Widgets Magazine
En directo
    Al contado

    Guerra comercial: ¿es China el titiritero?

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    1150

    China ya sabe de qué pie cojea EEUU y avisa que allí mismo es donde le aplicará un golpe de arte marcial combinado con técnicas de pugilato y que dejarán fuera de combate al país norteamericano. Así lo declaró Wei Jianguo, ex viceministro del Ministerio de Comercio y responsable de comercio exterior al periódico South China Morning Post.

    "China no solo actuará como un maestro de kung-fu en respuesta a los trucos de EE.UU., sino también como un experimentado boxeador que puede dar un golpe mortal al final", fue la frase exacta que soltó el exfuncionario al medio del gigante asiático.

    Pero Wei desveló algo que va más allá, al afirmar que quienes toman decisiones en el Gobierno chino ya entienden completamente el patrón de comportamiento EEUU en las negociaciones comerciales. Entonces, dejó ver la estrategia de Pekin: incidió en que tiene "no sólo la determinación y la capacidad, sino también la voluntad de librar una guerra prolongada".

    Para el economista Luis Palma Cané es muy grave lo que está provocando esta guerra comercial desatada por el presidente de EEUU, Donald Trump. Califica como anacrónica la posición que dio origen a este conflicto comercial y que empezó con el slogan de su campaña 'America first'.

    "Lo que es un error son las formas, la manera de negociar esto: con prepotencia, con autoritarismo, con idas y venidas", manifiesta el experto al mencionar las numerosas cumbres que se han realizado entre representantes de ambos países para encarrilar las negociaciones.

    Te puede interesar: La razón por la que las negociaciones entre Pyongyang y EEUU están en un punto muerto

    El economista subraya que Pekín tiene dos armas potentes para atacar a Washington en esta guerra comercial, por fuera de los aranceles que pueda aplicar a sus importaciones a los productos estadounidenses.

    "Una que ya está usando, que es la devaluación de su moneda, el yuan […] lo que implicó ya una devaluación del 5,2% en lo que va del año, cosa que para la estabilidad del yuan este movimiento del tipo de cambio es muy grande".

    "Pero hay otra herramienta que es mucho más peligrosa que tiene China, que son los Bonos del Tesoro norteamericano. Si empieza a largar [vender] los bonos, hace un desastre: bajaría muchísimo el precio de los bonos, subiría enormemente la tasa de interés, lo cual aumentaría brutalmente, no sólo el costo de endeudamiento de EEUU –que ya supera uno a uno su PIB– y además perjudicaría a todos los países del mundo, especialmente a los emergentes fuertemente endeudados, como la Argentina", avisa el analista.

    Asimismo, esta guerra comercial provocada por EEUU, produce daños en los dos bandos. Así, el fuego amigo alcanzó a Apple, una de las empresas estadounidenses más claramente afectadas pero por las medidas aplicadas en su país de origen.

    Además: Las sanciones de EEUU ponen en duda el futuro de Huawei

    En este sentido, cabe recordar unas declaraciones en formato tuit del inquilino de la Casa Blanca: "Las conversaciones con China continúan de una manera muy agradable. No hay necesidad de correr, en lo absoluto, ya que los aranceles en este momento están siendo pagados a EE.UU por China".

    Nada más alejado de la realidad, según el propio asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow. En una entrevista que le realizó la cadena Fox News admitió que en cierta medida los negocios y consumidores de EEUU son quienes afrontan y pagan la suba de aranceles por parte de Trump. No obstante matizó que "de hecho, ambos lados lo pagarán".

    "Una vez más Trump, o es un ignorante, o miente. O una combinación de las dos. Porque decir que los aranceles los paga la comunidad china, es ignorar el mecanismo del comercio exterior", sentencia Palma Cané.

    El economista lo grafica con un ejemplo. "Vamos a suponer que China exporta [a EEUU] un vaso que le cuesta al consumidor americano 1 dólar. Si a ese vaso lo grava la Administración norteamericana con un 25%, evidentemente el consumidor americano va a pagar 1,25 dólares, salvo que el importador reduzca su margen, cosa que es bastante dudable, y si lo hace va a provocar un cimbronazo en la actividad global del producto bruto. De manera que está claro que no es China quien paga los aranceles, sino que en última instancia lo pagan quienes utilizan la manufactura del producto chino, como es el caso de Apple, que es quizá el ícono de lo que está pasando, y eso va a repercutir en un precio mayor para el consumidor americano".

    No te lo pierdas: "La rivalidad entre EEUU y China acerca a Pekín y a Moscú"

    Pero para Palma Cané hay más cosas que subyacen. "En el fondo de esto el tema que está dando vueltas es que detrás de todo esto del déficit, EEUU pretende cambiar el modelo económico de China, con lo cual eso es un límite para Xi Jinping que es el mandamás de China que tiene un poder fenomenal y que no tiene ningún interés en cambiar el modelo de capitalismo socialista".

    Los conceptos de Palma Cané coinciden con unas manifestaciones del presidente chino en un discurso que pronunció en Pekín. "Pensar que la raza y la cultura propias son superiores a otras e insistir en transformar, o incluso reemplazar, a otras civilizaciones es estúpido en su comprensión y desastroso en la práctica".

    "Uno de los puntos básicos [que reclama EEUU] es que [China] permita una mayor participación a las inversiones extranjeras, que respete la propiedad intelectual, que evite la transferencia forzada de tecnología… cosas que están bien, son razonables. Pero de ahí a pretender cambiar el modelo, en el que hay un partido único, etc., pretender mezclar esto con la política creo que es un error", concluye Luis Palma Cané.

    Etiquetas:
    economía, EEUU, China, guerra comercial
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik