En directo
    América Latina
    URL corto
    1 0 0
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La intensa agenda ruso-brasileña de este año ofrece muchas oportunidades para solucionar los problemas que existen en el comercio bilateral, declaró a Sputnik el jefe de la oficina de la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex-Brasil) en Moscú, Almir Ribeiro Américo.

    De acuerdo con los últimos datos del Servicio Federal de Aduanas ruso, las exportaciones brasileñas al país euroasiático disminuyeron un 13,1% en 2019, de 2.471 a 2.148,1 millones de dólares. El volumen total del comercio bilateral también registró un descenso, de un 8,9% en términos anuales, bajando de 5.055,3 a 4.603 millones de dólares.

    Almir Ribeiro Américo, el jefe de Apex-Brasil en Moscú
    © Sputnik / Alexandr Perepechenov
    Almir Ribeiro Américo, el jefe de Apex-Brasil en Moscú

    "Nosotros reconocemos el problema, sabemos exactamente cuáles son las razones que llevan a estos resultados, pero al mismo tiempo nosotros tenemos la esperanza y las oportunidades para la solución de los problemas", dijo Américo a Sputnik durante la feria agroalimentaria Prodexpo, que se celebra esta semana en Moscú.

    Recordó que el 2020 es el año de la presidencia rusa del grupo BRICS (Brasil, Rusia, la India, China, Sudáfrica), en el que " autoridades brasileñas vendrán a Rusia más de una vez para asistir a los diversos eventos: la cumbre de los BRICS, el Foro [Económico Internacional] de San Petersburgo, eventualmente hasta al 75 aniversario de la victoria sobre el fascismo".

    "Todos esos momentos van a servir como una oportunidad para que las autoridades discutan los asuntos e intenten acelerar la solución de los problemas por los cuales las exportaciones brasileñas están por debajo de su potencial", señaló el jefe de la Apex-Brasil en Rusia.

    Agregó que "ciertamente habrá ocasiones para encuentros a nivel presidencial", y "normalmente cuando los líderes se reúnen, las empresas acompañan a las delegaciones".

    "Nosotros podemos deducir que en esas oportunidades las empresas de los sectores agrícolas, especialmente de los sectores productores de proteína animal, en el caso brasileño, también participarán y acompañarán a las autoridades; entonces podemos decir que habrá, con gran probabilidad, oportunidad para que las empresas vengan también a hacer su lobby, su presión para que los problemas se resuelvan", dijo.

    El representante de la agencia de promoción de exportaciones calificó de "muy preocupante" ese desequilibrio en la balanza comercial del lado brasileño.

    "Las estadísticas brasileñas apuntan a que las exportaciones brasileñas se sitúan en unos 1.600 millones de dólares, mientras que en los mejores años superaban los 4.000 millones de dólares anuales; al mismo tiempo, las exportaciones rusas a Brasil crecieron vigorosamente gracias a los productos tradicionales como los fertilizantes", indicó.

    El principal motivo de la reducción de las exportaciones brasileñas, según Américo, son las restricciones a las carnes y proteínas animales procedentes del país sudamericano, "por una cuestión sanitaria que está siendo resuelta pero todavía depende de iniciativas por parte de Rusia para que vuelvan a los niveles anteriores".

    A finales de 2017, la autoridad veterinaria y fitosanitaria rusa, Rosseljoznadzor, impuso restricciones a la importación de carne bovina y porcina desde Brasil por detectar ractopamina, un aditivo usado para promover el crecimiento de la masa muscular de animales que está prohibido en Rusia. Un año más tarde, nueve empresas brasileñas fueron autorizadas a suministrar al país euroasiático carne producida sin hormonas de crecimiento.

    Al resaltar que las carnes y las proteínas animales son "el principal producto de exportaciones brasileñas", el representante de la Apex-Brasil resaltó que "el mercado ruso en este momento no ofrece todo su potencial a las empresas brasileñas de los sectores más competitivos".

    Apuesta por la diversificación

    Al comentar la participación de Brasil en esta edición de la feria Prodexpo, Américo recordó que las empresas brasileñas vienen a esa exposición, la más importante de Rusia, desde hace 17 años, inicialmente con stands de carnes, ya que "Brasil fue el principal proveedor de carnes a Rusia durante muchos años".

    Sin embargo, debido a las actuales cuestiones sanitarias y "el éxito de Rusia, que consiguió desarrollar su propia producción en varios tipos de cares", la participación brasileña en el mercado disminuyó.

    "Actualmente nuestra directriz como agencia de promoción es diversificar los productos que presentamos, y este stand brasileño en Prodexpo 2020 refleja este esfuerzo de diversificación", destacó.

    A modo de ejemplo, mencionó que en el stand brasileño de este año participan empresas productoras de cacahuetes, castañas, agua de coco y jugos naturales.

    "Hoy en día Brasil es el principal proveedor de cacahuetes para Rusia, casi el 60% de todos los suministros provienen de Brasil, es un negocio bastante interesante", indicó Américo.

    Por otra parte, comentó que la naturaleza exuberante y el clima único de Brasil "favorecen la producción de algunos productos naturales que aún no son conocidos en Rusia", como el azaí, fruto de una palmera amazónica (Euterpe oleracea) cuya pulpa se consume en forma de batidos o sorbetes y es apreciada por sus propiedades nutritivas.

    El jefe de la oficina de la Apex-Brasil en Moscú añadió que el stand brasileño en la feria también tiene en cuenta factores como la coyuntura económica de Rusia, la competición en el mercado y la experiencia brasileña de promoción comercial.

    La capital rusa acoge la edición 27 de la feria Prodexpo entre el 10 y el 14 de febrero.

    Más de 2.600 empresas de 70 países participan este año en Prodexpo, la mayor feria sectorial de alimentación y bebidas en Rusia.

    Etiquetas:
    Prodexpo 2020, Rusia, comercio, Apex-Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook