En directo
    Mundo
    URL corto
    1251
    Síguenos en

    Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, enfrenta una posible condena de 175 años en prisión si es extraditado a Estados Unidos. El amigo de Assange y excónsul de la Embajada de Ecuador en Londres, Fidel Narváez, dijo a Sputnik que el juicio de este 24 de febrero es un caso "absolutamente demencial".

    Assange podría ser sentenciado a una pena de 175 años de prisión si los jueces británicos y, en última instancia, el Gobierno del Reino Unido aceptan la solicitud de extradición remitida por Estados Unidos. Assange está recluido en la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh desde abril de 2019, cuando Lenín Moreno le retiró el asilo político.

    "Julian está en una situación muy crítica, está en la recta final de lo que ha sido un feroz persecución que dura ya más de 10 años, nada más y nada menos que de la mayor potencia militar de la Historia", dijo a Sputnik Narváez, cónsul de Ecuador en Londres entre 2010 y 2018.

    Assange fue acusado por Estados Unidos de conspiración y enfrenta 17 cargos de la Ley federal estadounidense de Espionaje de 1917 relativos a presunto acceso y difusión de informes militares y diplomáticos confidenciales. En 2010 el periodista y activista australiano publicó documentos sobre crímenes de guerra cometidos por Estados Unidos en diversas operaciones en Irak y Afganistán. 

    ​El juicio contra Assange podría sentar un "precedente muy serio" contra la libertad de expresión y el periodismo, advirtió Narváez, pero también sobre la posibilidad de aplicar la Ley de Espionaje de forma extraterritorial. 

    "Sería la primera vez en la Historia que se le aplicaría a un periodista. Eso sienta un precedente peligrosísimo porque, ¿qué impediría luego que otras potencias u otros países quieran aplicar sus propias legislaciones (...) para tratar de extraditar a cualquier periodista, en cualquier parte del mundo, que publique en su contra?", se preguntó. 

    El excónsul, que describió a Assange como "una persona muy singular" y una de las más valientes" que ha conocido, contó a Sputnik su visión sobre el caso. 

    —El 24 de febrero Assange enfrentará quizá el juicio más importante de su vida, ¿usted ha visto o hablado recientemente con Assange? ¿Sabe cómo se encuentra?

    No he podido ver personalmente a Julian desde que fue expulsado tan inmoral e ilegalmente de mi Embajada. Él está en una prisión de máxima seguridad desde entonces, con un régimen de visitas muy estricto, apenas tiene derecho a dos visitas por mes, y eso ha hecho imposible que muchos que queremos verlo, no lo hayamos podido ver. 

    Tengo un contacto escrito con él, bastante esporádico porque también eso es complicado donde se encuentra, y tengo el testimonio de su equipo legal y algunas personas que sí han logrado visitarlo. (...) 

    Él tiene 10 años sufriendo un embate por varios frentes: judicial, político, mediático, que evidentemente han tenido huella sobre todo en su estado emocional. Físicamente hay un deterioro por supuesto, ha perdido mucho peso, pero es su estado emocional el que más nos preocupa

    Él recibió la visita del relator especial sobre la tortura de Naciones Unidas (NU) a las pocas semanas de que fue encarcelado, ha sido sometido a los más avanzados y mejores evaluadores que tienen las NU en el tema y todos concluyeron que tiene severas consecuencias de lo que ha sido una tortura psicológica prolongada. Lo que él está enfrentando básicamente es su destino, su vida, y es algo que a cualquier persona, ser humano, lo puede llegar a quebrar, inclusive a Julian Assange. 

    —Usted ha dicho que hasta ahora la actuación de la Justicia británica ha sido "vergonzosa" y su caso refleja la relación entre Reino Unido y Estados Unidos, ¿que se puede esperar entonces del juicio que comienza el 24 de febrero? 

    La relación entre EEUU y Gran Bretaña es una relación de sumisión, especialmente en estos temas que ellos llaman 'de seguridad nacional'. Los británicos han ido de la mano con los estadounidenses muchas veces a invadir países, sin tener el aval de las NU, en contra de la voluntad de su propia población. 

    ​Entonces, en ese sentido, siendo un caso más que judicial un caso político, la verdad es que no quisiéramos ser pesimistas, pero debemos ser realistas: lo más probable es que en esta primera instancia de juicio (...) es que se apruebe la extradición por parte de la jueza que está llevando la causa [Vanessa Baraitser], que ya ha mostrado clara señales de prejuicio en contra de Julian. 

    —¿Cuáles podrían ser las consecuencias políticas de la extradición?

    Muchos califican el juicio de Assange como el más importante de nuestra generación, porque no es solamente contra un individuo, periodista, activista o como quieras llamarle, se está jugando un precedente muy serio en contra de la libertad de expresión y periodismo, y en ese sentido dado que es la gran potencia que lo está requiriendo. 

    En cuanto a las consecuencias políticas, me parece que van por el lado de dejar sentado un gravísimo precedente de aplicación extraterritorial de una legislación norteamericana. (...) Julian Assange no es estadounidense, no ha publicado en Estados Unidos, ha publicado los crímenes de Estados Unidos haciendo uso de su libertad de expresión y publicación. 

    Creo que [de aprobarse la extradición] mostraría un preocupante estado de correlación de fuerzas entre lo que es el aparato militar y el establishment político en Estados Unidos y Gran Bretaña, con relación a la sociedad civil. Todas las organizaciones de derechos humanos, todas, se oponen a la extradición de Assange. La gran mayoría de las organizaciones por la libertad de expresión (si no todas), se oponen a la extradición de Julian Assange. 

    Inclusive los grandes medios que han tenido una relación muchas veces confrontativa con Wikileaks y Assange, se oponen a la extradición de Assange porque se dan cuenta de que si Assange cae, los próximos pueden ser ellos. (...) Tratar de condenar a un periodista por lo que ha publicado, aplicando una Ley de Espionaje, con riesgo de cadena perpetua, es algo demencial, absolutamente demencial y a lo que deberíamos oponernos todos. 

    ​Estoy absolutamente seguro, que suceda lo que suceda con él, así sea que termina en los próximos años en una cárcel norteamericana, la historia lo sabrá poner en su sitio. Él es uno de los héroes de nuestra época, pero es el que más nos necesita ahora. Me siento muy privilegiado de ser su amigo, claro que sí. 

    —Usted ha dicho que Reino Unido, Estados Unidos y Ecuador han trabajado para destrozar la reputación de Assange, y que un ejemplo de ello es lo que sucedió con la empresa española Undercover Global, encargada de la vigilancia de la Embajada ecuatoriana en Estados Unidos, que con información falsa generó "mitos" sobre el comportamiento de Assange. ¿Por qué cree que lo han hecho? 

    La persecusión de Assange también pasa por lo que estamos atestiguando tristemente en los últimos años en Latinoamérica que se conoce como el low fare, que es una persecusión judicial pero que va acompañada de una persecución mediática. Primero hay que matar al personaje, hay que destruir su reputación, hay que quitarle simpatía de la gente, y paralelamente, perseguirlo judicialmente. 

    Esa es la lógica de la persecusión y evidentemente, si tardó meses el Gobierno de Lenin Moreno en expulsar a Julián, es justamente porque era una decisión histórica que le llena de vergüenza a mi país y que tendrá consecuencias. (...) ¿Qué precedente trae esto para el asilo político, como una institución de derechos humanos sobre todo latinoamericana? Entregar a un refugiado político a sus verdugos, es prácticamente un acto criminal, y para cometer un crimen y salir impune hay que distraer la atención sobre eso (...). 

    ¿Qué es lo esencial aquí? Que los criminales de guerra que Julian Assange reveló (...) ninguno ha sido enjuiciado, ninguno ha sido perseguido. [Están] persiguiendo a quienes los ha develado. Vamos a condenar de por vida a alguien que no cometió los crímenes, sino que los develó; a alguien que no ha cometido ningún crimen, que no es violento, que no es un peligro para la sociedad, pero que se atrevió de enfrentar a los criminales, a los más poderosos de este planeta, eso es sin duda un acto histórico y es un acto que debe convocarnos a todos a defender a Julian.

    Etiquetas:
    juicio, extradición, Reino Unido, EEUU, WikiLeaks, Julian Assange
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook