En directo
    Europa
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Los eurodiputados de la izquierda española se reunieron en Bruselas para expresar su apoyo al Gobierno de Syriza.

    La diputada Marina Albiol, encargada de presentar el acto, fue también la primera en hablar.

    Según la eurodiputada de Izquierda Unida (IU), Grecia está siendo víctima de un "golpe de Estado silencioso" para acabar con el Gobierno de Syriza.

    "Lo que está en juego en estos momentos es la democracia, el debate ahora mismo es dignidad o un pueblo arrodillado", dijo, "lo que está en juego es si queremos una Europa gobernada por los pueblos o la voracidad de las élites financieras".

    Para Albiol, la Troika ha demostrado "su desprecio a la democracia, justamente porque no han ganado los suyos".

    "Los griegos han decididos levantarse y llenarse de dignidad, no anteponer los beneficios de la banca a su vida, y por eso están recibiendo un castigo", afirmó.

    Según la eurodiputada, que calificó de "chantaje" la posición de la Troika, los acreedores "quieren tumbar al Gobierno griego porque es el único que ha plantado cara a (la canciller federal de Alemania, Angela) Merkel y a los intereses del poder financiero". 

    Grecia y el Ejecutivo de Alexis Tsipras "están demostrando que con dignidad y valentía se puede plantar cara a los poderosos y construir una alternativa que no pase por estar arrodillados a los intereses financieros y al gran capital".

    "Quieren enviar un aviso a navegantes, para que no vuelva a ocurrir, para que ningún pueblo vuelva a desafiar el poder del capital", agregó.

    En opinión de Albiol, los acreedores "tienen miedo que las próximas elecciones generales (en España) sean el fin de los privilegios de los de siempre", pero el cambio en España es "imparable" y "Grecia es un aviso también para España".

    Desenmascar el relato de la crisis

    Para el eurodiputado español Jordi Sebastià, las arduas negociaciones de Atenas con Bruselas han convertido a Grecia en un símbolo de la lucha contra la austeridad en Europa.

    "El caso de Grecia va más allá de Grecia, es un símbolo", afirmó en su intervención.

    Para el eurodiputado por Compromís, "lo que está en juego ahora no es únicamente la supervivencia del pueblo griego (…) sino de la idea de Europa".

    "No tiene sentido mantener esto para que unos pocos ganen y todos los demás pierdan", aseveró.

    El político valenciano llamó a "desenmascarar esta política", un relato de la crisis "absolutamente falsificado que está haciendo mucho mal en la opinión pública".

    "Los juegos de lenguaje son perversos", condenó.

    Así, "se dice a Grecia que tiene que volver a la realidad", pero las medidas son "inaplicables, porque producirían un mayor empobrecimiento de la población griega", comentó Sebastià.

    Según el eurodiputado, "el Gobierno griego no es el caos, sino que está intentando defenderse del caos" que ha generado el plan de austeridad, que "no es más que una obra de ahogamiento total por parte de la Troika", que "se niega a aceptar las reglas del juego" y cuya política "ha fracasado".

    Un ejemplo de soberanía

    A su turno, Miguel Urbán, eurodiputado por Podemos, señaló que "los griegos nos vuelven a dar una clase de democracia", pero también "de soberanía popular al no aceptar la política de la Troika".

    "Yo creo que los griegos nos están volviendo a dar clases de democracia, porque la democracia es preguntar, la democracia es poder elegir", afirmó.

    Urbán comparó la decisión del Gobierno griego con las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en España.

    "Rajoy nos solía traer debajo del brazo un comisario y un paquete de medidas bastante más desastrosas que lo que hemos visto ahora en Grecia, que incluía nuevos recortes, la subida del IVA, de la luz, del pan, de la leche, que nos quitaban incluso los impuestos a los yates y bajaban aún más los salarios", lamentó.

    El político también comparó al Ejecutivo de Alexis Tsipras con el anterior Gobierno en España.

    "Ya nos hubiera gustado a muchos que cuando llamaron a (José Luis Rodríguez) Zapatero para que incumpliera su programa electoral y aplicara los mayores recortes que vivimos en la democracia en el Estado español decidiera que en vez de hacer caso al Banco Central Europeo (BCE) tenía que hacer caso al pueblo que le había votado", dijo.

    Agregó que "nos hubiera encantado que, cuando modificaron el artículo 135 de la Constitución para que pagáramos las deudas por encima de cualquier otra cosa, por encima de nuestros servicios públicos, nos hubieran preguntado".

    "Un Gobierno digno, un Gobierno soberano, pregunta a su pueblo, y eso es lo que molesta, que nos demuestran que las cosas se pueden hacer de otra forma", afirmó Urbán.

    Según denunció el eurodiputado, "hay que resaltar que no ha habido negociación con el Gobierno griego, sino un chantaje, y con los chantajes nunca puede haber un buen acuerdo". 

    "Se quería tumbar a un Gobierno legítimamente elegido por las urnas", añadió.

    Urbán recordó que "la forma irresponsable de la Troika ha causado simplemente en pérdida en bolsa 40.000 millones de euros, cuando decían que les separaban (de alcanzar un acuerdo con Grecia) 1.600 millones de euros", aunque en realidad "les separaba un Gobierno que decía que hay otra política, que se puede hacer otra política, que puede hacer que su ejemplo cunda en los pueblos del Sur de Europa y dejar de aceptar una política lesiva hacia nuestra gente y nuestros intereses".

    "No podemos asumir que cuando sube la democracia, baje la bolsa", comentó.

    El político insistió en que "Grecia está recuperando la dignidad de Europa" y advirtió que "la Europa que estamos viendo, que está sometiendo a este chantaje a Grecia no es la Europa que nos contaron los colegios en la que íbamos a entrar".

    Solo una quita de deuda solucionará el problema griego

    Incluso si Bruselas y Atenas alcanzan esta semana un acuerdo 'in extremis' sobre la deuda griega, éste será insuficiente si no incluye una quita de deuda, opinó el eurodiputado catalán Josep-Maria Terricabras. 

    "Hay una cosa que temo: aunque ahora quizá la UE vaya a ponerse más de acuerdo cuando vea el problema que se avecina, me temo que no va a resultar ni suficiente ni adecuado un acuerdo que no tenga en cuenta la moratoria del pago de la deuda y que no tenga en cuenta una quita, una condonación de una parte muy importante de la deuda", dijo.

    De lo contrario, "el endeudamiento de Grecia va a ser por los siglos de los siglos", agregó.

    El europarlamentario por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), destacó del referendo "que el pueblo pueda decidir por su cuenta", algo que comparte con la consulta que Cataluña quiere convocar para decidir su independencia de España.

    Recordó que en 1953 los Aliados firmaron el Acuerdo de Londres sobre la deuda alemana, "en el que debatieron la deuda de la Primera Guerra Mundial, la República de Weimar y la Segunda Guerra Mundial", una ayuda, destacó, que Alemania "terminó de pagar el 3 de octubre de 2010".

    "Toda nuestra solidaridad está con el pueblo griego", concluyó el eurodiputado.

    Horas decisivas para Grecia y Europa

    Finalmente, el eurodiputado griego Dimitrios Papadimoulis declaró que Grecia se enfrenta a una semana histórica, de la que depende no solo el destino del país, sino de toda Europa.

    "Las próximas horas son de una importancia histórica, la responsabilidad histórica de los líderes europeos es enorme", dijo.

    Papadimoulis, diputado en el Parlamento Europeo por Syriza, señaló que el Gobierno griego "está dispuesto a alcanzar un acuerdo sostenible que garantice que se ponga fin a la austeridad", un acuerdo que describió como "creíble en términos económicos y con un compromiso para reducir la deuda no sostenible" y que tendría que ir "acompañado de un paquete de crecimiento".

    "Queremos que haya un acuerdo sostenible y que permita a Grecia crecer y al resto de Europa avanzar", aseveró.

    Solo un acuerdo de estas características permitiría, según el político, que "haya un crecimiento sostenible y una Europa diferente, al servicio de los ciudadanos y no de los bancos y de los banqueros" y "que nuestra sociedad vaya poco a poco cerrando y cicatrizando las heridas que han provocado tantos años de austeridad".

    "El Gobierno griego y Syriza luchan desde el principio porque haya un acuerdo sostenible que permita que Grecia vuelva a la senda del crecimiento, que se hagan las reformas necesarias, pero para conseguirlo, aparte de que haya unas cuentas públicas saneadas, tiene que haber un paquete de crecimiento", recalcó.

    El diputado cree que "todavía hay tiempo" para lograr este acuerdo, destacó que el Gobierno de Alexis Tsipras "está dispuesto a hacer todo lo que esté en su mano para alcanzar este acuerdo" y manifestó su esperanza de que "con la ayuda y el apoyo de otros países los líderes europeos entiendan que no es el momento del chantaje", sino de "poner fin a la austeridad para que haya crecimiento".

    "Incluso hoy estamos dispuestos a alcanzar un acuerdo sostenible, antes del domingo, pero la otra parte tiene que hacer gala de realismo, como está haciendo el Gobierno de Tsipras", insistió.

    El eurodiputado griego también condenó a quienes intentan convertir el referendo en un simple "sí" o "no" a Europa.

    "Los que dicen que el 'sí' significa el euro y el 'no' un retorno al dracma están mintiendo, están ocultando sus objetivos políticos, a saber: que el Gobierno de Tsipras no sea más que un breve paréntesis de izquierdas; están ocultando que quieren castigar al pueblo griego por haber votado a un Gobierno de izquierdas y haber hecho las cosas de manera diferente", denunció.

    Papadimoulis dijo que "uno de los argumentos que nos confiere fuerza es la solidaridad de los pueblos europeos, y especialmente de los pueblos del Sur de Europa".

    "Los pueblos del Sur están sufriendo muchísimo por esa austeridad unilateral, tenemos que luchar por esta esperanza, mostrar que hay alternativas", afirmó.

    La respuesta popular, según Papadimoulis, "va a ser un reflejo, una muestra de cómo Europa va resolver sus propios problemas, puesto que el neoliberalismo y la austeridad han fracasado estrepitosamente".

    "No vamos a bajar la cabeza, a someternos a cualquier tipo de acuerdo incondicional", concluyó.

    Además:

    España está “blindada” ante la crisis griega, asegura ministro
    El riesgo de contagio por Grecia es un hecho
    Fuertes pérdidas en la bolsa española por la crisis griega
    Paul Krugman aconseja a los griegos votar "no" en el referendo
    Etiquetas:
    IU, Troika, Syriza, Miguel Urbán, Marina Albiol, José Luis Rodríguez Zapatero, Alexis Tsipras, Angela Merkel, Grecia, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik