En directo
    Dicen y Diremos

    ¿Qué sería de EEUU y la UE sin Rusia?

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Javier Benítez, Dmitri Polikárpov
    0 101

    Mientras la UE apunta a Rusia como la principal amenaza de interferencia y desinformación para las elecciones al Parlamento Europeo de mayo próximo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, disparó contra Rusia como el gran responsable internacional de socavar los sueños democráticos de los venezolanos.

    De esta manera no resulta extraño que varios medios internacionales salieran al ruedo con titulares parecidos y alarmantes: advertían del peligro de una intromisión rusa en las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Tampoco resulta extraño que el diario El País sea uno de sus abanderados: "La UE señala a Rusia como la mayor amenaza de interferencia para las elecciones europeas de mayo", tituló el rotativo.

    "La Unión Europea ha señalado este martes a Rusia como la principal amenaza de interferencia y desinformación para las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mayo. Ante la creciente amenaza que se cierne sobre esa cita con las urnas, el Consejo de Ministros de Asuntos Generales de la UE, formado por los responsables de Exteriores de cada Estado, ha acordado reforzar los sistemas de alerta, potenciar las campañas de información y evaluar a nivel nacional los riesgos de ciberataques. La UE intenta blindar la campaña para unas elecciones europeas que se anuncian como las más importantes y vigiladas desde que se celebraron las primeras hace 40 años.

    Bruselas teme que la manipulación digital o la viralización de informaciones falseadas y distorsionadas ponga en peligro la seguridad y legitimidad de unos comicios en los que están llamados a participar cientos de millones de ciudadanos en 27 países para elegir a 705 eurodiputados. El riesgo, señalan las conclusiones aprobadas este martes por los ministros de Asuntos Generales, es que los ataques tengan "un profundo impacto en el proceso democrático"."

    ¡Que precaria es la democracia europea si una supuesta intromisión es capaz de crear un profundo impacto negativo en el poco tiempo que resta para que se celebren los comicios! Siendo serios, en el artículo de El País no existe ningún dato concreto que fundamente las más recientes acusaciones contra Rusia. 

    Lo que sí está presente es el llamado "background" que enumera las supuestas [y nunca probadas] intromisiones anteriores de Moscú en procesos democráticos europeos, pero sin mencionar que se trata de hipótesis y teorías de la conspiración.

    Cabe mencionar que la preocupación de Bruselas se ha plasmado en un informe del Parlamento Europeo aprobado en el pleno del 13 de marzo. Según el documento, la difusión de la desinformación se ha vuelto más sofisticada debido a las nuevas herramientas, como aplicaciones de mensajería privada, optimización de motores de búsqueda, sonido manipulado o imágenes, y más agresiva. 

    Además: La UE menciona "fuentes rusas" como amenaza a las elecciones a la Eurocámara

    El informe condena las acciones cada vez más agresivas de Rusia, China, Irán y Corea del Norte, que según los eurodiputados buscan socavar las democracias europeas y la soberanía de todos los países de la Asociación Europea Oriental, así como influir en las elecciones y apoyar los movimientos extremistas.

    La página web stopfake.org publicó una entrevista con la autora del informe Anna Fotyga, eurodiputada del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeo, titulada "Anna Fotyga: 'Las campañas de desinformación de Rusia continúan centrándose en gran medida en el este de Ucrania y Crimea'". En un intento de encontrar algo concreto, alguna pista que explique en qué se funda el informe que acusa a Rusia, nada menos que de intentar socavar las democracias europeas, lo que hemos encontrado tras estudiar la entrevista sorprende aún más que las acusaciones contra Rusia.

    "¿Son algunos países de la UE más vulnerables a la desinformación?

    Las operaciones de información agresivas son parte de una estrategia más amplia. La guerra de la información que acompaña a las ofensivas militares debe tomarse en serio y contrarrestarse con determinación y unidad. Las campañas de desinformación de Rusia continúan centrándose en gran medida en el este de Ucrania y Crimea, pero siempre se dirigen a países en los que ve vínculos culturales, históricos, lingüísticos o políticos. El proyecto EUvsDisinfo ha desmentido más de 4.000 casos de campañas de desinformación en una amplia variedad de temas.

    ¿Cómo podemos asegurarnos de que al contrarrestar la propaganda no fomentamos la censura ni obstaculizamos la libertad de expresión?

    Como destacamos en nuestro informe, la libertad de opinión y expresión, así como el pluralismo de los medios de comunicación, se encuentran en el corazón de las sociedades democráticas resistentes y brindan las mejores garantías contra la desinformación y la propaganda hostil. La censura nos limitaría. Por eso subrayamos la importancia de la transparencia de los medios y el pluralismo. La mayor preocupación que destacamos en nuestro informe son las plataformas de las redes sociales. Entendemos que la prohibición de cuentas sospechosas puede considerarse una censura y, por lo tanto, tales acciones deben ser claramente justificables".

    De movida surgen dos preguntas. ¿Sabe la autora del informe Anna Fotyga que Ucrania no forma parte de la Unión Europea y que Crimea es parte de Rusia? Y la segunda es: ¿Cómo puede Rusia centrar sus campañas de desinformación dirigidas contra la Unión Europea en su propio territorio?

    Es también realmente sorprendente que la autora del informe no mencione a ningún país en particular que considere especialmente vulnerable a la supuesta campaña de desinformación rusa. Y otra interrogante que surge es si la autora del informe del Parlamento Europeo realmente cree en que las medidas que se proponen para contrarrestar las llamadas 'campañas de desinformación rusas', que según ella se centran en Crimea y Ucrania oriental, no equivalen a una censura.  

    A juzgar por lo que dice en su entrevista, se da cuenta perfectamente de que estas medidas pueden considerarse censura. Sin embargo, esto no parece ser un obstáculo los europeos para censurar, pese a que, según la eurodiputada Anna Fotyga, el pluralismo de los medios de comunicación se encuentra en el corazón de las sociedades democráticas resistentes.

    Tampoco se puede afirmar que se trata sólo de una línea o una voluntad impuesta por Bruselas en el marco de su política comunitaria: España ha declarado que la manipulación es percibida como una amenaza a la seguridad nacional. "El Gobierno activa una unidad contra la desinformación ante las elecciones", titula uno de sus artículos el diario El País, que ofrece declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, a EL PAÍS TV.

    Lo que une las palabras del canciller español, con las declaraciones de los diputados del Parlamento Europeo, y con las noticias en los medios internacionales, es el hecho de que no ofrecen ningún detalle en concreto, no dan ninguna pista. Entonces, hay que presuponer que los europeos sobreentienden de antemano de qué y de quién se habla. Algo que resulta, por lo menos, dudoso. Si no, no se sabría cómo explicar una crónica de Televisión Española titulada "Luz verde a dos leyes polémicas en Rusia".

    Lo que cabe preguntarse es qué es lo que le parece polémico a Televisión Española en una ley que prohíbe la difusión premeditada de noticias falsas. ¿Acaso no es lo mismo que pretende conseguir la Unión Europea y algunos de sus miembros en particular?  

    Una pregunta para la que seguramente no hay una respuesta clara. Porque de lo que tiene que darse cuenta la Unión Europea es del hecho de que la desinformación y las noticias falsas es un problema universal y no es un problema de Rusia, o que provenga de Rusia.

    La mejor prueba de esa tesis han sido las declaraciones del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien ha apuntado a dos supuestos responsables internacionales de socavar los sueños democráticos de los venezolanos: Rusia y Cuba. 

    Las declaraciones de Pompeo son un clásico ejemplo de cómo hay que generar noticias falsas a nivel de Estado. Es evidente que el secretario de Estado norteamericano se apoya exclusivamente en la información que le llega de la oposición venezolana y de los medios que le apoyan. Una prueba de ello es un artículo publicado por El Espectador: "Noticias falsas tras apagón en Venezuela", titula esta semana El Espectador a uno de sus artículos. Les ofrecemos un fragmento.

    "Información falsa o mal interpretada se comparte tras el gran apagón. Mientras la oposición le achaca a Nicolás Maduro la responsabilidad de la crisis, funcionarios de su gobierno denuncian una “guerra informativa” que pretende presentar su país como un Estado fallido. ¿Quién miente y quién dice la verdad?

    Muchas de las publicaciones que se han compartido tras el apagón contienen información falsa o mal interpretada. 

    La oposición afirmó que el aeropuerto internacional de Maiquetía en Caracas tuvo que cerrar debido a la crisis. Esta información es falsa, pues la terminal continúa operando, aunque a media máquina. 

    La oposición, los medios y varias figuras políticas han compartido que un gran número de venezolanos, cerca de 300 según algunas publicaciones, han muerto a raíz del apagón en los hospitales del país. El líder opositor y presidente autonombrado de Venezuela, Juan Guaidó, compartió la cifra de 79 fallecidos asociados a fallas de energía eléctrica.

    La cifra compartida por la oposición de 79 muertes por fallas eléctricas corresponde a un monitoreo realizado entre noviembre de 2018 y febrero de 2019."

    Hay aquí mucho que investigar para saber quién miente y quién dice la verdad. Pero al parecer la campaña de desinformación relacionada con los acontecimientos en Venezuela interesa poco a los medios internacionales. 

    ¿Por qué es así? Porque en realidad Occidente no está luchando contra la desinformación. Washington y la UE están luchando contra lo que denominan "la influencia rusa". Desde su perspectiva no es tan importante saber quién miente y quién dice la verdad, lo importante es saber de dónde proviene la información… 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    desinformación, injerencia, UE, Anna Elżbieta Fotyga, Mike Pompeo, Venezuela, Cuba, Rusia, España, EEUU