22:17 GMT28 Septiembre 2020
En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    51520
    Síguenos en

    Pese a los sitios de culto cerrados por la pandemia de COVID-19, las iglesias neopentecostales continúan evangelizando a través de las plataformas digitales. En Argentina, apuntalan su presencia sobre todo en barrios vulnerables y en las cárceles. Con su oferta de contención social, logran atraer a un número creciente de nuevos fieles año tras año.

    La Catedral de la Fe, ubicada en el barrio de Parque Chacabuco, en el centro de la ciudad de Buenos Aires, tiene lugar para 3.000 personas. Hoy los asientos están vacíos por el riesgo al contagio de COVID-19 y la banda musical toca para un público ausente, pero muy presente a distancia, a través de las redes sociales.

    "Hace 40 años atrás, la Iglesia evangélica era considerada prácticamente una secta en Argentina, era algo muy desconocido", dijo a Sputnik Sebastián Carnival, director de la Casa de Integración y Encuentro (CIE) de la Catedral de la Fe, que cuenta con estudios de radio y TV y donde se imparten diversos talleres y se organizan actividades sociales y educativas.

    Sebastián es hijo de Osvaldo Carnival, quien fundó esta iglesia hace 35 años y es uno de los pastores referentes del evangelismo pentecostal argentino, líder espiritual de una de las congregaciones más numerosas del país. La Catedral de la Fe nuclea hoy una red de 20 iglesias en el conurbano bonaerense y otras tres en el exterior (dos en Bolivia y una en España).

    Carnival contó que, debido a la pandemia, la iglesia mutó. Cada sábado y domingo recibían hasta 15.000 personas en sus tres turnos diarios. Hoy la audiencia se trasladó a la web y aumentó: se conectan unas 40.000 personas cada fin de semana, afirmó.

    •  En la Casa de Integración y Encuentro (CIE) de la Catedral de la Fe se realizan talleres y actividades sociales y educativas
      En la Casa de Integración y Encuentro (CIE) de la Catedral de la Fe se realizan talleres y actividades sociales y educativas
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • La sede central de la Catedral de la Fe se encuentran en el centro de la ciudad de Buenos Aires
      La sede central de la Catedral de la Fe se encuentran en el centro de la ciudad de Buenos Aires
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Las ceremonias y contenidos se transmiten en vivo por las redes sociales y tienen 40.000 vistas cada fin de semana
      Las ceremonias y contenidos se transmiten en vivo por las redes sociales y tienen 40.000 vistas cada fin de semana
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    1 / 3
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    En la Casa de Integración y Encuentro (CIE) de la Catedral de la Fe se realizan talleres y actividades sociales y educativas

    Las ceremonias, que también son un recital en vivo y un espectáculo, se alejan de lo solemne para ofrecer una experiencia de lo sublime y lograr en los fieles una vinculación emocional y sensorial. No es casual que una parte importante de los grandes viejos cines y anfiteatros de todo el país se hayan transformado en iglesias evangélicas, con grandes capacidades.

    "Es muy fuerte porque es una conexión espiritual, hay que entender por qué la gente viene. Es como explicarle a alguien que no entiende de fútbol por qué la gente va a la cancha, por qué grita los goles, por qué se abraza. Pasan cosas muy trascendentes. Es importante ver cuál es la fe del pueblo. El 80% de los argentinos cree en Dios y en Jesús", aseguró.

    Argentina, país de creyentes

    Auditorio de la Catedral de la Fe repleto
    © Foto : Cortesía Catedral de la Fe
    Auditorio de la Catedral de la Fe repleto

    "En Argentina se calcula que hay unas 15.000 iglesias evangélicas, entre las que forman parte de ACIERA [Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina] y se habla de 6.000 templos en la provincia de Buenos Aires", comentó Carnival.

    Según la última encuesta nacional anual realizada en 2019 por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), solo 19% de la población argentina se declara sin religión, aunque esta proporción aumentó más de 7 puntos en los últimos 11 años.

    El 63% de la población de Argentina es adepta al Catolicismo Apostólico, principalmente a la Iglesia con sede en el Vaticano de Roma, cuyo referente es el papa Francisco, aunque también existen las minorías ortodoxas como la rusa, la griega, la armenia. Este porcentaje cayó más de 13 puntos en la última década, mientras que las diferentes variantes del cristianismo evangélico crecieron de 9 a más de 15% en el mismo período.

    Pastor Osvaldo Carnival
    © Foto : Cortesía Catedral de la Fe
    Pastor Osvaldo Carnival

    El evangelismo son muchos evangelismos, es un movimiento que aterrizó en Latinoamérica desde los países del norte en el siglo XX y que deriva de la Reforma de la Iglesia y las corrientes del protestantismo.

    Se distingue del catolicismo en que sus pastores y pastoras son miembros activos de las comunidades y no viven aislados en claustros, hombres y mujeres que muchas veces tienen otros trabajos, son padres y madres de familia.

    El 90% del evangelismo en Argentina son iglesias pentecostales, que a su vez son las que más crecen. Entre ellas destaca la Iglesia Universal del Reino de Dios, organización importada desde Brasil, donde tiene un enorme peso, conocida por su programa de TV Pare de Sufrir.

    Pero también están las minorías bautistas, metodistas, anabaptistas, adventistas, así como las corrientes del protestantismo de tradición europea como luteranos, calvinistas, presbiterianos, anglicanos, entre otros.

    Trabajo social, adicciones y cárceles

    En las instalaciones se reciben donaciones físicas que luego son entregadas a la población más necesitada
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    En las instalaciones se reciben donaciones físicas que luego son entregadas a la población más necesitada

    "Trabajamos tres ejes. El primero tiene que ver con el trabajo social. Desde que comenzó la pandemia, esta congregación distribuyó medio millón de raciones de alimentos para casi 40.000 personas u 8.000 familias. La iglesia evangélica tiene una gran capilaridad, territorialidad. Donde tenés una iglesia, tenés un comedor, un refugio para las madres solteras, para las mujeres golpeadas, para los niños", contó Carnival.

    Las iglesias evangélicas, además de su apoyo a las comunidades más vulnerables de forma presencial en los barrios, son parte de iniciativas como la campaña solidaria Seamos Uno, que integran todos los principales cultos y religiones del país, con el objetivo de, a través de grandes aportes de empresas y donaciones, entregar 1 millón de cajas con alimentos y productos de limpieza en el marco de la pandemia.

    Los otros dos puntos que destacó Carnival fueron el acompañamiento a personas con adicciones, para las que aseguró que el evangelismo tiene una de las tasas más altas de recuperación, y la presencia en las cárceles.

    "El tema carcelario es muy impactante. Se habla de que un 50% de la población carcelaria elige integrar los pabellones evangélicos. A diferencia de lo que ocurre en una acá, donde la gente viene y después nadie te sigue, nadie te ve obrar, en la cárcel es muy difícil 'caretearla' [fingir]. En los pabellones vivís diariamente y la fe sin obra está muerta", comentó.

    Según datos oficiales de 2018, 38% de los presos en las 55 cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense, que aloja a la mitad de la población carcelaria del país, se reconocía como evangelista. Por esto acceden a pabellones diferenciados, donde los códigos de conducta son estrictos y no se puede consumir drogas, fumar ni beber, pero hay mucha menos violencia.

    Evangelismo y política

    Sebastián Carnival, director de la CIE de la Catedral de la Fe e hijo del fundador de la iglesia, Osvaldo Carnival
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Sebastián Carnival, director de la CIE de la Catedral de la Fe e hijo del fundador de la iglesia, Osvaldo Carnival

    En los últimos años, algunas iniciativas promovidas por las corrientes progresistas dentro de las estructuras políticas de tendencia hacia la izquierda del espectro —como aquellos vinculados a los derechos del colectivo LGBTI+, la educación sexual obligatoria o el aborto— recibieron la resistencia de los sectores más conservadores, posturas que son transversales a la sociedad y no se limitan a la lógica partidaria.

    El evangelismo demostró su poder de convocatoria en Argentina durante las masivas movilizaciones de los pañuelos azules en 2018 en contra del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, donde hicieron visible una fuerza que hasta entonces crecía de forma silenciosa.

    Si bien el rechazo a esa iniciativa no se limita a una postura exclusiva del evangelismo, se transformó en catalizador de una búsqueda de participación en política de algunas personas y referentes dentro de estas congregaciones.

    Pero está lejos de ser la norma. Carnival dijo que ellos creen que los pastores que quieran involucrarse en la política deben dejar el ministerio, pero también fomentan el interés de su comunidad por la política como herramienta de cambio social e incluso tienen un taller de dirigencia política en el CIE, donde se han acercado a participar figuras de todos los partidos.

    "El argentino habla muchísmo de política y no es algo verticalista, cómo se piensa no es algo que se impone institucionalmente. En ciudades cosmopolitas como Buenos Aires la gente no quiere que le digan qué tiene que hacer. Acá hay gente que milita en el Frente de Todos, otros en Juntos por el Cambio y otros en el radicalismo", contó.

    Carnival explicó que son muy diferentes las problemáticas que se viven en los diferentes barrios donde tienen presencia, pero detectan que encuentran mucha sensación de falta de futuro, de proyección, de educación, de trabajo, y que su aporte es ofrecer contención y suplir las carencias estructurales donde el poder político no llega.

    Como ocurre con la mayoría de las organizaciones sociales de fuerte presencia barrial, son fluidas las articulaciones y el diálogo con las fuerzas políticas gobernantes, sobre todo del peronismo, el principal movimiento de impronta popular en Argentina, hoy gobernante a nivel nacional y en la mayoría de las provincias y municipios.

    "La iglesia, ante la ausencia de ciertos mecanismos, empieza naturalmente a desarrollarlos. La postura de la iglesia es 'en qué podemos ayudar, cómo podemos comprometernos, qué talleres de oficios podemos realizar en los espacios', que en la semana por lo general están vacíos. Hay estructuras y la gente confía, porque cree en lo que uno comparte", manifestó.
    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, política, peronismo, cárcel, crisis social, religión, servicio religioso, iglesias, Evangelistas, evangélicos, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook