05:18 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Luces de una ciudad

    El futuro de las ciudades inteligentes está justo encima de ti y no te diste cuenta (vídeos)

    CC0 / Pixabay
    Tecnología
    URL corto
    0 82

    En épocas del 'internet de las cosas' y de la inteligencia de datos, la tecnología es una herramienta esencial para concebir áreas urbanas más seguras, funcionales y habitables. El concepto de 'ciudad inteligente' está cambiando el espacio en el que vivimos. Y en él la luz juega un papel clave.

    La luz está en todos lados: en tu casa, en tu trabajo, en la calle. Cada vez más, las herramientas de iluminación se vuelven más sofisticadas. No solo en términos estético o de eficiencia, sino también en otras funciones que van más allá de permitirnos revertir la oscuridad.

    De hecho, la iluminación es el "esqueleto" del internet de las cosas, una noción que está revolucionando la vida cotidiana a partir de la conectividad. Así lo explicó a Sputnik Mercedes Crego, directora de innovación abierta de Signify, la subsidiaria de iluminación inteligente de Philips, presente en Santiago de Chile en ocasión del congreso América Digital.

    "Cuando necesitas un sistema de internet de las cosas, necesitas conectar equipos, y estos necesitan estar localizados en cualquier lugar. Nosotros no solo proveemos iluminación para las ciudades, sino también una infraestructura para otros sensores y equipos", explicó la representante de la división de iluminación de la multinacional holandesa.

    Las luminarias presentan una ventaja por poser características que en inglés se resumen como las tres 'P': "plenty" (abundante), "position" (posición) y "power" (energía). Estos atributos explican la relación entre los artefactos de luz y el internet de las cosas.

    Más información: "Tecnología LED revolucionará los sistemas de iluminación"

    La omnipresencia de los puntos de luz facilita la creación de una red. Por otra parte, en la mayoría de los casos, los focos están por encima de las personas, lo cual brinda una perspectiva inigualable para ubicar sensores o cámaras. Por último, para la luz es necesaria la energía y no se hace necesario cambiar baterías como en otros sistemas de internet de las cosas.

    "Queremos pasar de la mera iluminación e ir más allá: recoger datos, analizarlos y entonces darle a nuestros clientes unos medios para que establezcan nuevos servicios. Porque los datos ayudan a incrementar los servicios para las ciudades y oficinas de muchas maneras", aseguró Crego.

    Cada ciudad tiene sus particularidades y necesidades. Algunas tienen problemas de contaminación o tráfico. Otras tienen una situación delicada en cuanto a la seguridad. Pero casi todas tienen en común su red de alumbrado público.

    "Si una ciudad necesita los datos de la contaminación ambiental, podemos poner sensores ambientales en las luminarias. Con esos datos la ciudad puede dirigir el tráfico por unas calles u otras, dependiendo del nivel de la contaminación", ilustró la ejecutiva.

    "Puedes poner sensores de sonidos para estar alerta, como si fuera un guardia. Cuando se detectan sonidos anormales o que la gente está gritando, se puede llamar a la policía y dirigirla al sitio", agregó.

    "Aparte de iluminar con una luz muy bonita y eficiente, que ahorra energía y permite decir si una farola funciona o no. Hay una infinidad de posibilidades. La imaginación es el límite", sentenció Crego.

    Si las aplicaciones en el ámbito urbano son casi infinitas, en la esfera comercial también. Un ejemplo que citó la representante de Philips es una aplicación desarrollada en conjunto con la cadena francesa de supermercados Carrefour.

    Las luces en el techo emiten un código que puede ser captado por los teléfonos. A través de la aplicación, con su celular el cliente se puede guiar por sí solo en el comercio.

    En el dispositivo le aparece no solo su ubicación, sino dónde puede encontrar en el recinto los productos que necesita.

    Este sistema le permite al usuario crear su lista de compras y tener una experiencia diferente e innovadora al momento de consumir.  Una oportunidad inmejorable en épocas de coexistencia entre tiendas físicas y comercio electrónico.

    "Las tiendas reales quieren ofrecer una experiencia tan similar como la que obtiene la gente en líne. Llegas, sabes dónde están las cosas, no tienes que preguntar ni buscar", indicó Crego.

    Vinculado: El futuro empieza en las ciudades inteligentes

    Además, las empresas tienen oportunidad de recabar datos de sus clientes y sus hábitos, para permitirles tomar mejores decisiones al momento de pensar estrategias de mercadotecnia. Y no únicamente: también están los edificios y las industrias inteligentes, que pueden optimizar sus procesos con estas herramientas.

    De momento, la iluminación inteligente está cada vez más presente en América Latina. Buenos Aires desarrolló con Philips una red de 96.000 puntos de luz que informan a distancia su estado de funcionamiento. Proyectos similares se ubican también en Rosario y en algunas ciudades de Chile.

    Crego es una de las participantes en el congreso de tecnología y negocios América Digital, que se lleva a cabo en Santiago de Chile el 5 y 6 de septiembre. Se trata de uno de los eventos más importantes de la región en temáticas tan actuales como internet de las cosas, gobierno electrónico o inteligencia artificial aplicada. Sputnik participa de este acontecimiento como 'media partner'.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    internet de las cosas, ciudades inteligentes, luz, iluminación, inteligencia artificial, Philips, América Latina