17:00 GMT +321 Febrero 2019
En directo
    El lugar donde fue envenenado el exagente ruso Serguéi Skripal (archivo)

    Un supuesto tercer sospechoso del caso Skripal pudo haberse quedado en el Reino Unido

    © Sputnik / Alexey Filippov
    Europa
    URL corto
    203

    MOSCÚ (Sputnik) — Un tercer nacional de Rusia supuestamente implicado en el envenenamiento del exagente Serguéi Skripal se habría quedado en el Reino Unido después del ataque, publicó anoche el diario The Telegraph que cita fuentes propias.

    El periódico sostiene que "el oficial de inteligencia militar rusa, usando el nombre falso de Sergey Fedotov, viajó al Reino Unido el mismo día que dos sicarios que intentaron asesinar a Skripal".

    Fedotov había hecho reserva del mismo vuelo de vuelta a Moscú que los supuestos perpetradores del ataque pero, según las fuentes, canceló su registración antes de partir.

    Se desconoce por qué lo hizo, aunque ello incrementa la probabilidad de que se quedara en el Reino Unido, al menos en los días posteriores al ataque.

    Tampoco está claro el papel que jugó en el envenenamiento: una de las hipótesis apunta a que habría traído el agente tóxico; según otra, realizaba una misión de reconocimiento y debía avisar a sus cómplices cuando Serguéi Skripal y su hija Yulia salieran de su casa en Salisbery; una tercera sugiere que dirigía el operativo desde Londres.

    También: "Las teorías conspirativas sobre el caso Skripal ya han alcanzado un punto crítico"

    Un portavoz de la Policía Metropolitana de Londres dijo a Sputnik que "un grupo de investigadores está siguiendo varias pistas, particularmente para identificar a otros sospechosos implicados en la planificación o la ejecución del ataque".

    "No estamos dispuestos a discutir otros detalles de una investigación en curso", agregó.

    Serguéi Skripal, exoficial de la inteligencia militar rusa reclutado en los años 1990 por el servicio secreto británico MI6 y naturalizado en el Reino Unido, y su hija Yulia, fueron hallados inconscientes a principios de marzo pasado cerca de un centro comercial en la ciudad británica de Salisbury, como resultado de lo que Londres llegó a calificar como intento de envenenamiento con una sustancia neuroparalizante.

    Nada más abierta la investigación, Londres responsabilizó a Moscú de estar detrás del envenenamiento y afirmó que la sustancia neuroparalizante en cuestión fue supuestamente desarrollada por químicos rusos.

    Moscú rechaza de plano las acusaciones de Londres, que considera infundadas, y envió decenas notas diplomáticas al Foreign Office reclamando acceso a las pruebas para poder colaborar con la investigación, así como a los Skripal que son ciudadanos de Rusia.

    En septiembre de 2018, la Fiscalía británica imputó a Alexandr Petrov y Ruslán Boshírov, ciudadanos de Rusia, por lo ocurrido en Salisbury.

    La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, afirmó que los dos sospechosos eran oficiales del servicio de inteligencia militar ruso y que probablemente usaron identidades falsas.

    Además: Serguéi Skripal, ¿agente de la inteligencia de cuatro países de la OTAN?

    El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró que ambos son civiles, y el 20 de diciembre pasado, en su rueda de prensa anual, advirtió que Skripal está vivo, lo que, sin embargo, no le impidió a Occidente seguir ampliando las sanciones.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    envenenamiento, sospechoso, política exterior, intoxicación, Serguéi Skripal, Reino Unido, Rusia