En directo
    América Latina
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — El acuerdo con fines humanitarios que firmaron un representante de la oposición y otro del Gobierno de Venezuela puede traducirse en una pequeña apertura entre las partes, dijo a Sputnik Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanalisis.

    "Eso puede ser muy largo (…), no estoy diciendo que esto va a resolver el problema, pero es que es una pequeña rendija por la cual se podría empezar a pasar cierto nivel de conexión entre las partes", dijo León a Sputnik.

    Las firmas en el documento, que contó con la mediación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), son las del ministro de Salud, Carlos Alvarado, y las del médico infectólogo Julio César Castro, designado por el diputado opositor Juan Guaidó como miembro de la comisión de salud de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral de mayoría opositora).

    A través de ese acuerdo se logró que el 4 de junio el Gobierno de España transfiriera a la OPS los fondos que tenía congelados a Venezuela, para la compra de insumos necesarios para la atención de la pandemia por COVID-19.

    En el documento firmado se acordaron siete líneas de acción contra la pandemia entre ellas:

    • la compra de equipos de protección para el personal de salud
    • mejoras a la capacidad de diagnóstico
    • y tratamiento clínico para los casos confirmados.

    Radicalismos a un lado

    León destacó que aunque es una buena noticia, el acuerdo no implica una reunión entre Maduro y Guaidó para firmar un pacto.

    "Simplemente es una posición de la oposición frente a la OPS para buscar la entrada de ayuda humanitaria y una aceptación del Gobierno con la OPS para permitir que eso entre y pueda llegar a algunos lugares", sostuvo.

    Solo por la pandemia la oposición y el Gobierno, consideró León, dejaron a un lado sus radicalismos, y no porque quieran sino porque la población lo exige.

    Habitualmente cuando se hablaba de ayuda humanitaria en Venezuela, recordó el analista, la postura de la oposición era que la traería a como diera lugar y la del Gobierno que no la dejaría entrar, por lo tanto este es un primer avance, aunque logrado por una emergencia.

    "No es una tregua, no lo veo como una tregua, sino como la apertura a la racionalidad, que es en el medio de una pandemia, se tiene que poner primero a la gente que a la lucha política y nadie está abandonando la lucha", dijo.

    El momento político y social que atraviesa Venezuela significa un riesgo para el Gobierno y la oposición, y es precisamente allí donde está la posibilidad de que se abra el paso a una negociación, explica.

    "Si una parte estuviera completamente confortable y la otra no, es muy poco probable que tengas una opción de negociación, porque el confortable no va a negociar nada", apuntó.

    Pero en este momento, añadió León, Venezuela está en crisis, porque aunque la curva de contagios por COVID-19 se ha mantenido aplanada es posible que los casos aumenten como ha pasado en el resto de mundo y estar sin gasolina, recursos y en contracción económica se puede convertir en una bomba de tiempo.

    "El Gobierno está en aprietos y necesita buscar alternativas de negociación, pero la oposición también está en aprietos, se quedó guindada en las lochas, porque tenía una lucha que se conectaba con la demanda de la población que quería un cambio de Gobierno, hoy la jerarquía de la gente no es esa", apuntó.

    En este momento, indicó el analista, a la población lo que más le importa es sobrevivir a la pandemia por COVID-19, estar a salvo, tener cómo atenderse si se contagia, o poder llenar su tanque de gasolina y es precisamente eso lo que está obligando al Gobierno y a la oposición replantearse.

    Etiquetas:
    oposición, gobierno, crisis, Venezuela, acuerdo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook