En directo
    Salud
    URL corto
    0 23
    Síguenos en

    Un virus animal mortal que causa fiebre, dolor abdominal, vómitos, encías sangrantes, sarpullido y dolor detrás de los ojos puede ahora propagarse entre las personas, informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU.

    Se trata del virus Chapare que causa una enfermedad similar a la fiebre hemorrágica del Ébola. Surgió por primera vez en la provincia rural boliviana del mismo nombre en el 2004 y luego desapareció. No obstante, en 2019, al menos cinco personas se contagiaron del virus, según una investigación que se ha hecho pública. 

    Chapare se propagó de persona a persona a través de los fluidos corporales en una región cercana a la La Paz, matando a tres personas. De momento, no hay brotes activos de la enfermedad y no se espera una epidemia. Sin embargo, hay razones para preocuparse. 

    Tres de los cinco pacientes confirmados del brote de 2019 eran trabajadores de la salud: un médico residente, un médico de ambulancia y un gastroenterólogo, y todos contrajeron el Chapare después de estar en contacto con fluidos corporales de pacientes infectados. Dos de ellos murieron.

    El primer indicio del brote fue encontrado en unos fluidos corporales en un laboratorio gubernamental en la ciudad boliviana de Santa Cruz. Los médicos que recogieron las muestras creían que los pacientes habían contraído dengue, una enfermedad potencialmente mortal transmitida por mosquitos que también puede causar fiebre y hemorragias internas.

    No obstante, las pruebas de laboratorio no mostraron ningún rastro del virus del dengue en las muestras. Los investigadores hicieron pruebas para otros patógenos endémicos de la región, como la fiebre amarilla y el Machupo, otra rara y mortal enfermedad hemorrágica, pero también resultaron negativas. Luego, los investigadores identificaron fragmentos de material genético del Chapare, y los detalles del nuevo brote mostraron que la enfermedad se estaba propagando de una persona a otra. 

    Además, de acuerdo a unos científicos, nuevos virus, incluidos los virus mortales, llegan a propagarse cada vez más en el siglo XXI.

    "Se está volviendo más común" ver surgir nuevas enfermedades potencialmente infecciosas, explicó a Live Science Colin Carlson, un investigador de la Universidad de Georgetown que estudia enfermedades zoonóticas. La tasa de nuevas enfermedades emergentes ha aumentado claramente en la última década o dos, destaca Carlson, aunque es difícil definir el porcentaje preciso.

    Los nuevos virus suelen llegar a los humanos a través de los animales, pero solo porque un virus salte de un animal a una persona no significa que sea probable que se contagie a otras personas. En otras palabras, es poco probable que un virus tenga ya características necesarias para prosperar e infectar a otros humanos.

    Con todo eso, los virus que circulan en poblaciones animales muy cercanas a los seres humanos, como animales de granja y roedores, tienen más oportunidades de expandirse a través de las poblaciones humanas. Mientras tanto, el cambio climático y la destrucción del medioambiente están cambiando la forma de vida de los animales salvajes haciendo que se enfermen más y acercándolos a la población humana. Eso pone a más personas en contacto con virus que antes estaban distantes, cree Carlson. 

    Los científicos y el público tienden a pensar que las enfermedades hemorrágicas mortales llegan de África o del sur de Asia, pero el caso de Chapare muestra que pueden aparecer en cualquier parte del mundo.

    Etiquetas:
    virus, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook