En directo

    Europa a los navajazos

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 70
    Síguenos en

    Como a la vida. Así se aferra la canciller alemana, Angela Merkel, al poder. Lo logra in extremis, cuando parecía que su castillo de arena se desbarataba ante una ola brutal que desató su ministro del Interior y líder de la CSU – socio de la CDU de Merkel en el Gobierno –, Horst Seehofer, quien amenazó con dimitir por el tema migratorio.

    La ola de migrantes favorecida por la propia Merkel en 2015 se convirtió en un tsunami imparable que a punto estuvo de arrastrarla y arrancarla del sillón que ocupa en el poder desde 2005, hace 13 años. Finalmente, Seehofer logró torcerle el brazo.

    Merkel entendió que el ultimátum lanzado el domingo por su ministro, quien amenazó con dimitir de todos sus cargos – lo que según analistas presumiblemente arrastraría a la canciller al abismo –, no tenía pinta de farol. 

    Entonces, el 2 de julio la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) y Unión Demócrata Cristiana (CDU), llegaron a un acuerdo que prevé establecer, en la frontera de Alemania con Austria, centros de tránsito para solicitantes de asilo previamente registrados en otros Estados de la UE. Desde esos centros, serían enviados a los países por los que entraron en el espacio comunitario. 

    No te lo pierdas: Inmigración en Europa: sálvese quien pueda

    Las palabras de Merkel tras lograr el pacto, la retrataron: "Es lo que fue importante para mí", dijo. Al respecto, el presidente del Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia, Fernando Moragón, explica que estas expresiones dejan traslucir la actitud de Merkel.

    "Sí, (es importante) para ella (Angela Merkel), para sobrevivir en el poder, en ese sentido lo entiendo yo", subraya el analista. "Actualmente la debilidad de la CDU y de la canciller Merkel es máxima en toda su carrera política. Tenemos que tener en cuenta que ella depende de una coalición con la CSU, pero la CSU bávara está cada vez más rebelde por el tema de la migración. No olvidemos lo que está detrás de esta protesta de la CSU", observa.

    Ante esta inesperada resolución teutona, Austria se parapetó. Una declaración conjunta firmada por el canciller federal Sebastian Kurz, el vicecanciller Heinz-Christian Strache y el ministro del Interior Herbert Kickl, reza:

    "El acuerdo entre la CDU y la CSU indica que Alemania desea poner en marcha medidas nacionales para combatir los flujos migratorios, y si este acuerdo se convierte en uno del Gobierno alemán, nos veremos obligados a tomar medidas para evitar desventajas para Austria y su pueblo. Por lo tanto, el Gobierno federal está dispuesto a tomar medidas para proteger nuestras fronteras del sur, en particular".

    En la frontera sur de Austria, se encuentra Italia, que precisamente el 29 de junio amenazó con bloquear una resolución del bloque que se reunía en Bruselas en torno al tema migratorio. Finalmente, aceptó la propuesta preliminar de crear centros controlados de migrantes en territorio europeo, esos que pactó el Gobierno alemán, distribuir a los inmigrantes irregulares que lleguen a los Estados que mayor afluencia reciben, como es el caso de Italia. 

    Pero Italia puso condiciones: solo si esa propuesta cuenta con el apoyo unánime de la UE; si incluye una reforma de la normativa de Dublín —que regula el asilo en la UE y que indica que un migrante debe ser fichado en el primer país al que llega, y no puede desplazarse hacia otro destino más al norte; y si son varios los países que participan en el reparto de los flujos migratorios.

    Entonces, las palabras del presidente de Francia, Emmanuel Macron, surgieron aturdidoras: decidió y afirmó que su país no habrá centros para inmigrantes, ya que estos "estarán en países de primera llegada y Francia no lo es". Y por si no había quedado claro a quién iba dirigido el mensaje, apuntó que "la ley internacional establece que el país más cercano al rescate debe ceder su puerto". Macron realizó dos disparos contra Italia por el precio de uno. Y ya que estamos, contra Grecia y España.

    Además: Migración y más allá: sin reformas la eurozona está "permanentemente expuesta al peligro"

    En este sentido, Moragón afirma que las discrepancias en la Unión Europea son más que obvias. "Los propios austríacos dijeron hace unos días que la solución era clara, que era llevar el Ejército a las fronteras y así las impermeabilizaban".

    "Las acusaciones entre Macron y el Gobierno italiano son ya constantes. Esto es ya una jaula de grillos, esto no tiene ya ninguna solución. Cada país está en el ‘sálvese quien pueda, y lo que van a hacer es básicamente dos cosas: cada uno intentará hacer la política que más le conviene – aquí ya no hay UE, esto ya es retórica, porque cada país defiende sus propios intereses, perjudicando si hace falta al socio de la UE –. Y luego, la otra política que se va a practicar es la que ya se inició en Turquía, es decir, a ver qué podemos hacer para evitar los flujos migratorios: pagar a los países de tránsito para que no les dejen pasar", explica Fernando Moragón. 

    Además:

    Casi la mitad de los alemanes abogan por la dimisión de Merkel
    Política alemana llama a Merkel a reaccionar ante medidas migratorias unilaterales
    Trump ahoga a Merkel en el mar Mediterráneo
    Sánchez se reúne con Merkel y Tsipras en el marco del Consejo Europeo
    Un 75% de los alemanes duda que Merkel resuelva el problema migratorio
    Etiquetas:
    debate, crisis, migrantes, UE, Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), Unión Social Cristiana (CSU), Emmanuel Macron, Horst Seehofer, Angela Merkel, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook