Widgets Magazine
01:47 GMT +318 Octubre 2019
En directo
    Qué pasa

    Netanyahu: ¿se aferra al poder con uñas y dientes?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 102
    Síguenos en

    Los resultados de las elecciones parlamentarias en Israel a primera vista muestran un bloqueo. La coalición Azul y Blanco de Benny Gantz obtuvo 32 asientos frente a los 31 logrados por el Likud, el partido del primer ministro, Benjamín Netanyahu. Los números para formar Gobierno, pero sobre todo para que el premier conserve su sitio, no dan.

    Los calculistas

    En Israel, y sobre todo en la Kneset, su Parlamento, las matemáticas están a la orden del día, y operaciones tan sencillas como sumar o restar en cifras de dos dígitos, resultan ser todo un enigma para esta ciencia.

    Según los calculistas y sus calculadoras, Netanyahu alcanzaría un total de 55 voluntades en el legislativo, mientras que Gantz, 43. Pero puestos a especular, si la Lista Conjunta árabe lo apoyara de forma externa sin pretensiones de entrar en el Gobierno, llegaría a 56.

    Sea como fuere, ninguno de los dos candidatos alcanzaría el número mágico de 61 que le permita hacerse con el cargo de primer ministro, una posición que Netanyahu ocuparía por cuarta vez, y la tercera al hilo.

    ¿Gatopardismo?

    Lo cierto es que los números estarían indicando que Israel busca un cambio: en las pasadas elecciones de abril, Netanyahu obtuvo 35 escaños, mientras que en éstas, 31. El periodista y analista internacional Pablo Jofré Leal subraya que el cambio que busca la sociedad de Israel es aparente.

    "Aquí hay que ser muy claros: Benny Gantz y Benjamín Netanyahu no tienen diferencias fundamentales. Azul y Blanco y el Likud, y los partidos que los apoyan, tienen diferencias más bien coyunturales, muy de superficie. […] En esencia, en lo verdaderamente importante, la mayoría de los partidos de Israel comparten absolutamente los puntos fundamentales que mantienen la situación de conflicto en la zona", indica el analista.

    ¿Juez y parte?

    En este punto, y con muchos menos escaños —nueve en total—, Avigdor Lieberman, líder del ultraderechista Israel Nuestro Hogar, tiene mucho que decir. Y una de las cosas que ha dicho por activa y por pasiva, es que no quiere que su antiguo jefe repita en el sillón.

    Así, quien ha sido ministro de Defensa del propio Netanyahu y que lleva casi dos décadas ostentando altos cargos gubernamentales, se decanta por un un Gobierno de unidad de fuerzas seculares: su partido, es decir, Israel Nuestro Hogar, Likud y Azul y Blanco. Pero en esta mesa no habría un lugar para el actual premier.

    Jofré Leal se retrotrae al pasado reciente para fundamentar el accionar de Lieberman. "Lo que comienza como una crisis política a partir de la renuncia de Avigdor Lieberman en noviembre del año 2018 a formar parte del Gobierno de Benjamín Netanyahu, mostraba una aspiración a poder llegar al cargo de primer ministro, o sentar las bases para el futuro".

    El experto recuerda que Lieberman salió del Gobierno de Natanyahu bajo la acusación de que se favorecía mucho a los sectores ultraortodoxos. "Pero en el fondo de eso, claramente había ambiciones políticas. La crisis del Gobierno de Netanyahu generó el llamado a elecciones que tuvieron lugar el pasado abril y que derivaron en la imposibilidad de conformar un Gobierno de mayoría, […] [lo que a su vez] obligó a generar esta otra elección", indica Jofré Leal.

    ¿Vale todo?

    Mientras, en plena jornada comicial, Netanyahu violó tres veces las leyes electorales. Concedió dos entrevistas de radio: una a la de derechas Kol Hai, y otra a Galey Israel. Y es que según la sección 129 de la Ley Electoral de Israel, los candidatos tienen prohibido brindar entrevistas de radio y televisión desde las 19:00 hora local de la noche anterior al día de las elecciones.

    En este sentido, Jofré Leal señala que "los israelíes están cansados de este tipo de tretas de un político como Netanyahu para seguir en el poder, incluyendo las violaciones manifiestas de las reglas electorales, como encuestas prohibidas, entrevistas ilegales, encaminadas a mantenerlo en el poder".

    "Netanyahu quiere mantenerse en el poder, no sólo por una cuestión estratégica política israelí: es porque quiere también blindarse ante las acusaciones y tener que responder por los delitos cometidos en sus anteriores Administraciones", concluye Pablo Jofré Leal.

     

    Etiquetas:
    elecciones, Avigdor Lieberman, Benny Gantz, Benjamín Netanyahu, Israel
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik