En directo
    Europa
    URL corto
    0 02
    Síguenos en

    KIEV (Sputnik) — El ministro de Exteriores de Ucrania, Vadim Pristaiko, resaltó la necesidad de poner al día los acuerdos de Minsk, sin revisar por completo este documento fundamental para la solución del conflicto en Donbás.

    "Efectivamente, son poco realistas. Al menos porque contienen deficiencias terminológicas y cronológicas. Por ejemplo, fechas que han caducado hace mucho. La adaptación puede considerarse como un mínimo necesario. Hablando hipotéticamente, un cambio de fechas", declaró Pristaiko en una entrevista con la agencia de noticias Unian.

    El canciller añadió que "también es posible cambiar cierta configuración de los acuerdos de Minsk".

    "Pero hoy, ni en Ucrania, ni en Rusia, ni en la comunidad mundial hay disposición para revisar completamente los acuerdos de Minsk", señaló.

    'Fórmula Steinmeier'

    Pristaiko añadió que Ucrania podría incorporar la llamada 'fórmula Steinmeier' a la ley sobre el autogobierno local en ciertas zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk, admitió el canciller ucraniano.

    "Estamos listos para dar este paso introduciéndolo en la ley ucraniana, y lo más probable es que se integre en la ley sobre el estatus especial", declaró Pristaiko.

    Propuesta en 2015 por el entonces titular de Exteriores y hoy presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, la fórmula prevé que la Ley de Ucrania sobre el autogobierno local en ciertas zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk, entre en vigor provisionalmente en el día de las elecciones locales en estos territorios, y de forma permanente después de que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) haya confirmado la validez de estos comicios.

    Los líderes de Alemania, Francia, Rusia y Ucrania, que se reunieron en París el 9 de diciembre, señalaron en las Conclusiones consensuadas al término de la cumbre que es "necesario incorporar la 'fórmula Steinmeier' a la legislación ucraniana, de conformidad con la versión acordada en el N4 (Cuarteto de Normandía) y el Grupo de Contacto Trilateral (Rusia, Ucrania y la OSCE)".

    Desde abril de 2014, Ucrania lleva a cabo una operación contra las milicias en el este de su territorio —Donbás— donde se proclamaron las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, en respuesta al violento cambio de gobierno ocurrido en Kiev en febrero del mismo año.

    Los acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política del conflicto pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia, cuyo balance la ONU estima en unos 13.000 muertos.

    Los líderes del Cuarteto de Normandía señalaron en las Conclusiones consensuadas al término de la cumbre que los acuerdos de Minsk "continúan siendo la base del trabajo del formato Normandía cuyos Estados miembros están comprometidos con su plena implementación".

    Compra de armamento

    El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania también comunicó que Kiev destinará una parte de la ayuda militar de Estados Unidos para la compra de armamento letal.

    El Congreso de EEUU asignó a Ucrania una ayuda militar de 300 millones de dólares para el año 2020.

    "Una parte de ese dinero se destinará para la compra de armamento letal. Tenemos una lista de lo que nuestro Ejército necesita ahora mismo", dijo Pristaiko en una entrevista con la agencia de noticias Unian publicada este 16 de diciembre.

    En marzo de 2018, Washington dio su visto bueno para entregar a Ucrania un primer lote de 37 lanzaderas y 210 misiles antitanque Javelin por valor de 47 millones de dólares.

    Según trascendió, el Departamento de Estado de EEUU aprobó el suministro a Ucrania de un segundo lote de sistemas Javelin por casi 40 millones de dólares.

    El ente comentó que se trata de "la venta de 150 misiles Javelin y de los respectivos equipos auxiliares y servicios de mantenimiento". Además de los misiles Kiev tiene previsto comprar 10 lanzaderas de Javelin.

    Moscú ha advertido en repetidas ocasiones a Washington sobre el peligro de suministrar armas a Ucrania. Según las autoridades rusas, esa "ayuda" no contribuirá al arreglo del conflicto en Donbás, sino que provocará otra escalada.

    Pristaiko dijo además que Kiev espera que Estados Unidos nombre lo antes posible a su nuevo enviado especial para Ucrania.

    El enviado anterior, Kurt Volker, dimitió en septiembre tras verse salpicado por el escándalo provocado por la transcripción de la conversación telefónica que sostuvieron los presidentes estadounidense y ucraniano, Donald Trump y Volodímir Zelenski.

    "A decir verdad, sentimos la falta del enviado especial y quisiéramos que ese cargo fuera ocupado lo más pronto posible", apuntó el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania. 

    Visita de Zelenski a EEUU 

    La visita de Volodímir Zelenski a EEUU sería inoportuna hasta que no se tome una decisión sobre el procedimiento de destitución contra el mandatario estadounidense, afirmó Vadim Pristaiko.

    Zelenski realizó una visita a EEUU del 23 al 26 de septiembre. Pristaiko afirmó con anterioridad que la próxima visita de Zelenski a EEUU tendrá lugar cuando Washington determine la fecha.

    "Es evidente que no es el mejor momento (para la visita) cuando se investiga el impeachment. Lamentablemente para nosotros, se menciona también a Ucrania, por eso hay que, por lo menos, esperar hasta que termine la investigación", dijo Pristaiko en entrevista con la agencia Unian publicada este 16 de diciembre.

    Añadió que "se trata de un asunto interno de EEUU y Ucrania solo espera la invitación".

    Precisó que las negociaciones sobre la vista de Zelenski a EEUU, que son de carácter técnico, se realizan de modo permanente.

    La Cámara de Representantes, controlada por el Partido Demócrata, lanzó en septiembre una investigación contra Trump por la conversación telefónica que sostuvo el pasado 25 de julio con Zelenski.

    El hecho fue dado a conocer por un informante que aseguró haber recibido información de que Trump había presionado a Zelenski para que investigara presuntas actividades corruptas del exvicepresidente Joe Biden, su posible rival en las elecciones presidenciales de 2020, y su hijo Hunter en Ucrania.

    Como parte de esas presiones, Trump habría supuestamente ordenado congelar la ayuda de EEUU para persuadir a Kiev de que llevara a cabo la investigación de los nexos de Hunter Biden con la compañía de gas Burisma Group.

    Trump divulgó una transcripción no textual de la conversación y alegó que no hubo nada impropio en ella.

    El mandatario acusó además a los demócratas de lanzarse a otra "caza de brujas" política para tratar de impedir su triunfo en las elecciones de 2020.

    Etiquetas:
    acuerdos de Minsk, crisis política, Donbás, Ucrania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook