03:20 GMT +313 Diciembre 2019
En directo
    Evo Morales, expresidente de Bolivia

    Evo Morales: "No aceptan que indígenas, movimientos sociales, hayamos cambiado Bolivia"

    © REUTERS / Carlos Jasso
    América Latina
    URL corto
    Por
    Bolivia, bajo el nuevo Gobierno de facto de Jeanine Áñez (180)
    11627
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El expresidente boliviano Evo Morales (2006-2019) dijo a Sputnik que el vídeo que circuló en las últimas horas, en el que supuestamente pide que no entre la comida a las ciudades más importantes de Bolivia, es un montaje para desacreditarlo.

    "No conozco, no lo he visto todavía; no tengo nada que comentar; ayer [el 19 de noviembre] dijeron que yo estaba en Bolivia, una mentira; pienso que es otro montaje más como siempre hace el Gobierno", dijo Morales desde México.

    El 20 de noviembre, el ministro provisional de Interior de Bolivia difundió un video en el que supuestamente se escucharía a Morales alentando las protestas en el país, incluso animando a "que no entre comida en las ciudades".

    ​La presidenta de facto, Jeanine Áñez, anunció que presentará una denuncia internacional contra el presidente por "crímenes de lesa humanidad".

    En el vídeo que dio a conocer Murillo, y cuya autenticidad no está confirmada por fuentes independientes, aparece un dirigente cocalero identificado como Faustino Yucra Yarhui en una conversación telefónica en altavoz con una persona a quien las autoridades identifican como Evo Morales.

    "Nos informan que EEUU no quiere que vuelva a Bolivia; yo por mí mañana mismo quiero retornarme, esperamos que este Gobierno de facto nos dé las garantías para volver y, si me pasa algo, va a ser responsabilidad de ese Gobierno de facto", dijo Morales desde México.

    "Si tanto miedo me tienen, no quiero ser candidato en las próximas elecciones; si hay en algo puedo aportar para pacificar, lo voy a hacer", dijo a esta agencia Morales desde México.

    El expresidente dijo que dejó "todo" por pacificar su país y aseveró que si EEUU y el Gobierno de facto le temen, prefiere no ser candidato en las próximas elecciones.

    Cuando fue consultado por quien podría ser el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS, izquierda), dijo que es una decisión que debe ser debatida; sin embargo, afirmó que se debe dar prioridad a los nuevos líderes del campo y la ciudad.

    Por otro lado, dijo que para que su regreso es necesario que se brinden garantías para todas las exautoridades y dirigentes sociales.

    Morales dijo que el golpe de Estado en Bolivia fue orquestado por EEUU y la Organización de los Estados Americanos (OEA).

    "Esta acción fascista se está implementando bajo el tutelaje de EEUU (...) La OEA también tiene responsabilidad en esto (...) el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se manchó con la sangre del movimiento indígena de Bolivia; por eso vamos a realizar una comisión para demostrar al mundo entero que no hubo ningún fraude como muestran otros informes correspondientes", afirmó Morales.

    Incluso aseveró que durante la campaña electoral de las elecciones en Bolivia, Brasil, Chile y EEUU volcaron sus equipos para hacer que él perdiera las elecciones.

    "Cuando estaba en campaña convoqué al encargado de negocios de EEUU para demostrar cómo sus trabajadores, los empleados de la Embajada, estaban haciendo campaña contra mí, ofreciendo plata a cambio de que no me votaran; después de que asumió el Gobierno de facto, el primero que lo reconoció fue EEUU; todo eso demuestra que EEUU participó en el golpe", agregó Morales.

    Consideró que el informe de la OEA tomó una posición política más que técnica y sostuvo que existen tres estudios a nivel internacional que demuestran que él ganó en primera vuelta.

    El expresidente de Bolivia aseguró que la crisis política y social que vive su país solo puede resolverse a través del diálogo entre sus ciudadanos.

    "Esto solo lo podemos resolver mediante el diálogo como bolivianos (...) Lo que más me duele es que durante 13 años hemos dado estabilidad política, económica y ahora (el Gobierno de facto) están destrozando todo", comentó.

    Violencia en Bolivia

    "Los 32 muertos a bala, (eso) es genocidio, delito de lesa humanidad; llamo a la comunidad internacional, Naciones Unidas: vengan, denuncien, tiene que ser juzgado lo que está pasando en Bolivia", dijo Morales en referencia a decenas de muertos en las protestas contra el golpe de Estado del que fue víctima.

    El exmandatario añadió que quienes reprimen ahora en su país "no aceptan que indígenas, movimientos sociales, hayamos cambiado Bolivia", pero, advirtió "tarde o temprano serán juzgados".

    "Quiero que sepan las Fuerzas Armadas que las normas internacionales están por encima de cualquier ley, cualquier decreto, no hay ninguna protección; son delitos de lesa humanidad", dijo.

    El Gobierno de facto que encabeza la senadora opositora Jeanine Áñez expidió el pasado 15 de noviembre el decreto 4078 autorizando la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de control y restauración del orden público, liberando a los militares de eventuales responsabilidades penales".

    Sigue la versión completa de la entrevista con Evo Morales aquí.

    Tema:
    Bolivia, bajo el nuevo Gobierno de facto de Jeanine Áñez (180)
    Etiquetas:
    Evo Morales, EEUU, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik