05:03 GMT +316 Diciembre 2018
En directo
    El mar de Azov (archivo)

    Rusia rechaza todas las acusaciones sobre acciones agresivas o ilegales en el mar de Azov

    © Sputnik / Vitaliy Timkiv
    Defensa
    URL corto
    0 91

    MOSCÚ (Sputnik) — Moscú rechaza todas las acusaciones de acciones agresivas o ilegales en el mar de Azov, declaró el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores.

    "Rusia rechaza enérgicamente cualquier acusación en su contra relacionada con acciones agresivas e ilegales en el mar de Azov y el estrecho de Kerch", dice el comunicado del ente.

    Agrega que todas las acciones que se realizan en el espacio marítimo adyacentes a la península de Crimea "cumplen con el derecho internacional, tienen como objetivo garantizar la seguridad nacional y son proporcionales a las amenazas que provienen de los extremistas, incluidos los de Ucrania".

    El documento subraya que "la nueva escalada de tensión entre Rusia y Ucrania impide el restablecimiento de las relaciones bilaterales y contradice los intereses de la seguridad regional e internacional".

    "Rusia lamenta que varios Estados, incluidos los países de la Unión Europea, apoyen la política de confrontación de Kiev orientada a la desestabilización de las relaciones ruso-ucranianas", precisa la nota.

    Además la Cancillería rusa declaró que "contrariamente a las declaraciones de Kiev y Bruselas, Rusia no aumenta su presencia militar en el mar de Azov y las fuerzas desplegadas allí se utilizan principalmente para proteger el Puente de Crimea".

    También: ¿Invasión armada a la vista? Donetsk alerta de las intenciones de Ucrania en el mar de Azov

    Por su parte, las acciones de Ucrania "están orientadas a la militarización del mar de Azov", considera Moscú.

    La entidad subraya que Rusia está abierta a un diálogo constructivo sobre la situación en la zona y llama a Kiev a que evite cualquier intento unilateral de delimitar una frontera estatal en el mar de Azov.

    "La Federación de Rusia advierte que la responsabilidad por la posible exacerbación de la situación en el área recae en Ucrania y los Estados que apoyan sus acciones provocativas", puntualiza el comunicado.

    La situación en torno a la navegación en el mar de Azov se deterioró después de que las fuerzas ucranianas detuvieran en marzo al barco pesquero ruso Nord con diez tripulantes a bordo con el argumento de que había visitado la península rusa de Crimea "con el fin de dañar los intereses nacionales de Ucrania".

    La nave fue escoltada hasta el puerto ucraniano de Berdiansk.

    En agosto, las autoridades ucranianas arrestaron otro barco ruso, el Mekhanik Pogodin, anclado en el puerto de Jersón.

    Moscú calificó las acciones de Kiev como "terrorismo marítimo" y contestó endureciendo las inspecciones fronterizas en la zona rusa del mar de Azov.

    Por su parte, Kiev acusa a Moscú de estar bloqueando el paso de los barcos que se dirigen a los puertos de Ucrania a través del estrecho de Kerch, afirmando que sus propietarios sufren pérdidas por las demoras.

    Al mismo tiempo, la vicecanciller ucraniana Elena Zerkal reconoció que los guardias fronterizos rusos no violan las normas durante la inspección de los barcos ucranianos en el mar de Azov.

    Además: "La militarización del mar de Azov desestabilizaría la región del mar Negro"

    El Departamento de la Guardia Fronteriza de Crimea del Servicio Federal de Seguridad de Rusia comunicó que la inspección de las embarcaciones extranjeras se efectúa en correspondencia con el Derecho Marítimo Internacional y ni siquiera se ha recibido una denuncia por parte de los propietarios de los barcos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    acusaciones, defensa, Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, mar de Azov, Rusia