23:12 GMT24 Septiembre 2020
En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    Por
    Una devastadora explosión sacude el puerto de Beirut (132)
    0 372
    Síguenos en

    La devastadora explosión en el puerto de Beirut ha dejado al Líbano en una grave situación humanitaria con más de 130 muertos, unos 100 desaparecidos, aproximadamente 5.000 heridos y unas 300.000 personas sin hogar. Sputnik conversa con uno de los supervivientes de esta tragedia.

    Eran las 6:33 de la tarde del 4 de agosto cuando Kamal Kamal, encargado de la tienda Casa del Habano en Beirut, escuchó la primera explosión en el puerto de su ciudad.

    "Yo estaba sentado al lado de la vidriera. Como a esa hora la venta es un poco floja, yo estaba viendo el teléfono. En ese momento oigo una primera explosión, cuando la oigo me paro del asiento, gracias a Dios que hice eso porque vino la otra explosión y la onda expansiva me empuja y se cae la pared al lugar donde yo estaba sentado. Eso fue fracciones de segundo entre empujarme la onda expansiva y caerme en el piso. ¿Usted vio el vídeo?.

    © Sputnik . Kamal Kamal
    Explosión en Beirut, Líbano

    Lo que vivió Kamal quedó registrado en la cámara de vigilancia de la tienda donde trabaja y que está ubicada aproximadamente a un kilómetro y medio del puerto de Beirut.

    "Yo me levanto muy aturdido, muy mal por los golpes que recibí en la cabeza, en el cuello, en los codos, en las piernas. No entendía mucho, estaba como en shock nervioso, tenso. La gente que estaba afuera en la calle me decía que no salga, que me quede adentro, entonces me quedo adentro un ratico. La tienda por dentro quedó destrozada por ambos lados, por el lado que se ve en el vídeo y por el otro también, porque la tienda tiene dos entradas. Los dos lados quedaron destrozadas. Donde yo estaba sentado hay una columna de hierro que agarra a un vidrio de gran grosor. Eso se levantó de su lugar y entró como un metro hacia adentro de la tienda, donde yo estaba sentado", explica Kamal.

    Una mujer se encuentra dentro de un restaurante dañado por la explosión en el puerto de Beirut, Líbano. 5 de agosto de 2020
    © AP Photo / Hussein Malla
    Una mujer se encuentra dentro de un restaurante dañado por la explosión en el puerto de Beirut, Líbano. 5 de agosto de 2020

    De acuerdo con lo que informó el primer ministro libanés, la explosión se debió al almacenamiento inadecuado durante seis años de unas 2.700 toneladas de nitrato de amonio.

    "El sonido de la explosión fue tan grande, tan grande que yo he vivido la guerra civil del Líbano, la guerra de 2006, la guerra de 1996 y ninguna cosa fue igual. Imagine usted que se oyó hasta en el sur, hasta en el norte del Líbano, dicen que hasta en Chipre se oyó la explosión. Fue demasiado fuerte".

    "Cuando salí de la tienda vi un cuadro súper triste. La gente en la calle llena de sangre, llorando, mujeres y hombres llenos de sangre, la calle llena de vidrios. En ese momento no sabía qué había pasado porque cuando salí pensaba que era un coche bomba, esperaba ver el coche bomba frente a la tienda, pero no vi nada. Entonces pensé que pudo haber sido un atentado contra alguna figura política del país, pero tampoco fue así. Hasta que dieron la noticia al rato que había sido un almacén de materiales explosivos en el puerto de Beirut", recuerda Kamal.

    La gente se refugia tras la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, 4 de agosto de 2020
    © REUTERS / Mohamed Azakir
    La gente se refugia tras la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, 4 de agosto de 2020

    Kamal cuenta su historia a Sputnik acompañado de su esposa Marisol González, una cubana que conoció en la isla caribeña, y junto a su nieta Julia de 12 años. Aún tiene todo el cuerpo dolorido y confiesa no haber podido dormir por la catástrofe que atraviesa su país.

    "Le digo de verdad, la gente está en la calle muy aturdida, viviendo una pesadilla. Lo que pasó es una cosa muy triste, una pesadilla. La gente está muy afectada, se siente muy mal, muy deprimida por lo que pasó. Nosotros perdimos la capital del Líbano, la perdimos, desapareció del mapa. El centro de Beirut, que costó miles de millones de dólares, está hecho talco, un desastre. Las zonas turísticas Hamra, Achrafieh están muy mal. Todas las calles de Beirut están llenas de vidrios. Todas. No dan abasto la gente para limpiar. La gente a la hora de limpiar tiene miedo de que le pueda caer algo, un cristal porque no hay nada estable", narra Kamal.

    Hospital dañado luego de la explosión del puerto de Beirut en el Líbano
    © REUTERS / Mohamed Azakir
    Hospital dañado luego de la explosión del puerto de Beirut en el Líbano

    "Hay hospitales que sufrieron grandes daños. En el Al Roum, que es de los ortodoxos, tuvieron que sacar a todos los enfermos de adentro. Otro hospital que se llama Karantina, también sufrió graves daños y tuvieron que sacar a los pacientes con coronavirus. Además, ese hospital es donde están las personas con enfermedades crónicas, como el cáncer, y ahí el Gobierno tiene un almacén donde están las medicinas que subsidia para la gente pobre. Estos almacenes también desaparecieron. Son millones de dólares que se han perdido ahí", lamenta Kamal.

    La explosión en el puerto de Beirut agrava aún más la situación en un país ya aturdido por una grave crisis económica y con la pandemia del coronavirus en plena expansión.

    "Con el coronavirus y los problemas económicos del país había ya mucha gente sin trabajo y ahora se agrava la situación. El puerto era el único pulmón que tenía el país para respirar y ahora se fue abajo. Era el único pulmón que todavía funcionaba en el país porque entraba divisas, dinero y ahora se fue abajo. Ya no queda nada", dice Kamal.

    Una imagen tomada el 5 de agosto de 2020 muestra el silo de granos dañado y un bote quemado en el puerto de Beirut
    © AFP 2020 / STR
    Una imagen tomada el 5 de agosto de 2020 muestra el silo de granos dañado y un bote quemado en el puerto de Beirut

    Además de las pérdidas humanas y materiales, el alcalde de Beirut alertó que el aire habría quedado contaminado por los vapores de amoníaco, un nuevo elemento que pone en mayor riesgo a toda la población. El 5 de agosto el gobierno libanés decretó el estado de emergencia por dos semanas y ordenó el arresto domiciliario de los directivos del puerto de Beirut.

    "Se habla de unas detenciones domiciliarias pero la gente no está de acuerdo con esto porque las prisiones domiciliarias son premios no son un castigo. El castigo es agarrar a la gente que directamente está involucrada con esto. Así tiene que ser", resalta Kamal.

    "Gracias a Dios que la mayor parte de la onda expansiva fue hacia el mar, tumbó un barco turístico que estaba allí, hubo dos muertos y unos cuantos heridos. Hay otro barco que quedó dañado, no se sabe si se va a caer, si se va a hundir o no. Toda la onda expansiva, en su mayoría, fue hacia el mar, gracias a Dios porque si esa onda expansiva iba solo hacia la ciudad no estaría Beirut existiendo. Toda Beirut hubiera desaparecido", dice Kamal.

    Distintos países del mundo se han solidarizado con el Líbano y han empezado a enviar ayuda humanitaria, entre ellos Francia, Canadá, Irán y Rusia, país que envía al Líbano cinco aviones con ayuda humanitaria y que pondrá a disposición del pueblo libanés un hospital móvil, médicos, socorristas y un laboratorio para detectar coronavirus. Desde España, un equipo de bomberos de Málaga, especialistas en rescate canino, también se unirá a las labores de ayuda humanitaria.

    El Gobierno de Israel, considerado un histórico enemigo, también ofreció su ayuda. Siria, un país también devastado por la guerra, ordenó abrir la frontera y transportar a los heridos a Siria.

    "El que está en un hueco hundido agradece cualquier mano que se te da. Agradecemos mucho a Rusia, que siempre ha tenido una posición solidaria, de ayudar a los pueblos desde la época de la URSS. Se le agradece a China, a Irán, Kuwait, que mandó el primer avión, Qatar, a todos", resalta Kamal.
    Tema:
    Una devastadora explosión sacude el puerto de Beirut (132)
    Etiquetas:
    puerto, explosiones, Beirut, Líbano
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook