02:50 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Una mujer hablando por teléfono móvil

    Científicos advierten de los peligros de los móviles para la salud, ¿la OMS los ignora?

    CC0 / Pixabay
    Salud
    URL corto
    0 70

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) está preparando un nuevo informe sobre el impacto en la salud de las radiaciones no ionizantes que generan los teléfonos móviles, las torres de telefonía celular, el Wi-Fi y el bluetooth. Sin embargo, los científicos temen que muchos datos sean ignorados.

    ¿Eminencia gris de la OMS?

    La exposición a los campos electromagnéticos de baja frecuencia y de radiofrecuencia a bajas intensidades representa un riesgo significativo para la salud que no ha sido abordado adecuadamente por las organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud, advierte un artículo publicado en la revista Environmental Pollution (Contaminación ambiental).

    Entre los autores de la publicación figuran científicos del Instituto Europeo de Investigación de Causas de Cáncer (Bélgica), el Departamento de Oncología del Hospital Universitario de Orebro (Suecia), el Departamento de Radiobiología del Centro de Investigación Biomédica (Eslovaquia), el Instituto de Física General de la Academia de Ciencias de Rusia y varios institutos de Italia, Estados Unidos y Australia.

    Según los científicos, "existen pruebas sólidas de que la exposición excesiva a las frecuencias de los teléfonos móviles durante largos períodos aumenta el riesgo de cáncer cerebral tanto en humanos como en animales". No obstante, "las normas establecidas por la mayoría de los organismos nacionales e internacionales no protegen la salud humana", lamentan.

    El último informe de la OMS sobre el impacto de los teléfonos móviles en la salud se publicó en 2014. Desde entonces, se han obtenido muchos datos nuevos, y los científicos están preocupados de que esta información pueda ser ignorada.

    El departamento de salud, medio ambiente y causas sociales de enfermedades de la OMS, ubicado en Ginebra, obtiene datos de informes preparados por la Comisión internacional sobre protección contra radiación no ionizante —ICNIRP, por sus siglas en inglés—, organización cuyos miembros están relacionados con la industria.

    Por lo tanto, los científicos temen que los estudios que mencionen el efecto biológico de la radiación no térmica se excluyan del nuevo informe de la OMS.

    No te lo pierdas: Aplicaciones que podrían salvarle la vida en caso de una emergencia

    ¿Cáncer de cerebro, Alzheimer, infertilidad?

    Para transmitir y recibir una señal, los dispositivos móviles operan en la región de microondas a una frecuencia de uno a dos gigahercios. A diferencia de la radiación gamma y de rayos X, las microondas no dañan directamente el ADN. A baja intensidad, ni siquiera calientan el tejido o lo calientan ligeramente. Sin embargo, afectan a la célula viva, y es este efecto no térmico que desde finales de la década de 1980, cuando las comunicaciones móviles entraron en uso masivo, están investigando los científicos.

    Además: ¿Todavía duermes cerca del celular? Conoce los efectos aterradores en tu salud

    En 2002, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer incluyó la radiación de microondas en el grupo 2B como "posiblemente carcinogénica para los humanos" porque aparecieron datos que vinculaban un mayor riesgo de cáncer cerebral con el uso prolongado de teléfonos móviles.

    Ahora, los científicos proponen endurecer esta clasificación, puesto que se han realizado muchos experimentos en animales y cultivos celulares que confirman la conexión con la aparición de tumores.

    Algunos investigadores solo reconocen el daño causado por el calentamiento de los tejidos provocado por la radiación no ionizante. Este efecto lo conoce cualquier usuario de teléfono móvil. Si uno habla mucho tiempo, su oreja se calienta.

    Sin embargo, existen otros efectos de la radiación, incluso cuando la cantidad de energía absorbida es pequeña, por debajo de diez vatios por kilogramo. En primer lugar, se trata del efecto físico y químico que afecta el funcionamiento de las células y tejidos vivos.

    Las microondas pueden aumentar el crecimiento celular, alterar la actividad de las enzimas, la permeabilidad de la membrana celular y el método de plegamiento de proteínas.

    Algunas personas son demasiado sensibles a la radiación electromagnética, incluso muy baja, de las líneas eléctricas. Aquellos que viven cerca de torres celulares se quejan de mareos, dolores de cabeza, erupción cutánea y alergias.

    Los estudios, realizados normalmente con roedores, demuestran que la irradiación afecta la expresión de ciertos genes —por ejemplo, los responsables de las proteínas de choque térmico— que pueden alterar las capacidades cognitivas y la memoria espacial.

    Los ratones machos mostraron un deterioro en la calidad del fluido seminal y hay evidencia del efecto sobre la fertilidad de las hembras.

    Algunos estudios han observado la asociación de las microondas con la enfermedad de Alzheimer, trastornos neuropsiquiátricos y del comportamiento, cambios en la presión arterial, en el sistema inmunológico y en la tiroides.

    Más información: ¿Provocan cáncer los móviles? Científicos responden de una vez por todas a esta interrogante

    La mayor preocupación es el efecto de este tipo de radiación en los niños, ya que el organismo en crecimiento es especialmente susceptible a varios factores negativos.

    Por ejemplo, en Francia se prohibió el acceso al Wi-Fi en guarderías y se ordenó que se apagara, si no se usaba, en las escuelas primarias.

    Hora de revisar los estándares

    No obstante, la información sobre los efectos no térmicos de las microondas se obtiene principalmente en laboratorios donde las condiciones no repiten las naturales.

    Además, no está claro el mecanismo de cómo las microondas de baja intensidad afectan las células. Todo esto no permite admitir inequívocamente el daño al ser humano ni evaluar los riesgos.

    Al elegir aparatos, los expertos recomiendan prestar atención a la tasa de absorción específica —SAR, por sus siglas en inglés—, que muestra cuánta energía de radiación absorberá el tejido vivo.

    Tema relacionado: Estos son los celulares más radiactivos del mercado

    Mientras tanto, los científicos advierten: dado que las organizaciones públicas no pueden reconocer el peligro de la radiación móvil, los gobiernos deben tomar medidas de manera independiente. Como mínimo, emitir advertencias e instrucciones sobre cómo minimizar los efectos de las microondas en el cuerpo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    estudios, ciencia, daños, peligro, telefonía móvil, celulares, teléfonos, cáncer, salud, Organización Mundial de Salud (OMS)