11:09 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    El aventurero ruso Fiódor Kóniujov

    A la conquista del horizonte: "Es demasiado pronto para dejar este mundo"

    © Sputnik/ Ramil Sitdikov
    Sociedad
    URL corto
    0 20

    A los 67 años, Fiódor Kóniujov ha protagonizado más de 40 expediciones. Y no tiene previsto dejarlo.A finales de año espera poder navegar, en solitario y a remo, durante 250 días. En una entrevista con Sputnik, este aventurero —y sacerdote— ruso echa la vista atrás y revela sus planes y las motivaciones que le empujan a seguir batiendo marcas.

    Es sacerdote, pintor y un verdadero aventurero. Ataviado con su sotana y una cruz, este hijo de la Ucrania de la Unión Soviética asegura a Sputnik que su próxima expedición "promete ser extremadamente peligrosa". Y no es para menos. Su embarcación estará a merced de los rugientes cuarentas y de los furiosos cincuentas, como se conocen a los vientos huracanados de las latitudes 40 y 50 S de los océanos australes.

    "Resulta imposible navegar por los océanos australes sin enfrentarse a huracanes (…) Hay vientos tan fuertes que podrían destruir Moscú por completo", dice este sacerdote a Sputnik desde la capital rusa. "Aquí, un viento de 100 kilómetros por hora puede arrancar todos los árboles, así que imagínate un viento de 200 kilómetros por hora", añade.

    La travesía comenzará en Albany (Autralia), y durante esos 250 días Kóniujov no hará escalas. Utilizará una máquina desalinizadora para poder beber el agua del mar. Está acostumbrado a comer alimentos liofilizados, un proceso que deshidrata el producto para que se pueda conservar durante más tiempo. Así que apenas se preocupa por la comida y por el agua potable.

    Fiódor Kóniujov
    © Sputnik / Mikhail Voskresenskij
    Fiódor Kóniujov

    Lea más: El viajero ruso Fiódor Kóniujov planea dar la vuelta al mundo en un bote de remos

    "Lo más importante es planificar bien el viaje y hacerlo de tal forma que no acabe durando más de lo esperado o, mejor aún, que acabe antes. Así que primero tienes que contar con buena meteorología y un buen conocimiento de las corrientes marinas", relata a Sputnik.

    Todo se debe pensar de antemano. La salida debe elegirse en función de la dirección del viento. Solo es posible partir cuando sube el viento de cola. Pone de ejemplo la travesía que protagonizó por el océano Pacífico. Comenzó el 22 de diciembre de 2013 y terminó el 31 de mayo del año siguiente, justo antes de que el viento cambiara. Los cálculos de Kóniujov le permitieron hacer el viaje en 160 días y, por tanto, establecer una nueva marca.

    "Es mejor partir en octubre. He pasado por el cabo de Hornos cinco veces: cuatro solo y una con mi equipo (…) Supongo que me iré a principios de noviembre", explica.

    Lea más: La Unión Soviética, la "verdadera ganadora de la carrera espacial"

    Serán 27.000 kilómetros los que deberá recorrer, a razón de 110 kilómetros por día. Deberá remar cada día entre unas 15 y 17 horas: 24.000 movimientos diarios a remo. Pero la travesía por el océano austral no será la última aventura de este sexagenario. A mediados de 2018 quiere establecer un nuevo récord de altitud en globo al alcanzar los 25.000 metros. Un vuelo, nunca mejor dicho, estratosférico, y que le permitirá cumplir uno de los sueños de su infancia.

    "Cuando Yuri Gagarin voló al espacio en 1961, yo tenía 10 años e iba a la escuela. En aquel entonces todos estábamos muy contentos y queríamos ser cosmonautas de mayores. Sin embargo, no lo fui y estoy arrepentido de ello, y me pregunto si podría dejar este mundo sin ver la curvatura de la Tierra", revela a Sputnik.

    Añade que recientemente le preguntó a Valentina Tereshkova, la primera mujer en volar al espacio, si, una vez a 25.000 metros de altitud podría ver la curvatura del planeta azul.

    "Y ella me contestó: 'Sí, verás un cielo oscuro y la Tierra redonda'. ¡Solo por eso iré hasta ahí arriba!".

    Hace poco, Kolia, su hijo, se apuntó a un programa para ser cosmonauta. Quiere pisar Marte y llegar hasta la cima más alta del planeta rojo, que resulta ser, también, el lugar más elevado de todo el sistema solar. Se trata de una montaña de 22.200 metros de altitud.

    Fiódor Kóniujov en el Everest
    Fiódor Kóniujov en el Everest

    Kóniujov, que logró alcanzar la cima del Everest en dos ocasiones, reconoce a Sputnik que la edad empieza a pasarle factura. "Por supuesto que lo noto", dice. Lleva 15 años recorriendo el mundo. Añade que hace poco pasó una revisión médica para poder seguir pilotando y que la pasó sin problemas. "Cuando pasé el examen, me dijeron: 'Con 50 años nadie pasa las pruebas para piloto, y tú las pasas'".

    Lea más: Plataformas que ayudan a los aventureros a viajar más barato

    Otro de los sueños de Kóniujov es descender hasta la fosa de las Marianas. Se trata del punto más profundo del océano, cerca de la isla de Guam, al este de Filipinas. Y es que solo tres hombres han logrado explorar el lugar más profundo del planeta. Jacques Piccard y Don Walsh en 1960 y el famoso cineasta James Cameron en 2012. La idea de descubrir la fosa le "impide dormir por las noches".

    Fiódor Koniújov en el océano Pacífico
    Fiódor Koniújov en el océano Pacífico

    Revela a Sputnik de dónde saca tanta energía y el origen de su motivación: su deseo de alcanzar nuevas metas.

    "¿Puedo morirme sin ver la fosa de las Marianas? ¿Ya es hora de que deje este mundo? No, es demasiado pronto para eso. Dentro de poco veré la curvatura de la Tierra y no pienso detenerme ahí", promete a Sputnik este sacerdote.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Se busca: compañía rusa busca a un aventurero dispuesto a arriesgar su vida
    Etiquetas:
    aventura, vuelta al mundo, Fiódor Kóniujov, Rusia