Widgets Magazine
03:16 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    Banderas de la UE, Francia y Alemania

    Berlín y París, preocupados por consecuencias de medidas antimigratorias unilaterales

    © AFP 2019 / John Macdougall
    Europa
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    BERLÍN (Sputnik) — Las decisiones unilaterales y no coordinadas en la lucha contra la migración ilegal dividirían Europa, según una declaración emitida tras las consultas intergubernamentales entre Alemania y Francia.

    "Las medidas unilaterales y no coordinadas dividirán a Europa, a su población y pondrán en peligro el sistema de Schengen", dice el texto publicado por el servicio de prensa del Gabinete de ministros alemán.

    Se señala que las decisiones unilaterales solo aumentarían el flujo migratorio a Europa por lo cual es necesario que los países miembros y los organismos de la UE coordinen sus esfuerzos.

    Alemania y Francia expresaron su intención de luchar juntos contra la migración secundaria a la UE, en particular, mediante la reducción de estímulos para los migrantes en el nuevo sistema de Dublín y la ampliación de la colaboración entre los países europeos para impedir que nuevos solicitantes de asilo se trasladen a otros Estados.

    Además, las partes abogaron por crear la policía fronteriza europea con Frontex (Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores), así como el Buró Europeo de Migración que se encargará de los trámites de concesión de asilo en los países de la UE y sus fronteras exteriores.

    Más: Berlín y Roma esperan de la UE solidaridad ante el problema migratorio

    Europa actualmente es escenario de la crisis migratoria más grave desde la Segunda Guerra Mundial, causada por los conflictos armados y problemas económicos en Oriente Medio y África del Norte.

    La Convención de Dublín (conocida igualmente como el sistema de Dublín) es una ley de la Unión Europea encaminada a racionalizar los procesos de postulación de solicitantes de asilo según la Convención de Ginebra.

    La edición del Reglamento de Dublín aprobada en 2013 estipula que, en caso de que un migrante cruce la frontera de manera ilegal, el país de entrada es el responsable de tramitar su solicitud de asilo, o el Estado en el que haya vivido durante cinco meses antes de presentar la solicitud o en el último país donde se encuentre.

    Asunto relacionado: La AfD alemana tilda de plagio el plan migratorio de Seehofer

    En caso de que el mismo no tenga permiso de residencia en el país donde se encuentra o su solicitud de asilo sea rechazada, el refugiado es enviado al país de origen.

    Más: Revelan cuántas personas solicitaron estatus de refugiado en la UE en 2017

    Los países que reciben la mayor cantidad de migrantes, entre ellos Grecia e Italia, están en contra de ese sistema, ya que las normas bloquean a los refugiados en su territorio.

    Además:

    Merkel acepta la iniciativa de Seehofer sobre la política migratoria
    La UE está próxima a coordinar enmiendas al reglamento migratorio
    España pide a la Unión Europea revisar su política respecto a los migrantes
    Etiquetas:
    migración, Alemania, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik