En directo

    Cumbre de Normandía: ¿Zelenski entre la espada y la pared?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    Cumbre del Cuarteto de Normandía en París en 2019 (29)
    1171
    Síguenos en

    Importantes avances. Son los que, según el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se han logrado en la reciente cumbre de Normandía de la que fue su anfitrión, y que contrasta con la última que se había realizado tres años antes en Berlín y que entonces fue calificada como un gran fracaso.

    Macron, quien busca ser el timón político de Europa en estos tiempos tan turbulentos de chalecos amarillos en su propia casa, de Brexit y de guerra comercial allí afuera, se ha anotado un tanto en el casillero de la diplomacia internacional que responde a los intereses más 'caros' del bloque comunitario.

    Así, el Elíseo fue escenario y escaparate de una cumbre de los jefes de Estado de Francia, Rusia, Alemania y Ucrania. El mandatario galo se autoproclamó el hacedor del milagro que volvió a sentar en una misma mesa de negociaciones al líder ruso, Vladímir Putin, y a su par ucraniano, Volodímir Zelenski, nuevo en estas lides.

    Con poco más de medio año en el papel de presidente, el actor ucraniano lanzó un discurso que sólo pueden entenderse en clave doméstica, que en algunos puntos sensibles está reñido con lo que pautan los Acuerdos de Minsk, y que según los restantes tres miembros de Normandía debe cumplirse a rajatabla.

    Zelenski I: ¿reventar los acuerdos de Minsk?

    Zelenski gritó a los cuatro vientos que la bandera de su país no es y nunca será federalista.

    "Quisiera delinear los principios que nunca violaré como presidente de Ucrania [...], lo primero es que la federalización es imposible, Ucrania es un Estado unitario, es un artículo inalterable de la Constitución ucraniana y un principio imbatible de la existencia del Estado".

    Pero sobre todo, reñido consigo mismo, pues hace poco más de dos meses el mismo Zelenski confirmaba que Kiev firmó la conocida como Fórmula Steinmeier que otorga un estatus especial a Donbás. La cuestión es saber cómo cumplirá Zelenski este compromiso de estatus especial, si al mismo tiempo remarca que la federalización del país es imposible. En esta misma línea, esta fórmula establece elecciones locales en Donbás.

    Porfiado en esa línea, que no se sabe si es desafiante o provocador, volvió a quedar en offside al lanzar otra reivindicación pour la galerie: Zelenski insistió en que Ucrania recupere el control sobre la frontera con Rusia en la zona de conflicto antes de los comicios en Donbás. Entonces Putin recurrió al VAR: le hizo ver que los Acuerdos de Minsk establecen primero celebrar las elecciones en el este de Ucrania.

    El columnista de Sputnik y exdirector de Euronews, Luis Rivas, señala que "ese es uno de los puntos principales del futuro acuerdo, si es que se llega a ese acuerdo. Porque, por una parte está claro que hay una población rusófona en el Este de Ucrania que históricamente está unida a Rusia –por vecindad y por cuestiones culturales, no solamente de lengua– y hay que tenerlo en cuenta, si no, no hubiera habido conflicto. Hay que tenerlo en cuenta desde un punto de vista de preservar su lengua y una cierta autonomía, según la fórmula Steinmeier".

    Zelenski II: baño de realidad

    A gusto de Zelenski, la cumbre dejó aún "muchas cosas sin resolver". Esas 'cosas sin resolver' podrían tener que ver precisamente por un lado, con el tema del control de la frontera con Rusia que quiere recuperar antes de las elecciones en Donbás; y por otro, con el estatus especial que debe otorgarse a esa región, cuando para él es inaceptable una Ucrania que no sea unitaria. Luego, esas exigencias de Zelenski chocan de frente con esos puntos del Acuerdo de Minsk.

    En este sentido, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, le puso los puntos sobre las íes: enfatizó que la estabilidad en Europa y el establecimiento de la "nueva arquitectura de confianza y seguridad" pasa por la solución a la crisis ucraniana basándose en los Acuerdos de Minsk.

    Asimismo, su par ruso, Vladímir Putin, remachó que no hay más opción que el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk para llegar a una solución al conflicto. Incidió en la importancia de establecer el diálogo directo entre los bandos del conflicto: Kiev y las autoproclamadas repúblicas de Donbás, pues "ningún conflicto en el mundo se ha resuelto sin el diálogo directo entre los bandos en conflicto".

    Al respecto, Rivas se pregunta hasta qué punto eso va a ser posible.

    "Depende mucho de esas elecciones que se pretenden hacer allí, depende de los resultados de esas elecciones, y también de la negociación entre Moscú y Kiev. Está claro que el presidente ucraniano está obligado en un primer momento, a negarse a eso que llama federalización, pero entre la federalización y una cierta autonomía que pueda estar acordada, veremos cómo se desarrolla después de estos meses de negociaciones previas" a la próxima cumbre.

    Pero el mandatario ruso fue un paso más allá: llamó a tener en cuenta a "la gente de a pie" que vive en Donbás, al indicar que los acuerdos del formato de Normandía "deben ayudar a que sus condiciones de vida mejoren no algún día futuro, sino ahora mismo".

    Rivas afirma que para el presente está claro que hay una situación humana horrible en esa zona, en una situación de sufrimiento de ambos lados. "Se acusa también a la parte ucraniana [Gobierno] de penalizar a esa población del Este de Ucrania, por ejemplo, obligándoles a desplazarse y a darse de alta en otras ciudades para recuperar su pensión de jubilación. Es una especie de humillación para poder vivir de esa jubilación. Son pequeños detalles, pero que hacen la vida imposible a esa población", concluye Luis Rivas.

    Tema:
    Cumbre del Cuarteto de Normandía en París en 2019 (29)
    Etiquetas:
    Cuarteto de Normandía, acuerdos de Minsk, Donbás, Angela Merkel, Volodímir Zelenski, Vladímir Putin, chalecos amarillos, Emmanuel Macron, Alemania, Francia, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook