16:02 GMT24 Septiembre 2020
En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    El coronavirus en México (321)
    110
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Los resultados de las principales empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores muestran la gravedad de los efectos de la pandemia del COVID-19 en la segunda economía latinoamericana, pero los analistas se muestran optimistas, porque consideran que las consecuencias aún están muy lejos de la debacle de 2009.

    "Aunque reflejan lo peor de la pandemia, [los datos] resultaron un poco mejor a lo estimado", señaló el analista Carlos Gómez, de la firma Monex, en un informe enviado a los inversionistas.

    El indicador principal de la Bolsa Mexicana, sobre el comportamiento de las 35 empresas con mayor capital en movimiento, ha caído este año arriba del 12%, en sintonía con la contracción del producto interno bruto nacional.

    Pero los analistas aún se resisten a manifestar pesimismo, señalando que desde su valor mínimo reportado el negro 23 de marzo pasado (32.964,22 unidades), el indicador ya supera los 37.000 puntos, en forma consistente, en las últimas semanas.

    Interpretan ese desempeño como un nivel alejado de la crisis financiera global de hace once años, que estalló con quiebras masivas en los mercados de Nueva York.

    Perdiendo menos de lo esperado

    Las cifras para las empresas serían desastrosas en otro contexto: reportaron una caída del 56% en las utilidades y del 3,1% en las ventas durante el segundo trimestre de 2020.

    Sin embargo, aunque siguen golpeadas en sus cotizaciones, las acciones mantienen un ritmo de recuperación.

    Jacobo Rodríguez, analista de Black Wallstreet Capital, indica en un informe a sus clientes compartido con Sputnik que "estos resultados ya estaban descontados por el mercado".

    Lo importante, señala el estudio dirigido a los inversores, será "observar si este segundo trimestre representó el piso de las actividades económicas como consecuencia de la pandemia".

    Esa firma estimaba una contracción de utilidades rondando el 61%, pero el resultado final estuvo cinco unidades por debajo: solo fue de 56%.

    "Significa una baja muy importante, pero es menor a la esperada, y en medio de la coyuntura es considerado (algo) positivo", apunta Rodríguez.

    El caso del hombre más rico

    Un fenómeno específico de este comportamiento es la fortuna de Carlos Slim, el hombre más rico de México.

    Durante buena parte de la última década, el magnate de las telecomunicaciones fue considerado el mayor mutimillonario del mundo, pero este año quedó fuera de la lista de los 10 más ricos del planeta.

    Slim posee una fortuna calculada en 52.100 millones de dólares, casi 12.000 millones de dólares menor a la que tenía un año atrás, según la revista Forbes.

    Pero el dueño de América Móvil se ha visto beneficiado por un incremento en la actividad de las telecomunicaciones.

    En ese sector, su firma multinacional que opera la marca Claro en la mayor parte de América Latina, alcanzó ingresos por unos 11.200 millones de dólares.

    La otra cara de la moneda es que el Grupo Carso, que aglutina las actividades industriales, comerciales y de construcción de su conglomerado, y que perdió unos 2.200 millones de dólares.

    Slim logró no obstante anotar un hito en la bolsa de valores en abril, al colocar títulos de una "Fibra" (Fideicomiso de Infraestructura y Bienes Raíces) por 1.151 millones de dólares.

    Se convirtió en el segundo fideicomiso de este tipo más importante colocado en la bolsa mexicana.

    El comportamiento de las empresas del magnate que acompañó al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador a una cena en la Casa Blanca, con el anfitrión Donald Trump el mes pasado, "es un reflejo de que los inversionistas tienen apetito", dijo a Sputnik el gerente de Estrategia de Inversión de CIBanco, Edgar Arenas.

    Esa disposición al riesgo se presenta "a pesar de que el mercado atraviesa por una crisis sin precedente", agregó Arenas.

    Presidente optimista

    El nuevo presidente del consejo administrativo de la bolsa mexicana, Marco Martínez, es optimista ante las perspectivas del mercado bursátil.

    Considera que parte de la respuesta a la crisis estará en una reacción adecuada de la economía estadounidense, y de un papel más agresivo de las firmas emisoras, que atraiga a nuevos inversionistas.

    "En España, en cualquier sucursal puedes comprar acciones, si los bancos (mexicanos) pudieran vender estos instrumentos, mucha gente escogería poner en ellos una parte de sus portafolios", dijo Martínez esta semana, en sus primeras declaraciones a periodistas tras asumir el cargo.

    En México sólo 35 de cada 10.000 personas tienen algún tipo de inversión.

    "Bolsa y bancos son opciones complementarias" añadió Martínez, quien reemplazó a Jaime Ruiz Sacristán, quien falleció por COVID-19, el 12 de abril.

    Martínez observa una ligera recuperación en los indicadores del país vecino.

    "Si ésta se concreta, será una buena noticia para la economía mexicana, que tiene una íntima relación con la economía estadounidense", indicó.

    Empero, la pandemia ya golpeó el vigoroso comercio México-EEUU, causando una contracción de más de 20% en el primer semestre de 2020.

    Tema:
    El coronavirus en México (321)
    Etiquetas:
    coronavirus en América Latina, México, economía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook