En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    JERUSALÉN (Sputnik) — El proceso hacia la celebración de las terceras elecciones legislativas en menos de un año en Israel, que tendrán lugar el próximo 2 de marzo, está en marcha, y en el Likud, el partido del primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, hay divisiones evidentes en torno a su líder.

    Según informó la noche del 14 de diciembre el Canal 12 de la televisión israelí, una figura importante del Likud, principal partido de la derecha israelí, cuya identidad no reveló, indicó a algunos de sus compañeros de militancia que la formación no va a apoyar automáticamente a Netanyahu si no consigue suficientes votos en los comicios.

    No está claro que vaya a ser el actual primer ministro quien encabece la próxima lista del Likud al Parlamento, ya que el próximo 26 de diciembre, el partido celebrará elecciones primarias y Netanyahu ya tiene un competidor seguro: el exministro de Educación Gideon Saar.

    "No se seguirá más a Netanyahu ciegamente (...) Unas cuartas elecciones no son una opción y sería imperdonable", afirmó la figura del Likud, según el Canal 12.

    La misma persona señaló que él y sus aliados considerarían apoyar a otro candidato para formar gobierno si Netanyahu no puede hacerlo.

    Por su parte, el Canal 13 de la televisión israelí informó de que Netanyahu está trabajando para evitar la pérdida de votos en el bloque de las fuerzas de derecha y ultraderecha, de cara a las elecciones de marzo.

    Lo que intenta es que las pequeñas formaciones de derechas concurran juntas en una sola lista para poder pasar el umbral necesario del 3,25% de los votos necesario para obtener representación parlamentaria.

    Antes de las elecciones del pasado 9 de abril, Netanyahu llegó a un acuerdo controvertido para garantizar que la extrema derecha racista agrupada en Poder Judío concurriera junto a otros partidos ultraderechistas como Hogar Judío y la Unión Nacional.

    En esa ocasión, el grupo Nueva Derecha no pudo pasar el umbral electoral, pero se fusionó con Hogar Judío y la Unión Nacional en los comicios del pasado 17 de septiembre. No obstante, Poder Judío se presentó en solitario y no entró en la Knéset (Parlamento israelí).

    Se espera que Netanyahu organice una alianza de los cuatro partidos para las próximas elecciones.

    En declaraciones al Canal 12, Bezalel Smotrich, número dos de la Unión Nacional Judía, también pidió que se unan los pequeños partidos de derecha, aunque el jefe de la Nueva Derecha, el ministro de Defensa en funciones Naftali Bennett, reiteró la intención de su partido de postularse independientemente en marzo.

    "Necesitamos aprender de los errores del pasado. En las elecciones de [abril] nos presentamos con dos listas y la Nueva Derecha no superó el umbral electoral. Si no hubiera sido por eso, ya haría casi un año que tendríamos un buen gobierno de derechas", aseguró Smotrich.

    Tras las elecciones de septiembre, el Likud de Netanyahu formó un bloque con partidos religiosos ultraortodoxos y otros de derecha y ultraderecha para negociar una coalición de gobierno como bloque unido. Contaban con 55 diputados, pero les faltaban seis para alcanzar la mayoría de 61 necesaria en la Knéset, de 120 escaños.

    No obstante, representantes del Likud citados por el diario israelí más leído, el gratuito Israel Hayom, señalaron que el partido no tiene intención de volver a condicionar todas las futuras negociaciones de gobierno a la constitución de un bloque de derechas.

    Etiquetas:
    Israel, apoyo, elecciones, partido, votos, Likud, Benjamín Netanyahu
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook