En directo

    Trump, ¿dinamitado por Bolton y Pompeo?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 180
    Síguenos en

    Inquietantes. Así resultaron para el presidente de EEUU, Donald Trump, dos noticias que publicó recientemente el periódico The New York Times, como siempre, aludiendo a 'fuentes familiarizadas' o 'cercanas' a esas situaciones. Tan inquietantes resultaron que el propio inquilino de la Casa Blanca salió al cruce para desmentirlas ferozmente.

    Trump tiene la mecha corta y explotó. En menos de una semana The New York Times publicó dos informaciones que el mandatario repudió y desmintió. La primera de ellas, en orden cronológico, señala que según un sondeo interno que realizó una encuestadora al servicio del jefe de Estado norteamericano, si hoy hubiera presidenciales en EEUU, Trump las perdería en favor del demócrata Joe Biden, ex vicepresidente del país durante la Administración de Barack Obama.

    El analista militar Gustavo Morales Delgado observa ciertas incoherencias en estas supuestas encuestas filtradas. "Yo recuerdo a Tom Hanks, por ejemplo, diciendo que Donald Trump sería presidente cuando llegaran platillos volantes [voladores] y de ellos bajaran dinosaurios con capas rojas. En estos momentos dentro de los republicanos Donald Trump no tiene parangón. El 84% de los republicanos está muy cómodo con él. Fundamentalmente son votantes hombres blancos de mayor edad".

    "Por su parte, en frente [Trump] tiene a [los demócratas] Joe Biden y a Elizabeth Warren que tendrán que batirse por saber quién será el que tenga el apoyo de los demócratas. Parece que en este caso va ganando Elizabeth Warren con el 64%", apunta el también asesor en conflictos internacionales.

    La otra revelación de The New York Times es más grave, por el contenido y la forma. El contenido afirma que EEUU ha estado realizando ciberataques contra Rusia. Una publicación que, previa a ver la luz, habría contado con la bendición de funcionarios del riñón del presidente para ser aireadas: su Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, y del comandante del Cibercomando de EEUU, general Paul M. Nakasone, a través de sus portavoces.

    Más información: The New York Times al presidente Trump: "Acusar a la prensa de traición es peligroso"

    La forma, es mucho más oscura y siniestra si cabe: dice que el presidente ignora estos ataques porque tanto el Pentágono como la Inteligencia de EEUU confesaron al medio sentirse reticentes a la hora de compartir con Trump detalles sobre las operaciones antirrusas, temiendo su reacción o que pudiera revelarlos a funcionarios extranjeros.

    Entonces, Trump explotó en punto contra ambas publicaciones. "Los medios de comunicación falsos (corruptos) dijeron que tuvieron una filtración en las encuestas realizadas por mi campaña que, por cierto y a pesar de la falsa y nunca terminada cacería de brujas, son los mejores números que hemos tenido. Informaron los números falsos que inventaron y ni siquiera existen. ¡GANAREMOS DE NUEVO!", disparó el mandatario contra la primera de ellas.

    "¿Crees que el fracasado New York Times acaba de hacer una historia que afirma que Estados Unidos está aumentando sustancialmente los ataques cibernéticos contra Rusia? Este es un acto virtual de traición por un gran periódico tan desesperado por una historia, cualquier historia, aunque sea mala para nuestro país. ¡TAMPOCO ES VERDAD! Hoy todo vale en nuestros Medios de Comunicación Corruptos. ¡Harán, o dirán, lo que sea necesario, sin ni siquiera pensar en lo más mínimo en las consecuencias! Estos son verdaderos cobardes y sin duda, ¡EL ENEMIGO DEL PUEBLO!", lanzó contra la segunda.

    "Los ataques que se están produciendo en la nueva guerra, que es la guerra cibernética, se están produciendo dentro del 'Estado profundo' de la Unión [EEUU] que es incontrolable, en la que se manejan más bien los altos funcionarios que la voluntad política de los presidentes", explica Morales Delgado.

    El analista señala que pese a los relevos que ha realizado dentro de la Agencia Central de Inteligencia [CIA], Donald Trump, "todavía tiene mucho trabajo que hacer, tanto dentro del FBI –que también tiene una acción exterior– como de la Agencia Nacional de Seguridad [NSA] donde está funcionando el Estado profundo y donde se intenta hostilizar y mantener la imagen de un enemigo público exterior a los EEUU, donde el caso de Rusia es sintomático".

    En de la misma semana en que The New York Times publicaba estas informaciones, la demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU Nancy Pelosi criticó en una entrevista la política antiraní de… ¿Trump? "No tenemos ningún interés en ir a la guerra [con Irán] o provocar [a ese país] para crear situaciones que conlleven respuestas en las que se puedan cometer errores", dijo.

    Unas responsabilidades que endilgó a Trump, cuando no está del todo claro que sea así, al cuestionar la "motivación para su actitud provocativa con los iraníes". Acusó al inquilino de la Casa Blanca por "agravar los problemas entre EEUU e Irán".

    Justo en este punto hay que considerar que el mes pasado The Washington Post filtró un informe que señala que Trump alega que dos de sus halcones, Mike Pompeo y John Bolton, son quienes aúpan una guerra con Irán y que se decantan por aumentar la escalada de tensión entre Washington y Teherán. Algo que cuadraría con lo que publica The New York Times, en el sentido de que el Pentágono y la Inteligencia de EEUU son reticentes de compartir con Trump detalles sobre las operaciones antirrusas.

    Tema relacionado: "A Irán no le sale rentable sabotear los petroleros"

    También cuadraría con una publicación de este domingo del medio japonés Japan Today que, citando a una fuente gubernamental, apunta a que Tokio argumentó que el vídeo que difundió EEUU sobre el incidente de los dos buques petroleros en el Golfo de Omán no basta para culpar a Irán y pidió pruebas más concretas a Washington. "No son pruebas definitivas que puedan probar el rol de Irán. Incluso si EEUU los confirma, no podemos decir simplemente que lo creemos", sentenció la fuente.

    Para Morales Delgado "es sintomático que un Gobierno tan dependiente de los EEUU como el japonés, haya pedido más pruebas de los presuntos ataques contra su petrolero. Sería tirar piedras contra tu propio tejado atacar a los petroleros japoneses que obtienen más de la mitad de la energía que precisan, del Golfo Pérsico, y entre ellos precisamente de Irán".

    Y es que a las pocas horas del suceso, los secretarios estadounidenses de Estado y el interino de Defensa, Mike Pompeo y Patrick Shanahan respectivamente, culparon a Irán de haber atacado a las embarcaciones. Además, el medio incidió en que una fuente cercana al primer ministro de Japón, Abe Shinzo, también ha sospechado en la veracidad de los documentos presentados por Washington sobre el papel de Irán en este incidente.

    Además: Atentados en el golfo de Omán: "El primer sospechoso es EEUU"

    Algo sobre lo que también opinó el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif. "Los ataques reportados contra petroleros relacionados con Japón se han producido mientras el primer ministro japonés estaba reunido con [el Líder de la Revolución Islámica de Irán] el ayatolá [Seyed Ali] Jamenei para mantener conversaciones amplias y amistosas […] algo sumamente 'sospechoso'", ironizó. 

    "En el Pentágono tienen muy claro que una guerra con Irán es a muy largo plazo, con un altísimo coste, y a la que EEUU no tiene ningún interés en entrar. Los muertos iraníes serán mártires, mientras que las bajas de los estadounidenses tendrán un coste electoral y esto lo sabe el Pentágono. Quizá la CIA y otros medios estén jugando a otras cuestiones", observa Gustavo Morales Delgado.

    Todo esto ocurre en vísperas del lanzamiento de Trump a la reelección. "Estaré anunciando mi candidatura a mi segunda contienda presidencial en compañía de la primera dama Melania, el vicepresidente Mike Pence y su esposa Karen Pence el 18 de junio en Orlando, Florida, en la sede de Amway Center". ¿Será todo una gran coincidencia?

    Etiquetas:
    tensión, The New York Times, elecciones, Donald Trump, Irán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook