¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

El Parlamento de Andalucía erradica de su sede simbología falangista pero también LGTBi y Trans

© REUTERS / Juan MedinaManifestaciones por los derechos de las personas trans en Madrid, España
Manifestaciones por los derechos de las personas trans en Madrid, España - Sputnik Mundo, 1920, 20.02.2021
Síguenos en
El Parlamento de Andalucía pide a los diputados que retiren simbología y banderas de los espacios comunes. En la práctica, esto implica equiparar banderas LGTBi, Trans o del Pueblo Gitano con los símbolos falangistas expuestos por una diputada no adscrita que además, comparte despacho con los diputados expulsados de Adelante Andalucía.
Andalucía viaja al pasado. El Parlamento andaluz parece haberse convertido en una máquina del tiempo o involución hacia los tiempos de la Guerra Civil. La aparición en la sede parlamentaria de simbología propia de esa época, gracias a Falange, se atraganta y atora a la convivencia democrática.
'Ley trans': denuncian objetivos soterrados detrás de nueva normativa presentada en España - Sputnik Mundo, 1920, 19.02.2021
Qué pasa
'Ley trans': denuncian "objetivos soterrados" detrás de nueva normativa presentada en España
La diputada Luz Belinda Rodríguez ha colocado banderas que rezan “viva la Unidad de España” y otra del partido político Falange Española de las JONS. La medida ha incomodado a sectores de izquierda. De hecho, el PSOE, que tiene la mayor representación parlamentaria, ha presentado una petición a la Presidencia y a la Mesa del Parlamento para que “con la máxima urgencia sean retirados todos y cada uno de los símbolos y banderas fascistas de las instalaciones y despachos”.
"Algunos pretenden, en pleno siglo XXI, normalizar el odio de los asesinos de Blas Infante, permitiendo que una diputada de ultraderecha luzca con descaro la bandera de sus asesinos", ha comunicado la líder socialista, Susana Díaz, señalando a pegatinas de Falange visibles en el parlamento en las que puede leerse `CAFE´. ”Crecí pensando que la etapa franquista estaba superada, que la democracia era nuestra y que nunca nos la iban a quitar".
"La bandera de España no puede resultar ofensiva a nadie puesto que es el símbolo que representa a todos los españoles", respondía la representante de Falange, Luz Belinda Rodríguez, que declara que "difundir el ideario y las propuestas de dicha organización –de Falange– es perfectamente legítimo".
Luz Belinda Rodríguez, que llegó al Parlamento dentro del proyecto de VOX como cabeza de lista de Almería fue sin embargo expulsada en enero de 2020 por desavenencias internas. Desde entonces, como diputada no adscrita, muestra su simpatía hacia Falange.

Una decisión salomónica

Ante esta confrontación de larga mirada al pasado, que al menos nos sirve para descansar del embate con el COVID, el Parlamento se ha visto obligado a tomar cartas en el asunto para asegurar una convivencia, que cómo veremos a continuación, se antoja demasiado estrecha entre antiguos bandos en guerra.
Concursante del espectáculo Miss Trans Star International 2016 celebrado en Barcelona, ​​España. 18 de septiembre de 2016 - Sputnik Mundo, 1920, 03.11.2020
España
El Ministerio de Igualdad de España avanza con una Ley Trans que desata polémica
El letrado mayor remitió una carta a los diputados a la que Sputnik ha tenido acceso. El escrito corta por lo sano con la polémica, "que no se proceda a la colocación de cualesquiera símbolos, elementos o instrumentos, con independencia de su naturaleza". Las banderas deberán ser retiradas, dice el letrado, antes del próximo 24 de febrero. De no hacerlo, los diputados serán revocados.
La cuestión es que no solo hay banderas falangistas en los espacios comunes. Hay también banderas LGTBI, de Andalucía o del Pueblo Gitano. Todas ellas, en función del escrito del letrado del Parlamento, se meten en el mismo saco y deberán desaparecer. El orden parlamentario ha conseguido, por asombroso que parezca, que símbolos falangistas y LGTBI convivan, aunque sea en su expulsión.
La líder de las agrupaciones más escoradas a la izquierda, Teresa Rodríguez, denunciaba que el Parlamento equipara "un símbolo contrario a la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía como es la bandera de Falange, organización genocida […] a banderas de libertad que no son contra nadie".

El cajón de sastre de los no adscritos

En el Parlamento andaluz, en las últimas semanas, la anomalía se ha visto obligada a normalizarse. Las simbología falangista que ostenta Luz Belinda Rodríguez no tiene, sin embargo, representación parlamentaria. Hay que señalar que Falange pulula por los pasillos de la casa de todos los andaluces no por decisión de los votantes, sino por transfuguismo político.
En las elecciones de 2018 Falange Española de la JONS solo obtuvo 2.460 votos, un 0,07% que no le permitió, en principio, tener escaño, lejos del mínimo de 3% exigido. Pero la expulsión de la diputada de VOX y su nueva condición como no adscrita, ha permitido que ella se abrace ahora a Falange. Oficialmente, Falange no tiene voz parlamentaria, pero una diputada no adscrita, sí viste el traje y el discurso de Falange.
Falange presume de contar con "espacio parlamentario" en Andalucía:
Pero la anomalía del Parlamento de Andalucía no acaba ahí. Hay más tela que cortar en este cajón de sastre y es que la diputada falangista comparte despacho y espacio de trabajo con los diputados que están más alejados en el arco parlamentario. Ultraderecha y extrema izquierda en el mismo cubil, la decoración del mismo no puede ser más dispar, como muestra la solitaria falangista, orgullosa de su hueco parlamentario.
Los miembros de Adelante Andalucía que fueron expulsados de su agrupación en noviembre conviven con Luz Belinda Rodríguez ya que, oficialmente, son calificados como no adscritos por el artículo 24 del reglamento del Parlamento. Fuentes parlamentarias comparten con este periodista que la situación es totalmente inédita y que es por ello que se han visto obligados a improvisar una solución y habilitar un espacio para una enorme cantidad de no adscritos, independientemente de su ideología.
Al estar fuera del paraguas de sus respectivos partidos, los diputados ya son solo no adscritos, perdiendo en el caso de los miembros de Adelante Andalucía sus propiedades como grupo.

Degradación y atropello a adelante Andalucía

Los diputados no adscritos de Adelante Andalucía no quieren valorar su convivencia en el despacho con Falange, ya que simplemente ayudarDegradación y atropello a adelante andalucíaía a darle más publicidad a una institución que "no debería tener hueco alguno en el Parlamento". Pero este gesto forma parte de una campaña de atropello y degradación a su agrupación, comparten con Sputnik.
"Es una situación rara, porque 6 personas han expulsado a 11 de un grupo parlamentaria", cuenta a Sputnik José Ignacio García, del segmento de Adelante Andalucía, en alusión a la expulsión de los diputados afines a Teresa Rodríguez, los anticapitalistas, por parte del grupo más afín a Unidas Podemos e IU, que sí sigue funcionando como grupo parlamentario.
"Lo cierto es que ahora, aunque en la práctica somos un grupo, no tenemos derecho a funcionar como tal, ya que nos califican como no adscritos, por lo que tenemos mucho menos derechos y no tenemos presupuesto", detalla García. El Parlamento de Andalucía está envuelto en una reforma de su reglamento, pero para los anticapitalistas es solo para "normalizar nuestra expulsión".
El cisma parlamentario que llevó a la expulsión de Teresa Rodríguez y los suyos ha sido polémico y ha mostrado algunos de los capítulos recientes más incómodos en sede parlamentaria. Anticapilistas califican de atropello su expulsión, "el voto de la gente ha saltado por los aires. La gente que nos expulsa a nosotros va incluso a cambiarle el nombre al grupo parlamentario".
Una mujer participa en una manifestación contra la violencia de género en la Plaza del Sol, en Madrid, España - Sputnik Mundo, 1920, 21.09.2019
Internacional
Una marcha contra la violencia de género tiñe de violeta las calles españolas
Adelante Andalucía recibió cerca de 600.000 votos, un 16,19% en 2018, pero aquel proyecto "que aunaba una propuesta de izquierda, andalucista y que no pactara con el PSOE" se ha disipado por las presiones que llegan desde Madrid. La coalición de Iglesias y Sánchez no es compartida por el núcleo duro de Adelante Andalucía, lo que les ha llevado al ostracismo parlamentario, arrinconados y conviviendo con la diputada falangista.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала