06:48 GMT +321 Noviembre 2018
En directo
    Presidente de Rusia, Vladímir Putin, y presidente de China, Xi Jinping

    ¿Cuál será la clave para estrechar los lazos entre Rusia y Asia Oriental?

    © Sputnik / Sergey Guneev
    Economía
    URL corto
    290

    La reacción de los medios de comunicación occidentales, especialmente los británicos, a las maniobras militares y al Foro Económico Oriental que se llevaron a cabo en Rusia, generan conclusiones contradictorias, afirma el columnista de Sputnik, Iván Danílov.

    Por un lado, estos medios intentan convencer al lector de que Rusia no es nada más que un país "gasolinero" que está a la merced de las sanciones estadounidenses. Al mismo tiempo, se observa el culto del "temible Putin y la amenaza Rusa", señala el experto.

    Tema relacionado: Reino Unido: ¿un cóctel de mentiras?

    De hecho, Danílov subraya que el medio británico The Telegraph calificó las maniobras militares Vostok 2018 que se llevan a cabo simultáneamente con el foro económico como un "momento de triunfo" para Vladímir Putin.

    Amistades amenazantes

    El columnista explica, que los vuelos de los aviones espía estadounidenses en las cercanías de los lugares donde se llevan a cabo las maniobras militares rusas, advertidas por los medios, señalan que Occidente se ve preocupado por la relación que se está entablando entre Rusia y China.

    Estas señales van en contra de la imagen del Ejército ruso que tienen los medios británicos. De acuerdo con Danílov, las Fuerzas Armadas de Rusia son consideradas por el Reino Unido como "un Ejército oxidado que ya hace tiempo que no puede hacer nada".

    "En estas circunstancias, es lógico que los columnistas de The Telegraph estén trastornados al ver que el Ejército ruso lleva a cabo unas maniobras a gran escala y lo hace junto con sus colegas chinos", señala.

    Esta amistad entre Rusia y China fue especialmente cubierta por los mismos medios occidentales en el transcurso de las maniobras militares y el foro económico. El columnista destaca que las imágenes de los mandatarios de los dos países comiendo juntos panqueques con caviar atrajeron una especial atención.

    Según Danílov, hay otros dos hechos que causan alarmas entre los medios estadounidenses y británicos. El primero es que todo ocurre al mismo tiempo que Donald Trump decidió no acudir a ninguna de las cumbres asiáticas que están por venir.

    Más: Las fatales consecuencias de las acciones de Trump: varios países se unen contra el dólar

    El segundo es que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, llegó a la ciudad rusa de Vladivostok que es la sede del Foro Económico Oriental 2018. Esta última visita solo refuerza las sospechas de que la guerra comercial desatada por Washington está teniendo unas consecuencias nefastas donde las víctimas de sus acciones empiezan a buscar soluciones a sus espaldas, señala Danílov.

    La aguja de los hidrocarburos

    Los proyectos de gasoductos para trasladar hidrocarburos desde Rusia a los países de Asia Oriental son un tema especialmente preocupante para los medios occidentales, opina el experto.

    El problema es que China, Corea del Sur y Japón son países con un alto nivel de dependencia de fuentes de energía importadas, explica el columnista. Eso significa que son muy vulnerables, tanto frente a los exportadores como frente a los países que pueden bloquear las vías marítimas del crudo y del gas, o sea: EEUU.

    De acuerdo con Danílov, en este contexto Rusia es un gran enemigo para EEUU, ya que no se puede influir sobre el país euroasiático con el poder de la Armada. Al mismo tiempo, la exportación de hidrocarburos es un instrumento geopolítico adicional para Rusia.

    Las consecuencias de la nueva amistad

    En caso de que se lleven a cabo los proyectos de los distintos gasoductos desde Rusia a los países de Asia Oriental, serán tres las principales consecuencias para el mundo, afirma Danílov.

    También: Llega el turno del petróleo: China se niega a comprar hidrocarburos de EEUU

    La primera de ellas es que al tener la opción de comprar el gas ruso, que será considerablemente más barato debido a estos gasoductos, los Estados asiáticos optarán por la opción más económica. Inevitablemente, eso infligirá daño a las empresas estadounidenses, cuyas ganancias pasarán a ser las de la rusa Gazprom.

    En segundo lugar está el hecho de que al disponer de fuentes de energía más baratas, las economías asiáticas tendrán una gran ventaja en la guerra comercial contra EEUU. De momento, estas economías están intentando sacar el máximo beneficio de sus propias fuentes de energía.

    Por último, Washington considera que el "hábito" de la UE de importar gas ruso le da influencia al país eslavo en el continente europeo y que sin este gas, Rusia estaría completamente aislada.

    "El imaginarse que Rusia recibirá una influencia similar en Asia Oriental es una pesadilla para cualquier diplomático estadounidense", añade Danílov.

    Según explica el columnista, en Washington no saben qué hacer con toda esta situación y lo único que les viene a la cabeza es imponer aún más sanciones. Ya se está hablando de que EEUU está preparando un paquete de sanciones contra China por una supuesta violación de derechos humanos.

    Por lo cual, el experto concluye que en caso de seguir el mismo rumbo, el país norteamericano empujará cada vez más aliados suyos hacía relaciones amistosas con Moscú.

    Relacionado: Lo imposible es posible: Trump logra que China, Japón y la India se unan contra EEUU

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    guerra comercial, gasoducto, Fuerza de Siberia, sanciones, Vostok 2018, Foro Económico Oriental, Donald Trump, Shinzo Abe, Vladímir Putin, Corea del Sur, Japón, China, EEUU, Rusia