En directo
    Economía
    URL corto
    31041
    Síguenos en

    En la víspera del Foro Económico Internacional que se celebrará en San Petersburgo del 6 al 8 de junio, el director general de Tecnologías de Turbinas de Gas de Siemens, Nico Paetzold, conversó con Sputnik para compartir su experiencia empresarial en Rusia.

    — Las compañías alemanas constituyen la comunidad empresarial extranjera más grande de Rusia. ¿Cuál cree que es la receta de un negocio exitoso en Rusia?

    — Creo que hace falta tenacidad y creencia en el mercado, puesto que las circunstancias políticas y económicas pueden cambiar. Además, para recibir el apoyo necesario en Rusia es importante interactuar con las autoridades.

    Tema relacionado: Alemania pierde la paciencia y busca escapatorias a las sanciones de EEUU

    Por ejemplo, nosotros colaboramos con el Gobierno y el gobernador de la región de Leningrado, así como con Moscú y el Ministerio de la Industria y Comercio.

    — ¿Qué dificultades hay en el mercado ruso?

    — Ante todo, las dificultades se deben a las sanciones, en particular cuando se trata del control de exportación. Además, los proveedores locales no están lo suficientemente cualificados en un sector tan tecnológico como es el de las turbinas de gas. Pero yo creo que más que un problema, es una tarea pendiente.

    — Siemens invierte mucho en la localización de producción en Rusia. ¿Por qué es eso tan importante para la compañía?

    — En realidad se podría decir que Siemens inventó el concepto de localización. En 1853, Carl von Siemens abrió la primera oficina en San Petersburgo. Ya entonces 'Siemens' estaba haciendo realidad la idea de la localización.

    Además: Alemania rechaza posibles sanciones de EEUU contra Nord Stream 2

    Por otra parte, Rusia se esfuerza por traer nuevas tecnologías al país para no depender de los retos políticos. Por nuestra parte, queremos estar más cerca del cliente y proporcionar servicios de mantenimiento a nivel local.

    — Cuéntenos brevemente sobre su fábrica en San Petersburgo.

    — La planta es bastante grande: tiene un área total de más de 13.000 metros cuadrados. Hemos invertido más de 110 millones de euros (122 millones de dólares) en la construcción del edificio y el equipamiento.

    Es una de las plantas más modernas del mundo en el ámbito de fabricación de turbinas de gas. Además, hemos invertido otros 10 millones de euros (11 millones de dólares) en el centro de mantenimiento que ha sido inaugurado en 2018.

    Recientemente uno de nuestros clientes dijo que nuestra fábrica tiene la apariencia de "un trocito de Alemania en Rusia".

    — ¿Qué temas son hoy en día los más importantes en el diálogo comercial con Rusia?

    — Ante todo, hace falta tener una idea muy clara sobre los objetivos políticos y económicos en Rusia. Así, Siemens quiere localizar sus tecnologías y al mismo tiempo tenerlas bajo control durante el proceso de localización.

    Por otra parte, el Gobierno debe presentar exigencias no solo a inversores tales como Siemens, sino también a las compañías rusas para calificarlas como suministradores.

    También hace falta desarrollar el 'sistema ecológico' de fabricación y de suministros en Rusia.

    — ¿Antes de llegar aquí, tenía algún estereotipo sobre Rusia?

    — Solo positivos. Lo digo basándome en la experiencia de trabajo en muchos otros países. En Rusia no he notado grandes diferencias. Aquí no hacen falta cursos de formación en comunicación intercultural. Cuando nuestros colegas alemanes vienen a trabajar aquí, no tardan en integrarse.

    También: Hungría afirma haber perdido $7.000 millones por las sanciones a Rusia

    Hace más de cuatro años que trabajo en Rusia y sigo teniendo una actitud muy positiva. Lo que me gusta de Rusia es su variedad. La variedad de regiones y de la naturaleza. Aprovecho cada oportunidad para viajar por Rusia y no para de inspirarme.

    — ¿Qué lugares en Rusia le inspiraron en mayor medida?

    — Me impresionó mucho el lago de Ládoga, el más grande de Europa. También estuve en el lago Baikal y en los Urales. Mientras que en la región del Volga sigue habiendo huellas de los comerciantes alemanes del siglo XVII.

    Ellos dieron inicio al comercio entre Alemania y Rusia, así que la cooperación entre nuestros países tiene una tradición muy larga.

    — ¿Qué es lo que destaca a la mentalidad rusa en comparación con la alemana?

    — Los alemanes trabajan con mucha concentración. Si planificamos algo, lo hacemos con mucha atención al detalle. Los rusos pueden desviarse del plan, son más flexibles.

    A veces, cuando no tengo delante de mí un plan, me preocupo y dudo de poder lograr un objetivo. Pero al final siempre lo logramos, aunque a veces sea de una manera improvisada.

    Eso siempre me sorprende de una forma agradable. Con ello, al atenerse a unos determinados estándares de calidad, tales como los que tenemos en la industria de las turbinas de gas, la flexibilidad tiene sus límites.

    — ¿Está contento con su trabajo en Rusia?

    — Sí, porque aquí no te aburres. Constantemente hay imprevistos, en su mayor parte positivos, pero a veces también negativos y hay que superarlos. Lo único de lo que te puedes olvidar en Rusia es de la rutina.

    Para los que tengan el deseo y disposición para experimentar, Rusia es un país adecuado para trabajar.

    Relacionado: Alemania no tiene interés en las sanciones contra Rusia

    Etiquetas:
    turbinas, fábrica, Siemens, San Petersburgo, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook