12:00 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    Donald Trump, el presidente de EEUU

    "EEUU está atrapado en su propia retórica sobre Corea del Norte"

    © REUTERS / Carlo Allegri
    Política
    URL corto
    170
    Síguenos en

    Durante la conferencia de los días 15 y 17 de enero, EEUU y Canadá trataron la cuestión de Corea del Norte. Washington contó con que todos los países que entre 1950 y 1953 lucharon en la Guerra de Corea volverían a hacerlo, al menos, diplomáticamente. Pero la cosa no es tan sencilla, advierte el politólogo Guevorg Mirzayán.

    De hecho, desde el Departamento de Estado informaron de que uno de los objetivos clave del encuentro había sido buscar formas de aumentar la presión sobre el país asiático.

    Y eso sin contar con el apoyo de dos Estados que también son de suma importancia para resolver el problema: Rusia y China. A ninguno de los dos se le invitó a la reunión de alto nivel, a pesar de que desde ella prometieron a Moscú y a Pekín informar sobre las conclusiones del encuentro.

    "No es de extrañar que los chinos hayan calificado la reunión de "ilegítima" y de no representar a todas las partes. En Moscú estaban indignados porque, al final de la conferencia, a ellos y a los chinos, encima, se les exijía algo", señala Mirzayán, docente en el departamento de Politología de la Universidad Financiera dependiente del Gobierno de la Federación de Rusia.

    Una reunión estéril

    Y es que, como el Ministerio de Exteriores ruso advierte, los asistentes a la reunión en Vancouver reconocieron "la importancia y especial responsabilidad" de Rusia y de China a la hora de encontrar una solución a largo plazo para el problema en la península coreana. "Rusia y China llevan ofreciendo una solución a largo plazo desde hace un año e invitan a que se unan a ella todos los que lo deseen", añaden desde el servicio de prensa del Ministerio.

    Sin embargo, la reunión en Vancouver no sirvió para llegar a una solución alternativa al ya mantra de las sanciones y la presión sobre Pyongyang. "El objetivo de ejercer la máxima presión [sobre Corea del Norte] ha sido y sigue siendo alentar al país a entablar una negociación sobre su desnuclearización", defiende el Secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, que añade, además, que la coerción se incrementará hasta que Pyongyang escoja el camino 'correcto'.

    Más sanciones

    "Un camino basado exclusivamente en sanciones es, en principio, ineficaz e, incluso, contraproducente. Obligar a Corea del Norte a renunciar a sus armas nucleares es imposible mientras Kim Jong-un se acuerde de cómo acabaron Gadafi y Sadam Hussein", advierte Mirzayán.

    También señala que China y Rusia vetarán cualquier resolución que incluya nuevas sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU. Como mínimo, si Corea del Norte no da razones para ello. "Sobre todo ahora que ambas Coreas han iniciado un diálogo constructivo", advierte, a pesar de la posición de Washington.

    "Ahora EEUU exige a Corea del Sur que permanezca en la trinchera estadounidense y que ejerza presión colectiva sobre Pyongyang. Pero Seúl, asustado por la escalada del conflicto y por su posible futuro, se ha echado atrás".

    Atrapados en su propia retórica

    El paso dado por Seúl y las reticencias de China y de Rusia significarán el aislamiento diplomático de Estados Unidos, asegura el politólogo ruso. El único Gobierno del sexteto norcoreano —formado por Rusia, EEUU, China, Japón, Corea del Sur y Corea del Norte— que apoya la retórica agresiva de Washington es Tokio, "que puso tantas condiciones a Pyongyang para iniciar un diálogo, que ahora es incapaz de iniciar uno".

    Lea más: "La presión de EEUU sobre Pyongyang es una farsa"

    Añade que los japoneses también se han dado cuenta de lo peligrosas que resultan las sanciones y el poco sentido que tienen, pero que el Gobierno no puede dar marcha atrás porque perdería su confianza. "Precisamente por eso tienen que seguir adelante con la escalada de tensión", advierte, "y por eso su ministro de Exteriores, Taro Kono, llamó desde Vancouver al resto de países a interrumpir toda comunicación con los norcoreanos".

    "Tenemos que incrementar la presión sobre Corea del Norte todos juntos para poder ser capaces de cambiar la política de Pyongyang y forzarlos a desnuclearizarse", alentó entonces.

    La situación de Estados Unidos no es muy diferente a la de Japón. A Washington también le resulta difícil dar un giro de 180 grados. Incluso si es lo que quiere Trump.

    "La posición estadounidense se basa en que con Corea del Norte no es posible ningún tipo de diálogo que no sea el de abandonar completamente su programa nuclear. Es el punto de vista del partido de Trump. Por eso la invitación de Tillerson a Corea del Norte para 'iniciar un diálogo sobre lo que sea y donde sea' no ha recibido apoyos en la Casa Blanca".

    Lea más: Demócratas piden a Tillerson que modere retórica de Trump sobre Corea del Norte

    Sin embargo, la retórica de Trump le obliga a pensar que la presión que ejerce sobre Corea del Norte está siendo muy efectiva. Y es que atribuye a las sanciones que las dos Coreas hayan iniciado un diálogo. Pero también que, en el caso de que no sea así, "la culpa es de Putin", concluye.

    Además:

    Corea del Sur restablece la línea directa con los militares del Norte
    Kim Jong-un tiene sus motivos para cambiar el tono con Corea del Sur
    Etiquetas:
    ONU, Rex Tillerson, Donald Trump, Corea del Norte, Corea del Sur, Japón, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik