06:25 GMT +318 Octubre 2018
En directo
    Al contado

    China entra a Europa por detrás

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    1140

    El pánico se hace carne en la Unión Europea, y Portugal se ha convertido en la alfombra roja de China para llevar adelante su nueva estrategia cuyo objetivo, entre otros, es contrarrestar los posibles inconvenientes que puedan surgir a cuenta del traspaso de tecnologías y propiedad intelectual, consecuencia de una posible guerra comercial con EEUU.

    La eléctrica Energías de Portugal (EDP) puede convertirse en la primera ficha de dominó que caiga a los pies de China, en lo que en Occidente ya bautizaron como una 'invasión' de capitales chinos que hay que evitar a toda costa.

    Además: España, Francia, Italia y Portugal piden eliminar obstáculos a las inversiones energéticas

    Todo empezó el pasado 11 de mayo cuando la estatal China Three Gorges lanzó una OPA (Oferta pública de adquisición) sobre el 100% del capital de EDP, de la que ya posee el 23% de las acciones. Pero esta historia se remonta un poco más atrás en el tiempo, cuando para el país luso ver la luz al final del túnel formaba parte sólo de sus fantasías.

    En 2011, China Three Gorges adquirió su primera participación en EDP. Ocurrió luego de que Portugal solicitara el rescate al FMI y a la UE. La actual oferta en efectivo por el resto de EDP le daría a la estatal china, potestades en una extensa red de distribución eléctrica en Portugal y España, así como proyectos eólicos e hidroeléctricos en Brasil y EEUU.

    Mientras, para Portugal sería un tejido más de una relación que se extiende como una telaraña. Y es que como parte del rescate, State Grid of China compró una participación en la distribuidora de electricidad de Portugal, REN-Redes Energéticas Nacionais. La china Fosun Group es la principal inversora en la entidad bancaria Banco Comercial Português y controla la empresa de seguros Fidelidade y la operadora de hospitales Luz Saúde.

    Te puede interesar: China clava una estaca en el corazón de la UE

    En Europa y EEUU se saborea el terror ante este movimiento del gigante asiático – que ya se da por hecho –, al interior de uno de los miembros del bloque, por las ramificaciones que tendrá. Un pavor que contrasta con la congratulación del primer ministro luso, António Costa, quien ve con sus mejores ojos esta inversión directa de Pekín, aunque ello signifique la pérdida de control de una empresa emblemática, en un sector clave.

    Yuan, la moneda china
    © AFP 2018 / Stringer
    Pero el pánico no puede ocultar la verdad. Si echamos la vista atrás, veremos que fue la propia UE la que se puso la trampera, la que ahora la absorbe como un agujero negro y no la suelta. Y es que España fue uno de los primeros países a los que Bruselas obligó a rescindir la llamada golden share (acción de oro) y permitir la entrada de empresas extranjeras e inversores, en sectores estratégicos como el petrolero, el gasista, y el eléctrico: intimó a Madrid a salir del capital de las empresas y a privatizar Repsol, Endesa, Enagás y CLH.

    Eran todo risas en aquella época en la que a los mandatarios de turno, los ojos se les abrían como platos al tener ante sí las arcas estatales rebosantes. Una Administración socialista fue la primera beneficiada, seguida por la época de José María Aznar. Todo para hacer frente al déficit público. Pero esa misma liquidez que sirvió para llenar las arcas del Estado, ahora provoca que todas las energéticas estén en manos de fondos internacionales.

    El profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco, Joaquín Arriola, señala que  "esto ocurrió como una especie de peaje que había que pagar para la incorporación a la UE, y después acelerando la privatización con la crisis económica y la necesidad de financiación que tenía el Estado".

    En este proceso, explica el analista, "lo primero que hizo el Gobierno portugués, a diferencia del español, que si el Gobierno chino a través de una empresa pública china, Three Gorges, toma el control de EDP, fue garantizar la localización portuguesa de la sede de la empresa matriz. Segundo, garantizar la permanencia en Portugal de los activos".

    En este sentido, Arriola indica que "ha habido una negociación por la cual los intereses de los portugueses, defendidos por su Gobierno, y los intereses de los chinos, defendidos por la empresa que quiere hacerse con su control, han llegado a un pacto, cosa que no ocurrió con el sector energético español, que simplemente se privatizó por las necesidades financieras del momento".

    Y ahora, esta OPA que lanzó China Three Gorges sobre EDP desvela al Gobierno de Mariano Rajoy, por el efecto dominó que pueda tener en el mercado eléctrico español. Sin ir más lejos, el ministro de Energía del país ibérico, Álvaro Nadal, ha dicho que lo están analizando "con muchísimo detenimiento y cuidado" y quieren elevarlo a consulta ante la Unión Europea.

    La 'invasión' económica china a Europa es un problema político, según Arriola. "Un problema político que no plantea el Gobierno portugués que ha llegado a un acuerdo de gestión de la empresa, favorable a los intereses de los ciudadanos portugueses, sino del resto del sector energético y de la clase política europea que no concibe que un sector donde la rentabilidad está garantizada, y es por tanto una actividad en la que se estaba lucrando el capital financiero europeo con gran tranquilidad, que ahora vengan competidores extranjeros extra europeos, en este caso chinos, a pedir un trozo del pastel". 

    No te lo pierdas: Así es cómo China está 'conquistando' Europa

    El profesor concluye así que ese es el tema de fondo: "las presiones de los bancos y de las grandes empresas energéticas europeas a sus Gobiernos para evitar que ese trozo del pastel vinculado a EDP deje de estar bajo su control".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    "EEUU no puede decirle a China cómo tratar a Venezuela"
    China pide sensatez a EEUU y Corea del Norte en su proceder
    Trump cede ante China en su guerra comercial a cambio de Corea del Norte
    Etiquetas:
    energía, China Three Gorges Corporation (CTG), Energías de Portugal (EDP), Europa, China