08:23 GMT +326 Septiembre 2017
En directo
    Mujeres soldados de Corea del Norte con los fusiles Kalashnikov

    El 'dilema norcoreano' de Trump: ¿invasión o coexistencia?

    © AP Photo/ Wong Maye-E
    Asia y Oceanía
    URL corto
    31743111

    El último lanzamiento de un misil balístico por parte de Corea del Norte reavivó el debate en EEUU sobre cómo reaccionar ante las crecientes capacidades bélicas de Pyongyang.

    EEUU considera que los últimos lanzamientos norcoreanos son los de un misil intercontinental capaz de alcanzar las ciudades estadounidenses, aunque los militares rusos, por su parte, lo desmienten.

    Además, EEUU no descarta la existencia en Corea del Norte de ojivas nucleares lo suficientemente compactas como para ser lanzadas con un misil balístico, escribe el analista Dave Majumdar, en un artículo para The National Interest.

    El nuevo ensayo de Pyongyang, que en reiteradas ocasiones ha advertido a Washington sobre un 'mortífero ataque', plantea en EEUU un difícil dilema: ¿Intervenir militarmente en Corea del Norte o aprender a dialogar con las autoridades del país?, escribe el autor.

    Lea también: ¿Por qué Rusia no se preocupa por las armas nucleares de Corea del Norte?

    "Estamos en un momento en el que se tendrá que adoptar de todos modos alguna de las opciones, pero ninguna de ellas es agradable", comentó al respecto el jefe del Estado Mayor del Ejército estadounidense, el general Mark Milley

    Al mismo tiempo, la responsabilidad de tomar una decisión de este calado —"de forma consciente y con consecuencias considerables"— la tendrá EEUU, y "no será una bonita imagen".

    "Una guerra en la península coreana sería terrible. Sin embargo, un arma nuclear detonando sobre Los Ángeles [también] lo sería", profundizó Milley.

    ¿Qué hacer?

    En caso de guerra, el Ejército norcoreano "seguramente sería destrozado", escribe el autor, que cita al experto en no-proliferación Jeffrey Lewis.

    A su vez, el coste de esta victoria sería "extremadamente alto" para la capital de Corea del Sur, Seúl, y otras grandes ciudades surcoreanas.

    Por otro lado, "una bomba atómica es la única cosa que ofrece un nivel de contención efectivo contra el aplastante poderío militar de la rica y poblada Corea del Sur, apoyada además por una superpotencia [EEUU]", argumenta Doug Bandow, investigador del Instituto Cato.

    Majumdar recuerda el ejemplo del líder libio Muamar Gadafi, quien renunció al programa nuclear de su país solo para ser posteriormente derrocado y asesinado en un conflicto con las naciones occidentales.

    En este sentido, "Pyongyang llegó a la conclusión de que tener un arma de contención vale más que cualquier beneficio económico o diplomático prometido por EEUU", profundiza.

    Tal vez, 'ser contenido' sea la postura más realista al alcance de EEUU si no quiere una guerra abierta a gran escala en la península coreana. De optar por esta vía política, la situación podría no ser realmente inaudita.

    "En 1949, la URSS se hizo con una bomba, y la Casa Blanca aprendió rápidamente a adaptarse al Kremlin", concluyó.

    Además:

    Moscú se opone a los cambios de regímenes incluido el de Corea del Norte
    Los misterios de Pyongyang: ¿De dónde provienen los misiles de Corea del Norte?
    ¿Se troca la ira en clemencia? Por qué EEUU puede cambiar su retórica sobre Corea del Norte
    Atrapado en el laberinto coreano: por qué Trump no podrá someter a Pyongyang
    Etiquetas:
    misiles balísticos, pruebas, amenaza nuclear, invasión, Corea del Norte, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik