la sentencia basándose en la legislación local, por lo que posiblemente tendrá que probar todavía que las penas determinadas por Japón no se corresponden con los cargos presentados.

    Al ser preguntado sobre las eventuales consecuencias del caso de Ghosn para las relaciones bilaterales, Assi indicó que no cree que "las relaciones diplomáticas entre el Líbano y Japón sean afectadas por esta historia".

    Ghosn fue arrestado el 19 de noviembre de 2018 por ocultar parte de sus ingresos, pero desde abril de 2019 se encuentra en libertad bajo fianza.

    El empresario, que insiste en su inocencia, ya se enfrenta a cuatro cargos.

    De los primeros tres, dos están relacionados con la ocultación de ingresos por valor de miles de millones de yenes y uno, por el supuesto intento de trasladar a las cuentas de Nissan sus pérdidas de inversión personales.

    Además, en abril de 2019 la Fiscalía de Tokio presentó una nueva acusación contra Ghosn, por haber desviado en beneficio propio unos fondos de Nissan, a través de un concesionario en Omán, a una empresa fantasma suya en el Líbano, provocando al fabricante japonés unas pérdidas de unos cinco millones de dólares.

    Etiquetas:
    acusaciones, escape, corrupción, Japón, Líbano, delitos financieros, delitos, Carlos Ghosn, Nissan
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook