En directo
    España
    URL corto
    La evolución del coronavirus en España (147)
    0 135
    Síguenos en

    La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anuncia nuevas restricciones a la movilidad y a la actividad en las zonas más golpeadas por el coronavirus, tras dos jornadas de incertidumbre.

    La Comunidad de Madrid aprueba a partir del lunes 21 de septiembre el confinamiento de unos 850.000 ciudadanos. En concreto se limita la movilidad en 37 zonas de básicas de salud que afectan a un total de ocho municipios. Se permite circular en los perímetros, las reuniones se reducen a un máximo de seis personas y se limita la actividad en parques y jardines.

    Así lo ha anunciado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso mediante una rueda de prensa en línea, acompañada por el vicepresidente, Ignacio Aguado, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, para informar de las nuevas medidas en la región para hacer frente al coronavirus.

    Ayuso ha asegurado que hay que evitar "por todos los medios" el confinamiento y el estado de alarma porque eso es el desastre económico. "Para ello vamos a crear una nueva orden" para la que ha dicho que "necesitamos la ayuda del Gobierno de la nación".

    Los rastreadores del Ejército trabajan en la búsqueda de positivos de coronavirus en España
    © Foto : Captura de pantalla de Ruptly
    Por el momento, el plan de las autoridades se limita a reducir la movilidad en las 37 áreas de salud donde la incidencia de contagios supera los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Según explicó Ayuso, en estas zonas viven aproximadamente el 13% de la población de la región, pero en ellas se acumula hasta el 25% de los contagios.

    La hoja de ruta de la Comunidad de Madrid pasa por diagnosticar, aislar los contagios y conseguir que cada ciudadano vuelva lo más pronto posible a la normalidad, ha señalado Ayuso. 

    En la ciudad de Madrid, las zonas que sufrirán estas restricciones son sobre todo barrios predominantemente obreros, como Carabanchel, Villaverde, Vallecas o Ciudad Lineal, entre otros. En el resto de la región sufren restricciones municipios del sur de la comunidad como Fuenlabrada, Parla, Getafe Moraleja de Enmedio o Humanes (de nuevo predominantemente obreros) pero también zonas de mayor renta, al norte del mapa madrileño, como Alcobendas y San Sebastián de los Reyes.

    Como parte del paquete de medidas anunciado este viernes, la Comunidad de Madrid planea realizar test masivos a la población de estas zonas. Además, se reduce el aforo al 50% en los establecimientos de hostelería, lugares de culto, actividades deportivas y culturales. La hostelería cerrará a las 22 horas y se suspenderá el servicio en barra. 

    Unas medidas que ya avanzó el miércoles 16 de septiembre el viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, que consideraba que "es hora de aplicar una medida más drástica" y "dar un paso más" para contener la propagación del coronavirus en la región.

    Zapatero adelantaba que las nuevas medidas incluirán decisiones orientadas a "la restricción de la movilidad y la reunión de personas", así como "confinamientos selectivos en las zonas más afectadas" para tener controlado el virus.

    El 17 de septiembre, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, no descartaba incluso que se pueda declarar un nuevo estado de alarma como el que se declaró en marzo, aunque esta vez de forma localizada en Madrid.

    Los datos de Madrid

    Aunque afecta a toda España, la segunda ola de COVID-19 golpeó de forma especial en Madrid, donde los colectivos sanitarios advirtieron hace meses que faltaba personal –sobre todo rastreadores– para contener una nueva arremetida del virus.

    Con el 14% de la población del país (6,6 millones de habitantes), la región madrileña acumula casi el 30% de los contagios totales de España desde el principio de la pandemia (182.000 sobre un total de 625.000).

    La fuerza de la propagación del virus en Madrid se nota, sobre todo, si se analizan los datos recientes. Mientras todo el país tiene una incidencia acumulada de 259 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, en Madrid ese dato se dispara hasta los 659 diagnósticos.

    En la última semana –del 7 al 13 de septiembre– Madrid muestra una tasa de positividad del 22% entre las más de casi 130.000 pruebas PCR realizadas a la población, muy por encima de la media nacional (13% de positivos con casi 650.000 pruebas).

    Ese mayor número de contagios se empieza a notar también en una mayor presión asistencial, ya que Madrid dedica el 21% de sus camas de hospital a pacientes de COVID-19, un porcentaje muy superior al 8,6% registrado a nivel nacional.

    Desde hace semanas los hospitales de Madrid suspenden procedimientos no urgentes y los centros de atención primaria, que irán a la huelga a final de mes, denuncian estar saturados.

    Por ejemplo, en el sur de la región, el Hospital Severo Ochoa –de referencia en el municipio de Leganés, con 188.000 habitantes– ya dedica el 100% de sus camas de UCI a pacientes de COVID-19

    Este mismo viernes el Hospital Gómez Ulla de Madrid instaló en sus exteriores tiendas de campaña para realizar las labores de triaje, en una imagen que recuerda a los peores episodios de la primera oleada del virus en marzo y abril.
    También recuerda a la situación entonces el tono de los discursos políticos.

    En su comparecencia para anunciar las nuevas restricciones, la presidenta de la Comunidad de Madrid auguró que "vienen semanas difíciles" y "momentos plagados de dificultades", pero acto seguido añadió que "si remamos todos en la misma dirección será más fácil".

    Tema:
    La evolución del coronavirus en España (147)
    Etiquetas:
    COVID-19, coronavirus, Madrid
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook