21:40 GMT +316 Octubre 2018
En directo
    Qué pasa

    Occidente vuelve a hacer el ridículo con Rusia

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    5131

    Reino Unido, Estados Unidos y Países Bajos, vuelven a caer allí mismo: bajo. Han vuelto a apuntar con sus índices a Moscú –de forma retroactiva– en este caso de ciberataques masivos contra diferentes organizaciones, entre ellas la WADA y la OPAQ. Según declaran, las operaciones habrían sido realizadas por agentes de la inteligencia rusa.

    Encallados en el dique seco de la falta de pruebas, y con idéntica escasez de recursos creativos que les permita presentar un nuevo 'invento', a Reino Unido, Países Bajos y Estados Unidos no les quedó otra opción que echar mano a desgastados libretos. Libretos que son de ciencia ficción –porque su falta de pruebas les aleja de la realidad– y de un pasado relativamente reciente, para volver a cargar las tintas contra Rusia.

    En un mundo en que las noticias viajan cada vez más rápido, y pronto unas solapan a otras, de forma coordinada los tres países presentaron un 'ayuda memoria' para refrescarle a la aldea global de que Rusia ha sido, es, y seguirá siendo el malo de la película. No sea cosa que a alguien se le olvide.

    Así, han montado un verdadero Teatro del absurdo, casi como un homenaje a su propia cultura, por tratarse de un género cuyos orígenes precisamente se ubican en dramaturgos estadounidenses y europeos. Y es que la incoherencia, el disparate y lo ilógico, son rasgos muy representativos de estas obras.

    Nuevo capítulo del 'highly likely'

    Sin tapujos, y sin vergüenzas, estas tres naciones occidentales han llegado a acusar directamente al Kremlin de ser responsable de una serie de ataques (o intentos de ataques) cibernéticos en todo el mundo.

    El Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido concluyó que "varios actores cibernéticos que han estado realizando ataques en todo el mundo son, en realidad, el Departamento Central de Inteligencia de Rusia (GRU, por sus siglas en ruso)", según un comunicado emitido por el Gobierno británico.

    Más información: Embajada rusa exige al Reino Unido que comparta información sobre ciberataques

    Los ataques en cuestión irían desde intentos de socavar la WADA hasta "interrumpir los sistemas de transporte en Ucrania y desestabilizar las democracias y atacar a negocios". A renglón seguido, el comunicado enumera una serie de ataques específicos, de los que es "casi seguro" que el responsable es el GRU. 

    Pocas horas más tarde, el Gobierno de los Países Bajos anunció  que en abril de 2018 deportó a cuatro ciudadanos rusos por planificar un ciberataque contra la OPAQ. Del mismo modo, Ámsterdam afirma que la operación fue organizada por el GRU.

    Mientras, y también pocas horas más tarde, el Departamento de Justicia de EEUU presentó cargos contra siete oficiales rusos de inteligencia militar, acusándoles del 'hackeo' de agencias antidopaje y federaciones deportivas estadounidenses e internacionales y de la filtración de datos relacionados con 250 atletas de unos 30 países. Indican que los sospechosos también realizaron ataques cibernéticos contra la empresa de energía nuclear Westinghouse Electric Corporation, la OPAQ y un laboratorio suizo.

    Para el Dr. en Geopolítica de la Universidad de Pisa, Rolando Dromundo, esta situación "evidencia la división que hay a la interna de la Unión Europea sobre la posición que se tiene que tener ante Moscú. Y por otro lado, EEUU intenta con elementos como estos, polarizar la posición en un momento en que en la UE hay voces que dicen 'busquemos tener una posición unida con Europa, tener una política de defensa común'. Y por otro lado hay quienes se han mostrado contrarios a esta lógica". 

    El analista incide en que "cualquier acusación se tiene que sustentar con pruebas porque ya los británicos se han equivocado más de una vez al acusar de manera apresurada y luego tener que echarse para atrás. Aquí el asunto es que a EEUU le conviene –y por eso utiliza a sus aliados– mantener el tono de confrontación contra Rusia porque va en la línea de la política exterior de confrontación que quieren seguir en diversos frentes".

    "Es curioso que no haya en estos momentos estas denuncias en Alemania o en Francia que son países que han tenido una actitud diferente en términos de cómo manejar esto, de cómo querer reestructurar la relación como Europa con respecto a Rusia", observa Dromundo.

    Moscú rechaza rotundamente estas acusaciones

    La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, calificó las acusaciones de Londres como "mezcla de perfume infernal" y de fantasías infundadas. "Sin ninguna distinción, en un solo frasco —o, quizás, un frasco de un perfume de Nina Ricci— se ha mezclado todo: el GRU, los espías cibernéticos, los 'hackers' del Kremlin y la WADA. Es una mezcla de perfume infernal. (…) La prolífera imaginación de nuestros colegas del Reino Unido realmente no tiene límite. (…) ¿Quién inventa todo esto? Me gustaría ver a estas personas". expresó la funcionaria en conferencia de prensa.

    En Europa todavía queda sensatez

    En este contexto, y tras esta puesta en escena de los tres países, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, salió al paso, como para dejar claro que no toda Europa comparte lo que dictan desde Londres o Washington. Declaró que Europa solo podrá consolidar un sistema de seguridad de largo alcance en cooperación con Rusia.

    Tema relacionado: Cancillería rusa: Moscú nunca organizó ciberataques contra la OPAQ

    "Pese a todo lo que pasa en Rusia, o no sucede como debe ser, no debemos olvidar que somos vecinos y que solo podremos conformar una arquitectura de seguridad de larga data en cooperación con Moscú", indicó. Juncker recordó que Europa es el continente más pequeño, algo que muchos europeos desconocen. Ante el Parlamento de Austria, remachó: "Pensamos que seguimos siendo los amos del mundo, pero el mundo no necesita amos".

    "Coincido completamente con esa declaración de Juncker. Juncker es un realista puro, es una persona muy pragmática que entiende perfectamente la situación política y geopolítica de la UE y sabe que se tiene que tener una actitud diferente con Rusia de la que tiene EEUU. Los países miembro de la UE no se pueden permitir estar en una eterna confrontación con Rusia y tienen que buscar otros esquemas de convivencia: primero porque comparten una frontera gigante, y por otro lado porque al final es el vecino y hay una interdependencia en varios sentidos: energética y comercial, que obviamente no pueden permitirse llevarse a una confrontación que el único que toma beneficio de esto es EEUU", concluye Rolando Dromundo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    acusaciones, ciberataque, WADA, Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, Países Bajos, Reino Unido, EEUU