Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Terapia con virus: la solución a las superbacterias resistentes a antibióticos

CC BY-SA 2.0 / Biossintesis / Bacteriófagos T4Bacteriófagos T4, uno de las más conocidos desde los años 50
Bacteriófagos T4, uno de las más conocidos desde los años 50 - Sputnik Mundo, 1920, 03.12.2021
Síguenos en
El uso excesivo de antibióticos ha generado la aparición de bacterias inmunes a estos fármacos, situación que convertirá en letales muchas infecciones. Pero los tratamientos con virus bacteriófagos para acabar con ellas suponen una vía de esperanza. Científicos españoles proponen regular estas terapias para aplicarlas con todas las garantías.
La existencia de virus capaces de atacar selectivamente a las bacterias y eliminarlas se constató hace más de 100 años, antes de que se pudiera obtener penicilina y otras familias de antibióticos a nivel industrial, hacia mediados del siglo XX. Sin embargo, fueron estos últimos fármacos, decisivos para atacar muchas infecciones, los que acabaron por imponerse en la praxis médica y farmacológica.
El paso de los años obró un uso extensivo de los antibióticos en todo el mundo, uso que no siempre ha sido el adecuado. Son medicamentos indicados para atajar infecciones de corte bacteriano, pero la laxitud en su expedición (no siempre con receta) y un abuso aderezado además por factores como la automedicación, ha redundado durante décadas en su consumo excesivo. La mala costumbre, por ejemplo, de combatir un constipado con antibióticos es inútil de inicio y a la larga ha salido muy cara; desde hace décadas han ido apareciendo cepas bacterianas resistentes a determinados antibióticos. Los últimos años están caracterizados por el surgimiento de patógenos bacterianos ultrarresistentes a todo, una situación producto de haber estado, como se suele decir, matando moscas a cañonazos.
La pandemia global de COVID-19 ha acentuado el peligro. Durante la primera ola de infecciones, cuando el tratamiento de la enfermedad era impreciso, el consumo de algunos antibióticos se disparó. En España se administró a discreción azitromicina a los enfermos con tal de evitar el fatal desarrollo de neumonías. El contexto favoreció una perspectiva poco halagüeña: la proliferación de superbacterias resistentes a todo el arsenal antibiótico del que disponen los hospitales y las farmacias.

Alerta de la OMS

El panorama descrito ha merecido que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ejecute un plan de acción, que incluyó la celebración el 18 de noviembre del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, campaña que aboga por el uso racional de estos fármacos.
La alarma la provocan las previsiones: unos 10 millones de personas podrían fallecer en todo el mundo en 2050 por infecciones bacterianas contra las que los antibióticos ahora son inútiles. En la actualidad ya mueren unas 700.000 cada año. Y el problema se agrava por la escasa inversión de las grandes compañías farmacéuticas en la investigación de nuevos fármacos antibacterianos, dominada por una lógica empresarial: caros de producir y con un precio de venta barato, la ganancia de retorno que generan es casi nula.
En esta situación, científicos del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) recuerdan la viabilidad de utilizar virus bacteriófagos para hacer frente a la amenaza que supone la creciente resistencia de las bacterias a los antibióticos. Encuadrados en el grupo de trabajo de Terapia Fágica de la Red Española de Bacteriófagos y Elementos Transductores (FAGOMA), Pedro García, Roberto Vázquez y Pilar García proponen potenciar la investigación de terapias con virus bacteriófagos y su aplicación. Son las llamadas fagoterapias o terapias fágicas, que sea ayudan de virus que infectan exclusivamente a bacterias.

"Son las entidades biológicas más abundantes del planeta y, además, los predadores dominantes en la biosfera, encontrándose habitualmente y en gran número incluso junto a la propia microbiota que habita en nuestro cuerpo", afirman en su comunicado. Se calcula que en la Tierra hay unos 1031 virus (de 10 a 100 virus por célula).

Funcionamiento y ventajas

Los bacteriófagos enteros se llaman viriones y provocan la muerte de las bacterias en que se hospedan. También interesan los productos que codifican, como algunas enzimas (endolisinas) que rompen la mureína, la pared protectora de las bacterias. Las endolisinas pueden ser utilizadas como proteínas bactericidas, de ahí que se les llame también enzibióticos.
El potencial bactericida de viriones y enzibióticos está demostrado tanto en experimentos in vitro de laboratorio como en modelos animales de infección. También se han conseguido resultados esperanzadores en ensayos clínicos con humanos. Las ventajas respecto a los antibióticos tradicionales son su rapidez y su acción específica; solo atacan a las bacterias patógenas que causan la enfermedad a tratar, no a las demás. Por ejemplo, no afectan a las bacterias beneficiosas de la flora intestinal, la microbiota. Es una diferencia abismal, pues los antibióticos al uso arrasan con todo.
Y lo más importante: las bacterias patógenas resistentes a antibióticos no lo son a los bacteriófagos y enzibióticos. Hay tantos bacteriófagos disponibles, que una combinación de los más letales para la bacteria a combatir minimiza el riesgo de que esta desarrolle mutaciones contra todos ellos. Está demostrado que la aparición de mutantes que resistan a los enzibióticos es altamente improbable. Por si fuera poco, el proceso para su obtención es rápido y barato. Su enorme diversidad los convierte en una fuente casi inagotable de agentes antibacterianos, por lo que en un futuro se pueden desarrollar a la carta, adaptados a cada caso infeccioso en concreto.

Ya se están aplicando

En Estados Unidos y varios países europeos ya se ha tratado con terapia fágica de tipo compasivo a pacientes en estado grave por infección causada por bacterias multirresistentes y que ya no respondían al tratamiento con antibióticos. La farmacéutica rusa Microgen desarrolló en 2018 un fármaco con bacteriófagos capaz de luchar contra la acción de bacterias como estafilococos, estreptococos, proteus y E.coli.
La publicación especializada Nature Medicine describió en 2019 el caso de una paciente británica de 15 años que sanó completamente tras la administración intravenosa de un cóctel de tres bacteriófagos modificados en laboratorio, que acabaron con la cepa de Mycobacterium abscessus que estaba dañando sus órganos vitales. En España también se han reportado ejemplos de tratamientos exitosos contra los patógenos multirresistentes, explican los investigadores el CSIC, quienes recuerdan la comercialización hace ya tres años del primer enzibiótico de uso tópico, específico contra la bacteria Staphylococcus aureus resistente a meticilina.
A medio plazo es previsible obtener más fármacos enzibióticos, dado que hay varios ultimando su fase clínica de validación. Como Exebacasa, de la farmacéutica estadounidense Contrafect, del esperan que sea un "caso ejemplar para la cercana regulación y comercialización de los enzibióticos", señalan estos científicos, pues "finalizará la tercera y última etapa de sus ensayos clínicos para uso en infecciones sistémicas por S. aureus el próximo año".
"En España contamos con un importante tejido académico e incluso empresarial que nos coloca en una buena posición de cara a la adopción de estas nuevas terapias", afirman en su escrito, al tiempo que subrayan la labor de la red FAGOMA para concienciar sobre el uso de bacteriófagos y obtener una regulación para la aplicación de este tipo de terapias "con toda la seguridad legal y las garantías sanitarias".
"Porque pensamos que la fagoterapia, con sus debilidades y dificultades, de las cuales no está exenta, va a ser en el futuro cercano al menos una de las principales soluciones para luchar contra las bacterias resistentes, como alternativa o complemento a los antibióticos. Nuestra sociedad necesita tener ahora este debate y adelantarse a la ola de las pandemias por venir", concluyen.
Células de cáncer (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 08.11.2021
España
Un científico español halla nuevos antibióticos capaces de luchar contra las superbacterias
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала