En directo

    "Los buenos tienen que ser EEUU": ¿por qué se intenta tergiversar el papel de la URSS en la II Guerra Mundial?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 143
    Síguenos en

    La mejor defensa es un buen ataque. Este es el principio que parecen profesar algunos países para ocultar las páginas más negras de su historia. Ese es el caso de naciones como Polonia y Ucrania. En búsqueda de desviar la atención de su estrecho colaboracionismo con los nazis, llegan a los extremos de igualar a la URSS con la Alemania hitleriana.

    Para ello aprovechan todas las circunstancias que se les presentan, incluso si se trata de momentos inapropiados para semejantes tergiversaciones.

    La última muestra de ello se dio en las actividades oficiales celebradas en Polonia para conmemorar el 75º aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau. Basta con mencionar que el presidente anfitrión, Andrzej Duda, ni siquiera invitó a los actos a su par ruso, Vladímir Putin, el mandatario del país que acabó el 27 de enero de 1945 con el mayor campo de exterminio nazi. Pero sí invitó al líder ucraniano, Volodímir Zelenski, quien arremetió en su discurso contra la Unión Soviética, responsabilizándola del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, e incluso del Holocausto, entre otras acusaciones.

    Desde el Kremlin calificaron estas palabras como un "insulto" para Rusia, que pagó el mayor precio en la lucha con el Tercer Reich. También causa perplejidad que lo diga el presidente de un país que tanto colaboró con la Alemania nazi. Es más, el Héroe Nacional de Ucrania Stepán Bandera era un "fascista" y un "agente profesional" de Adolf Hitler, según se constata en unos documentos revelados recientemente por la Agencia Central de Inteligencia [CIA] estadounidense.

    El caso de Ucrania es uno de tantos, declaró recientemente el canciller ruso, Serguéi Lavrov, al denunciar que "en los últimos tiempos se incrementan las tentativas de reescribir la historia de la Segunda Guerra Mundial en función de determinados sucios intereses geopolíticos".

    "Esta peste afectó con mayor intensidad a algunos países de Europa, en los que el enaltecimiento de los lacayos nazis fue elevado al rango de ideología y política de Estado. En Ucrania, Polonia, Chequia, y en países bálticos, no cesa la lucha contra los monumentos y sepulturas de los soldados libertadores. Tales actos persiguen el objetivo de someter a revisión cardinal los resultados jurídicos internacionales de la Segunda Guerra Mundial", manifestó.

    En declaraciones a Radio Sputnik, el doctor en Geografía e Historia Javier Colomo Ugarte señaló que lo que se busca es "quitarle a Rusia, como heredera de la antigua URSS, esa parte de la historia en la que es el bueno de la historia, porque los buenos tienen que ser EEUU".

    Sostuvo que se trata de una tergiversación "inmoral", dado que "los occidentales intervinieron muy al final de la guerra, cuando prácticamente estaba decidida". Subrayó además que las pérdidas humanas soviéticas se situaron en torno a los 26 millones de personas, una cifra enorme en comparación con las bajas aliadas.  

    Asimismo, se mostró muy crítico por los intentos de responsabilizar a la Unión Soviética del inicio de la Segunda Guerra Mundial, usándose el pretexto de que "envalentonó a la Alemania nazi" al haber firmado ambos países un pacto de no agresión en 1939.

    Se preguntó, por ejemplo, por qué nadie habla sobre el reconocimiento por las autoridades francesas y británicas del régimen fascista de Francisco Franco, algo que "formaba parte de la política de apaciguamiento con la Alemania nazi que ellos sí habían estado practicando".

    Etiquetas:
    Alemania nazi, historia, nazismo, Segunda Guerra Mundial, Polonia, EEUU, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook