En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — A poco más de un mes para la llegada de la Navidad sigue siendo una incógnita si los españoles podrán despedir el año sentados a la mesa junto a sus familiares o si la pandemia también tomará el control de las festividades.

    En las últimas horas varios dirigentes regionales —que son las autoridades designadas para gestionar el estado de alarma contra el coronavirus en sus territorios— instauraron el mensaje de que es necesario "salvar la Navidad", pero el Ministerio de Sanidad enfrió las expectativas.

    "Los actos de Navidad se tienen que regular para que no tengan impacto", advirtió en rueda de prensa el epidemiólogo Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES).

    El portavoz sanitario llamó a la población a asumir que "estas navidades no pueden ser como las de otros años", lo que "no significa que vayan a ser peores", pero sí que "debemos ser conscientes de que deben ser diferentes".

    "Hay que tratar de disfrutarlas lo más que podamos pero de una manera que no implique, de nuevo, un incremento de casos una semana o 15 días después de las navidades", señaló.

    El Ministerio de Sanidad trabaja en un borrador que sirva de guía a los distintos territorios sobre las medidas a adoptar durante las fiestas, que implican retos logísticos como permitir la vuelta al hogar de quienes estudian lejos de casa en un país plagado de cierres perimetrales.

    Del mismo modo, Sanidad pone el foco sobre la necesidad de evitar actos multitudinarios, lo que, según Simón, les lleva incluso a valorar "si este año merece la pena realizar la cabalgata de los Reyes Magos", una de las mayores tradiciones navideñas en España

    Contra unas navidades por Skype

    Estas palabras contrastan con las expectativas creadas en las últimas horas por algunas autoridades regionales, que siguen defendiendo la posibilidad de tener unas navidades normales pese a que casi todo el país prohíbe las reuniones de más de seis personas.

    "Yo no quiero tener unas navidades donde vea a mi familia por Skype, ni tampoco quiero arruinar las campañas de Navidad", dijo el 17 de noviembre Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, una de las regiones que aboga por relajar medidas en las fiestas.

    El plan de Madrid pasa por reforzar los esfuerzos en el diagnóstico del virus para, dentro de lo posible, poder permitir las reuniones familiares e intentar salvar la campaña de ventas.

    Madrid propone hacer test de antígenos a todos sus ciudadanos, pero para ello necesitan que el Ministerio de Sanidad autorice la realización de test de antígenos en farmacias, algo que los médicos desaconsejan porque supondría delegar la extracción de muestras en personal no cualificado.

    A falta de una respuesta positiva por parte del Gobierno central, las autoridades madrileñas decidieron elevar su petición a instancias comunitarias con una carta a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a la que piden avalar su propuesta.

    "Actualmente la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios permite utilizar estos centros. Por eso consideraría útil que alguna autoridad europea pudiera validar esta nueva forma de testeo", reza la carta.

    Nochevieja en casa

    Por su parte, otros territorios como Cataluña —que aplica algunas de las restricciones más duras en toda España— ya empezaron a esbozar un plan de relajación de medidas de cara a las próximas semanas, con la vista puesta en Navidad.

    La hoja de ruta de Cataluña contempla ir levantando de forma paulatina algunas restricciones, permitiendo la reapertura de la hostelería o ensanchando el aforo de las reuniones sociales hasta permitir la asistencia de diez personas.

    Además, el plan también contempla que en las dos últimas semanas de diciembre decaiga el cierre perimetral que pesa sobre toda la región, facilitando la movilidad con otros territorios.

    No obstante, el plan sigue contemplando una serie de líneas rojas, como mantener el toque de queda desde medianoche hasta las seis de la mañana, lo que impide a los jóvenes salir de fiesta en Fin de Año, conminándolos a quedarse con la familia tras comer las uvas.

    Europa advierte

    Mientras en España se aviva cada vez más el debate sobre las navidades, desde el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades —ECDC, por sus siglas en inglés— recuerdan que no hay lugar para la relajación contra el virus.

    En una entrevista concedida a la Agencia Catalana de Noticias, un epidemiólogo del ECDC, Pasi Penttinen, advirtió que España "sigue estando en el pico de la segunda ola", lo que le lleva a concluir que "las vacaciones de Navidad no pintan bien".

    Aunque el ECDC no emitirá unas recomendaciones específicas para Navidad, el consejo de este experto es "limitar el número de personas con quien se interactúa en este periodo".

    Esa previsión de unas navidades limitadas se refleja en las previsiones de la empresa de recursos humanos Randstad, que pronostica una caída del 34,5% en la contratación navideña respecto al año pasado en los sectores de transporte, logística, hostelería y comercio.

    Etiquetas:
    coronavirus en Europa, pandemia de coronavirus, coronavirus en España, rebrote de coronavirus en España, confinamiento, España, Navidad
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook