Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Valencia confirma una celebración atípica de sus Fallas después de dos ediciones suspendidas

© Sputnik / Alberto García PalomoVarios 'ninots' de las fallas almacenados en Valencia
Varios 'ninots' de las fallas almacenados en Valencia  - Sputnik Mundo, 1920, 13.05.2021
Síguenos en
La ciudad española pospone sus festejos tradicionales a septiembre y reduce al mínimo las citas multitudinarias, aunque todo dependerá de cómo evolucione la pandemia.
Parece que sí. Parece que, por fin, habrá fuego en Valencia. Las Fallas, tradición que consiste en quemar los monumentos que dan nombre al festejo, se celebrarán en 2021. Suspendidas en marzo de 2020, cuando el coronavirus ni siquiera había propiciado un estado de alarma que, con intermitencias, acabó el 9 de mayo, regresarán el mes de septiembre. Lo harán en una edición atípica, con cinco días de duración (frente a las dos semanas habituales) y con los actos multitudinarios reducidos al mínimo.
Así lo han establecido las instituciones implicadas. Tanto el ejecutivo como la Junta Central Fallera (el órgano rector, donde un 93% de presidentes y presidentas votó mayoritariamente a favor) y los distintos agentes han convenido fijarse esta fecha y estas cláusulas iniciales como conmemoración de este festejo. La decisión está sujeta a la evolución de la pandemia, aunque confían en que la vacunación y la paulatina reducción de casos no provoque ningún sobresalto. Además, la decisión de celebrarlas no solo se sustenta en la crisis sanitaria, sino en la obligación de dar salida a la producción de 2019 y poder trabajar en la siguiente edición.
Valencia y los 108 municipios de la Comunidad que lo celebran tendrán del 31 de agosto al 5 de septiembre para sacar las fallas a las calles, realizar las actividades esenciales y prenderlas como colofón. El margen para llevarlas a cabo, en caso de eventualidades, será hasta finales de año. No más: la reactivación económica del gremio e incluso su supervivencia depende de cómo se plantea el próximo curso.
Carlos Galiana, concejal de cultura del Ayuntamiento y presidente de la Junta Central Fallera, ha explicado la importancia de que todos los sectores que rodean al festejo —desde los artistas hasta los comercios, las charangas o la pirotecnia— tengan su momento. "Es irrenunciable que se celebre la plantà de los monumentos, la cremà, la ofrenda de flores a la patrona de la ciudad, la entrega de premios al mejor monumento y la exposición de los ninots más ingeniosos. Ahora toca trabajar, acto a acto, cómo hacerlo de la mejor manera y con las máximas medidas de seguridad”, esgrimió el responsable.
Jóvenes escondidas durante una redada en una fiesta ilegal en Madrid - Sputnik Mundo, 1920, 22.02.2021
España
"Su afán de pasarlo bien hace que las personas enfermen": las fiestas ilegales inundan España
Unos 250.000 falleros y un centenar de comisiones, según el organismo principal, han estado en vilo durante estos meses. Las voces de los protagonistas han variado desde la precaución hasta la queja. Muchos reclamaban una solución ante el posible desastre y la degradación de los monumentos. En 2020, cuando se anuló la celebración de forma abrupta, con algunas ya decorando las avenidas principales, se trasladaron a una nave de la Feria, en las afueras.
Allí se mantienen todavía, tapadas y en espera de tomar el aire. Una coyuntura que ha puesto a los artistas y gerentes de las instituciones en vilo. Primero, por la posibilidad de que se estropeen o de que el espacio deba destinarse a otro cometido. Después, por la pena de ver una obra cuyo objetivo es el disfrute general en un recinto apagado. Además, esta temporada se ha podido salvar con las subvenciones, pero si se estirara podrían perderla.
Según la Junta Central Fallera, "las subvenciones dadas por el Ayuntamiento de Valencia a las comisiones de la ciudad podrían ser revisadas para comprobar si se ha cumplido el objeto de las mismas. Esto, después de iniciar el correspondiente expediente, podría suponer devolver la subvención del 62,5% otorgada en 2020". El organismo principal ha avisado de esta medida, aunque ha sellado el acuerdo de septiembre.
"Es inaplazable. Si optamos por esa fecha, sí o sí hay que hacerlo. Eso está claro. Porque es imprescindible sacar y quemar estas fallas. Si no estamos muertos", declara Ximo Esteve a Sputnik. El artesano fallero señala es es "impepinable" por una cuestión de mantenimiento, "se están destrozando" y por "su actualidad". "Las fallas están descatalogadas, porque su vigencia de crítica la habrán perdido. Y económicamente, salvo en pueblos que se ha firmado algún contrato, no se ha hecho nada. Están cerrando talleres", lamenta.

"Lo que me fastidia como artista es que una reunión que se hace a tres bandas (con la Generalitat, el Ayuntamiento y las comisiones) no haya tenido en cuenta a quienes nos vamos a comer el bacalao. No es lo más normal. Me siento como un proveedor de Ikea que me dicen que hay que montar esto y quemarlo y lo hago. Hay que hacerlo, pero esa no es la idea. Por economía, por una cuestión física y por los talleres, que van a tener mucha tarea para 2022 porque no les dé tiempo", añade Esteve cabreado.

Hasta ahora no se ha parado de hacer reuniones, aclaran desde la Junta Central Fallera. Y todo lo que salga de ellas, incluido este aplazamiento, está supeditado a la epidemia de coronavirus, que en España ha costado más de 72.000 vidas. Incluso se plantean dejar las fiestas en septiembre, con la idea de que retomen la normalidad dentro de unos años, con inmunidad global y la oportunidad de repetir este acontecimiento con millones de turistas. Opción que no convence del todo por dos motivos principales: la incertidumbre de visitantes tras el periodo estival y la concepción original del festejo, que era dar la bienvenida a la primavera.
De momento, este año solo se hizo algo puntual como exhibir algunos detalles falleros en los escaparates. Uno de los que participaron en ese acto nostálgico, Xavi Gurrea, insiste en que "hay que sacarlas porque es un fin de ciclo" y "se acaban los contratos".
"Si no sale, ya existiría una acumulación de dos ejercicios. Más que una necesidad festiva, es del oficio. No solo del nuestro sino de los que van detrás: orfebres, modistos, peluqueros, floristas… Es una necesidad económica, porque verbenas no creo que haya", concluye el artista.
Para que eso salga adelante se debería tener controlada la pandemia. Ana Barceló, consejera de Sanidad valenciana, consideró "imprescindibles" a las Fallas y abogó por una celebración "digna", pero incidió en que veía difícil cualquier acto público antes de septiembre.
Una señora posa para una foto en la Colegiata de San Isidro durante la Semana Santa, Madrid (España) - Sputnik Mundo, 1920, 04.04.2021
España
España pone fin a la segunda Semana Santa de la pandemia
"Es el punto de partida para cualquier tipo de celebración popular o tradicional, aunque la fecha exacta la ha de decidir cada colectivo", subrayaba Barceló, inclinándose por garantizar "un margen de tiempo importante y más posibilidades de controlar la pandemia con el aumento de la vacunación en los próximos dos meses".
"Hay que evitar las aglomeraciones de todo tipo, tanto del personal de dentro de la fiesta, como de la gente que acude a ver los actos", reseñaba esperanzada. Como Ximo Puig, presidente de la Generalitat, que calculaba un buen pronóstico para entonces, con un 70% de la población diana ya vacunada, y afirmaba que "en esas condiciones" podrían celebrarse las Fallas, aunque "nunca serán las que conocemos".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала