06:13 GMT20 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    Por
    España prorroga el estado de alarma por el coronavirus (165)
    162
    Síguenos en

    El Papa Francisco ha pedido unidad para abrirle paso a la reconstrucción y desde la OMS solicitan "dejar en cuarentena la politización del COVID-19", pero en España, esos mensajes aún no cuelan y la confrontación política se ha vuelto más virulenta.

    "Señor Sánchez y Señor Iglesias, paguen ya la nómina de los españoles y váyanse", "Sus mentiras, su arrogancia y su incompetencia son un cóctel explosivo para España", así respondían desde el Congreso de los Diputados, los líderes de Vox y del PP a la petición que hizo el pasado 9 de abril el presidente Pedro Sánchez de prorrogar el estado de alarma hasta el próximo 26 de abril.

    Pedro Sánchez, presidente interino del Gobierno de España
    © AP Photo / Paul White
    Sánchez, por su parte, ha pedido aparcar las diferencias y buscar puntos en común que permitan lograr un acuerdo de reconstrucción, como se logró en 1977 con los Pactos de la Moncloa y que le permitieron al país salir de una complicada crisis económica.

    "La desescalada de la tensión política debe empezar ya, cuanto antes. Y debe dar paso a la unidad, al diálogo, al consenso y al acuerdo", insistió el presidente Sánchez el pasado 12 de abril.

    Sin embargo, el analista político de la Universidad Complutense de Madrid, David Arrabalí, considera que ese objetivo tal vez no sea fácil de lograr.

    "Yo creo que en España será muy difícil por varias razones. Por un lado estamos arrastrando una crisis de régimen desde hace muchos años, que provocó la abdicación del rey, el surgimiento de nuevos partidos políticos, el quiebre del bipartidismo e incluso un golpe dentro del PSOE para desbancar de la Secretaría General a Pedro Sánchez. Por otro lado porque algunos poderes fácticos han visto en esta emergencia sanitaria una oportunidad para atacar al Gobierno y se la están jugando todas para lograr lo que no consiguieron a través de los votos en junio y en noviembre de 2019".

    El líder del Partido Popular argumenta que sus críticas hacia el Gobierno se deben a la mala gestión de la crisis sanitaria, una pandemia que hasta el momento ha provocado en el país más de 17.400 muertos y 900.000 empleos destruidos.

    "España tiene un Gobierno fallido para gestionar esta crisis. Me duele decirlo, pero es lamentable que al Gobierno de España le hayan engañado con timos y gangas y pretenda presumir de una gestión fallida. La imagen que quedará de este Gobierno es de un test falso", sostuvo Casado en una entrevista este 12 de abril al diario ABC.

    Para Arrabalí, este ataque contra el Gobierno de coalición tiene una razón de fondo.

    "La presión contra Pedro Sánchez es para que claudique, rompa con Unidas Podemos y se incline por esa tendencia que hay dentro del PSOE que sostiene que es mejor entenderse con los poderes económicos y con el Partido Popular que con Unidas Podemos. Se busca imponer esa línea política porque ellos no soportan, no asimilan ese pacto de gobernabilidad del Gobierno de coalición porque amenaza su estatus, sus intereses", explica Arrabalí.

    El Partido Popular y Vox, la segunda y tercera fuerza política dentro del Congreso de los Diputados, responsabilizan al Gobierno de no consultarles las decisiones tomadas, de eludir responsabilidades, de ocultar cifras de fallecidos y de no haber actuado a tiempo.

    Responsabilidad compartida

    Para cuando explotó la emergencia sanitaria por el coronavirus, el Gobierno de coalición tenía dos meses de conformado y, al frente, al PP y a Vox, unos contrincantes que siempre dejaron claro que no le darían ni un día de tregua. Así lo han hecho durante los días de pandemia, e incluso, han amenazado con tomar acciones penales y judiciales contra el equipo del presidente Sánchez, a quienes ellos consideran responsables de la propagación del COVID-19.

    ​"Aquí hay varios temas que recordar. Uno es que las competencias sanitarias son y siguen siendo de las Comunidades Autónomas, es decir, la sanidad es competencia de Madrid, Cataluña, Andalucía, Galicia, etc. Muchas de ellas gobernadas por el PP, entre ellas Madrid, epicentro de la pandemia en España. Lo otro es que ellos también son responsables de lo que sucede porque a raíz de la crisis 2010 hubo un recorte sanitario muy fuerte de 10.000 millones de euros y eso no se escondió. Fue Soraya Sánchez de Santamaría, acompañada de Ana Mato, la entonces ministra de Sanidad, quien anunció, sin ningún tipo de pudor, que ese recorte de 10.000 millones de euros era porque desde la UE nos obligaban por haber pedido el rescate bancario", explica Arrabalí.

    La pugna interna entre el PP y Vox tampoco permite rebajar la tensión política, considera este analista.

    "Es que hay un odio, una visceralidad como no se da en ningún otro país del mundo. Ni siquiera en Italia, donde hay un partido de extrema derecha como es la Liga, están siendo tan hostiles contra el Gobierno. También está el caso de Portugal, donde la derecha está colaborando perfectamente con el Gobierno. Pero eso no se da en España porque aquí también hay una pugna por la hegemonía de la derecha entre PP y Vox, que a mi juicio, lo está ganando Vox porque está logrando que el PP siga su agenda".

    Desde el Gobierno de coalición insisten en que no dejarán a nadie atrás y en extender un "escudo social" que atienda a los más vulnerables. Por el momento, han movilizado 200.000 millones de euros para "mantener el tejido productivo y la economía", han prohibido los despidos, los desahucios y se han garantizado subsidios a las familias y sectores más afectados. A su vez, han iniciado los primeros contactos para intentar lograr un pacto entre todos los actores políticos, económicos y sociales que permitan la reconstrucción del país, una vez pasada la tormenta del coronavirus.

    "No creo que haya una desescalada de la confrontación política, creo que iremos a una escalada, porque en la salida de esta crisis sanitaria o en las decisiones que se tengan que tomar para enfrentar la crisis económica como consecuencia del coronavirus, aumentará la presión sobre el Gobierno para que cambie su agenda social y política, porque esta agenda plantea salir de la crisis rescatando primero a las personas afectadas y colocando la vida por encima de los intereses económicos. Por ejemplo, al anuncio de poner en marcha una renta mínima para todas las personas que lo necesiten, que es algo que parece tan lógico, ya se ha encontrado con el rechazo frontal de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Ahí estará la batalla porque esos poderes fácticos buscan que otra vez la crisis la pague la clase trabajadora", concluye Arrabalí.

    Tema:
    España prorroga el estado de alarma por el coronavirus (165)
    Etiquetas:
    Partido Popular de España, Pablo Casado, PSOE, Pedro Sánchez, COVID-19, coronavirus en España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook