11:02 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    Soldados rusos durante la Segunda Guerra Mundial

    Enseñanzas de la Segunda Guerra Mundial

    © Sputnik / Alexandr Ustinov
    Entrevistas
    URL corto
    75 aniversario de la victoria sobre el nazismo (29)
    4541
    Síguenos en

    La Segunda Guerra Mundial duró seis años y se libró en el territorio de 40 países. Participaron 61 Estados, o sea el 80% de la población mundial. Las pérdidas humanas llegaron a casi 70 millones de personas, lo que supera en cinco veces las bajas en la Primera Guerra Mundial.

    El daño material superó las cifras de la Primera Guerra Mundial 11 veces. Los gastos militares llegaron a los cuatro billones dólares americanos. El embajador de la Federación Rusa en la República Oriental del Uruguay, Nikolay Sofinskiy, nos narra las lecciones de esa guerra.

    — Señor Embajador,  el 1 de septiembre de 1939 es una de las fechas más trágicas de la historia mundial. Ese día comenzó la contienda bélica más destructiva de la historia que la humanidad haya vivido. ¿Cómo logro sobrevivir la Unión Soviética a esta guerra?

    Aunque la Unión Soviética entró en guerra dos años después, el 22 de junio de 1941, fue justamente nuestro país el que recibió el golpe principal. Para nosotros, los actuales sucesores de la URSS, esa guerra se convirtió en la Gran Guerra Patria, ya que absorbió todas las fuerzas de los pueblos que vivían en el país y fue la personificación de su coraje, heroísmo y sacrificio sin igual en nombre de la paz, la libertad y la justicia.

    Nuestra victoria tuvo un precio atroz. En los combates, en los campos de concentración, en los territorios ocupados, en Leningrado sitiado, en la retaguardia murieron casi 27 millones de ciudadanos. Fue destruido un tercio del patrimonio nacional del país, 1710 ciudades, más de 70.000 aldeas y pueblos, innumerables fábricas, miles de kilómetros de vías férreas.

    Hoy, en el día de duelo por los acontecimientos de aquellos tiempos, no podemos dejar de honrar a los caídos, pasar por alto las páginas trágicas de nuestra historia común. Debemos de hacer memoria sobre su importancia y sus enseñanzas.

    — ¿Cuál es el principal aprendizaje de la guerra?

    Quizás lo principal es que, con un ejemplo dramático tan excepcional, todos nos dimos cuenta de que ante una amenaza común, a pesar de las diferencias políticas e ideológicas, sin importar los resentimientos y las contradicciones, todos los países y pueblos pueden unirse, fortalecerse y resistir a un enemigo común. Hoy, en nuestro mundo dividido por contradicciones, con muchas líneas de confrontación, donde existen muchas amenazas comunes, esta lección es más que relevante.

    Conocemos bien que la victoria se logró gracias a los esfuerzos conjuntos de los países que participan en la coalición anti hitleriana. Es incuestionable la contribución de nuestros aliados, Estados Unidos y Gran Bretaña, quienes el 6 de junio de 1944 abrieron el segundo frente en Europa occidental, y quienes además nos proporcionaron una considerable ayuda material con suministros por un total de 16.6 millones de toneladas de diversos cargamentos, desde alimentos hasta equipos militares. Los rusos siempre estarán agradecidos por la solidaridad demostrada por los socios occidentales en la fraternidad militar de aquellos tiempos.

    Pero al mismo tiempo por siempre recordaremos el peso irreparable de la lucha que soportó el pueblo soviético.

    Durante casi cuatro años, el frente soviético-alemán retuvo en efecto la mayor parte de las fuerzas y los medios de Alemania, el 72% de su cantidad total. En el frente soviético-alemán fueron derrotadas 607 divisiones enemigas, mientras en los campos de batalla de Europa Occidental fueron derrotadas 269 divisiones.

    Las pérdidas de Alemania y sus aliados en el frente soviético-alemán ascendieron a 7, 8 millones de bajas, las perdidas en equipamiento militar y armamento representaron el 75 %, cifra que es cuatro veces mayor a lo perdido entre los campos de batalla de Europa Occidental y el Mediterráneo.

    Fue justamente en el Frente Oriental donde fueron socavados los cimientos materiales e de infraestructura del Tercer Reich, siendo ese factor el principal y decisivo en la lucha contra el fascismo.

    La segunda lección que permanecerá para siempre en la historia, independientemente de las tendencias políticas y los estados de ánimo ideológicos de los tiempos cambiantes, es la siguiente.

    Liberando a los demás países y pueblos del nazismo, solo durante la ofensiva militar en Europa, las Fuerzas Armadas de la URSS perdieron más de un millón de personas, de los cuales (en miles): en Polonia - 600.2, Checoslovaquia - 139.9, Hungría - 140, 0, Alemania - 102.0, Rumania - 69.0, Austria - 26.0, Yugoslavia - 8.0, Estonia - 67.1, Letonia - 130.2, Lituania - 137.2, Moldavia - 18.7, Ucrania - 994.4, Bielorrusia - 2136.0.

    Cientos de miles de soldados soviéticos están enterrados en tierras europeas. 12 mil personas fallecieron durante la liberación del noreste de China y el norte de Corea.

    Gran parte de lo alcanzado hoy por los países europeos y asiáticos se cimienta en la vida de los soviéticos.

    — ¿Que podría contarnos sobre la cooperación internacional de aquellos años?

    A pesar de toda la tragedia, la guerra ha enriquecido la historia con la experiencia de cooperación internacional de diferentes países. Y la victoria fue un punto de inflexión en el desarrollo social mundial, sentó las bases para los cambios profundos en la alineación de las fuerzas sociales y nacionales en el escenario internacional. La victoria creó los antecedentes para la reconstrucción del mundo sobre los principios democráticos y de renovación social.

    Confirmó la vitalidad de las tendencias progresistas del siglo XX, el anhelo de los pueblos de un orden social más justo y seguro. Las Naciones Unidas, surgidas del espíritu de esa de victoria, se convirtieron en el modelo de estas tendencias como el reflejo de la aspiración de todos los pueblos de tener acciones consolidadas en la decisión del destino del mundo.

    — Desafortunadamente no todas las esperanzas se hicieron realidad. El mundo vuelve a experimentar tiempos difíciles de división. ¿Quizás valdría la pena mirar hacia atrás para no perder las oportunidades que aun se tienen?

    La guerra quemó con dolor y sangre los corazones y las almas del pueblo soviético. No pasó por alto a casi ninguna familia. Mi padre y mi suegro combatieron, ambos pasaron por el crisol de las batallas más brutales: la Batalla de Kursk, la ofensiva Jassy-Kishinev y otras. Mi padre terminó la guerra en Bulgaria, mi suegro en Polonia. Ambos tenían muchas condecoraciones y también heridas de guerra. Para mi esposa y para mí, el recuerdo de aquellos años es imperecedero, es parte de nosotros mismos y de nuestras propias vidas.

    Hoy, en el 80 aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial, inclinamos nuestras cabezas con profundo respeto hacia los héroes y volviendo a su historia nos damos cuenta plenamente que su comprensión es la elección del camino hacia el futuro. Y esta debería ser la tercera lección para nosotros.

    Tema:
    75 aniversario de la victoria sobre el nazismo (29)
    Etiquetas:
    guerra, URSS, Rusia, Uruguay, Segunda Guerra Mundial
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik