18:54 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    0 110
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Al parecer, el nuevo coronavirus no solo ha lastimado a las economías y a los sistemas sanitarios de América Latina, sino que también ha dejado en evidencia una crisis de liderazgo en la clase política regional: altos funcionarios y ministros vienen cayendo en cascada durante la pandemia.

    Analistas señalan que esta crisis se agravó con la pérdida de credibilidad de algunos líderes frente a la población, causada a su vez por su presunta responsabilidad en casos de corrupción en la compra de insumos médicos, su falta de empatía social, la aplicación de medidas impopulares y la promoción de soluciones al COVID-19 sin fundamento científico.

    "Existe una crisis de liderazgo político que se evidencia en las contradicciones que se producen en los diferentes niveles de Gobierno. Los presidentes toman una cierta posición y los gobernadores o ministros adoptan acciones contrarias a las manifestadas por los mandatarios", dijo a Sputnik la magíster uruguaya en relaciones internacionales Nastasia Barceló.

    Esto podría derivar en problemas aun más profundos, advirtió, como en la pérdida de fe de la población en la política en general o incluso en el sistema democrático como tal.

    Pero también los esfuerzos coordinados para afrontar la crisis tuvieron un efecto nocivo para algunos gobiernos.

    La investigadora de la estatal Universidad de San Pablo, Brasil, señaló que la imagen de muchos políticos de la región se vio afectada por algunas medidas estrictas y poco simpáticas, como la cuarentena obligatoria o el toque de queda.

    "Muchos ministros de Salud o jerarcas de otras áreas del Estado tienen que admitir que todas estas recetas (populares) como la cloraquina no funcionan y que la única medida para prevenir los contagios es el aislamiento social. Eso no cae bien para cierto sector de la sociedad", explicó.

    Corrupción y falta de empatía

    Otros dos elementos que jugaron en el descenso de credibilidad de ciertos gobernantes fueron los múltiples casos de corrupción en la compra de insumos médicos y la falta de empatía que mostraron algunos de ellos a la hora de proteger políticas sociales a favor de los sectores más vulnerables, dijo a Sputnik el analista en relaciones exteriores uruguayo-ecuatoriano Kintto Lucas.

    "Estos gobiernos privatizaron gran parte de la salud y de la educación en los últimos años y eso ahora se está evidenciando con el exceso de muertes por COVID-19 en América Latina. En estos meses se han visto casos de corrupción y la gente se cansa. Las personas que sobreviven de la pandemia quedan con el dolor de los muertos; en cualquier momento va a existir un estallido social", afirmó Lucas, exvicecanciller de Ecuador y exembajador de Uruguay para la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

    En países como Ecuador, Paraguay, México y  Colombia fueron reportadas diversas irregularidades entre marzo y abril en procesos de adquisición de ventiladores respiratorios, bolsas para cadáveres, ambulancias y diversos insumos médicos para hacerle frente a la propagación del COVID-19.

    El caso paradigmático: Brasil

    Brasil ha sido el caso paradigmático en cuanto a crisis política y número de renuncias de altos funcionarios: el 15 de mayo, Nelson Teich presentó su renuncia al Ministerio de Salud, a menos de un mes de haber asumido.

    Teich, a su vez, había sido designado en el cargo tras la dimisión de Luiz Henrique Mandetta, quien también dejó el puesto por las diferencias con Bolsonaro a la hora de enfrentarse a la crisis sanitaria.

    Mientras, Bolsonaro ha mantenido tensas relaciones con los gobernadores de diversos estados del país, con los cuales discrepa en las medidas a tomar frente al COVID-19, enfermedad a la que sigue calificando de "gripecita".

    Guatemala y Chile

    A mediados de junio, el ministro de Salud Pública y Asistencia Social de Guatemala, Hugo Monroy, renunció con todo su equipo luego de que se lo solicitara el propio presidente Alejandro Giammattei debido a supuestas deficiencias en el enfrentamiento a la crisis del COVID-19.

    El 13 de junio, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, encabezó una ceremonia de cambio de gabinete para aceptar la renuncia de su ministro de Salud, Jaime Mañalich, luego de una serie de críticas a su gestión durante la pandemia.

    El trabajo del Mañalich fue duramente cuestionado por la oposición política, tanto por sus decisiones técnicas como por su forma de comunicarse con el público en medio de una crisis que no dejó de agravarse.

    En Ecuador, la directora general de Gestión de Riesgos y Emergencias, Alexandra Ocles, renunció a su cargo tras las denuncias por compras de kits alimenticios con sobreprecio.

    Etiquetas:
    América Latina, pandemia de coronavirus, coronavirus en América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook