12:29 GMT +319 Diciembre 2018
En directo
    Kim Jong-un, líder de Corea del Norte

    CNN: El ataque de EEUU contra Siria obligará a Corea del Norte a mantener su programa nuclear

    © REUTERS / KCNA
    Política
    URL corto
    431205

    Al atacar a Siria, Donald Trump mismo complicó las próximas conversaciones con Pyongyang sobre las armas nucleares, opina James Griffiths, autor del artículo para CNN. Según varios analistas estadounidenses, ahora le costará mucho más convencer a Kim Jong-un de que abandone su programa nuclear.

    De acuerdo con el vicepresidente de la empresa analista Stratfor, Rodger Baker, precisamente este tipo de acciones de EEUU hacen que Pyongyang continúe con su programa nuclear.

    "Pues esta es la verdadera razón por la que Corea del Norte quiere tener armas nucleares. Cree que así reduce la probabilidad de ataques punitivos de este tipo", cita el autor al experto.

    De hecho, Pyongyang utilizó las intervenciones de Estados Unidos por todo el mundo como excusa para desarrollar su programa nuclear, recuerda el periodista. Según Griffiths, el Gobierno de Corea del Norte considera las armas nucleares como "un mecanismo vital para contener cualquier intento de cambiar el régimen por parte de Washington".

    Más información: EEUU usa un plan comprobado para sumergir Oriente Medio en el terror y el caos

    Esta opinión la comparte también el director de Inteligencia Nacional de la Administración Trump, Dan Coats.

    "[Kim Jong-un] observó lo que está sucediendo con los Estados que poseen arsenal nuclear y qué influencia tienen. Así se dio cuenta de que un as nuclear en la manga permite conseguir un serio potencial en términos de disuasión", observó Coats el año pasado.

    El autor del artículo recuerda que en diciembre de 2003, tras varios meses de negociaciones, el líder de Libia, Muamar Gadafi aceptó abandonar el desarrollo de programas de armas biológicas, nucleares y químicas y se convirtió en socio de Occidente en la "guerra contra el terrorismo" que estaba ganando impulso.

    Sin embargo, para marzo de 2011, Londres y Washington cambiaron su actitud respecto a Gadafi y la OTAN apoyó a los rebeldes que actuaban en su contra. Solo unos meses más tarde, Gadafi fue ejecutado.

    "Libia es un buen ejemplo de que las promesas de EEUU, en el mejor de los casos, resultan temporales", comentó al respecto Rodger Baker.

    Por lo tanto, el Ministerio de Exteriores de Corea del Norte calificó entonces la campaña libia de la OTAN de "lección sombría" de que hay que ser fuertes para preservar la paz.

    Otro ejemplo de este tipo de política estadounidense es la actitud crítica de la Administración Trump hacia el acuerdo nuclear con Irán, firmado con el país persa por el anterior presidente de EEUU, Barack Obama. En 2015, Teherán aceptó limitar su programa pacífico para el desarrollo de la energía nuclear a cambio de una debilitación de las sanciones. Sin embargo, Trump declaró que el acuerdo tenía "horribles defectos" y amenazó con abandonarlo, si Irán seguía probando misiles balísticos, que no formaban parte del trato inicial.

    Tema relacionado: "Las guerras preventivas contra Siria e Irán afectarían el diálogo con Corea del Norte"

    "Una lección para las futuras conversaciones con Corea del Norte es que no espere que EEUU cumpla ni tan solo una de sus promesas", comentó al respecto el investigador principal del Instituto chino-estadounidense de la Universidad de Carolina del Sur, Mike Chinoy, entrevistado por el medio en febrero de este año.

    "Siria es uno de los ejemplos que Corea del Norte usará en las negociaciones con Estados Unidos. ¿Qué puede servir como garantía de seguridad?", comenta también Rodger Baker.

    No obstante, los analistas señalan que Pyongyang dispone de otros medios de disuasión además de armas nucleares a diferencia de Libia y Siria, entre ellos, unas enormes fuerzas armadas y potente artillería que apunta a Seúl.

    Mientras tanto, otra cuestión importante de las futuras negociaciones entre Corea del Norte y EEUU es cómo Washington entiende la "desnuclearización".

    "Washington llama a la desnuclearización de la península de Corea, pero Pyongyang, que en general está de acuerdo con este objetivo, cree que son solo palabras, puesto que EEUU todavía mantiene una gran presencia militar en Corea del Sur que además sigue bajo el paraguas nuclear estadounidense", explica el periodista.

    Asunto relacionado: Corea del Norte se asegura respaldo de Rusia y China de cara a conversaciones con Trump

    Según CNN, el mes pasado la agencia norcoreana KCNA declaró que EEUU "durante varias décadas representó una amenaza nuclear para Corea del Norte y utilizó el chantaje nuclear contra el país". "El fortalecimiento del programa nuclear de Corea del Norte es una garantía de paz y seguridad en la península de Corea, en el noreste de Asia y en todo el mundo", agregó.

    Tras el ataque del 14 de abril contra Siria, a EEUU le será mucho más complicado convencer a Pyongyang de lo contrario, concluye el autor del artículo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    "Amenazas sin precedentes": EEUU publica su doctrina nuclear
    Kim Jong-un por primera vez menciona en medios las cumbres con EEUU y Corea del Sur
    La audaz apuesta de Trump: visitar Corea del Norte
    Rusia está dispuesta a desarrollar las relaciones de buena vecindad con Corea del Norte
    EEUU y Corea del Norte mantienen negociaciones secretas vía CIA
    Etiquetas:
    potencia, fuerza, defensa, disuasión, armas nucleares, negociaciones, bombardeos, ataque, reunión, Kim Jong-un, Donald Trump, Corea del Norte, Siria, EEUU