En directo
    Política
    URL corto
    La escalada de tensiones en Oriente Medio tras el asesinato del general Soleimani (158)
    10929
    Síguenos en

    Varios Gobiernos se pronunciaron a favor de la resolución pacífica del conflicto en Oriente Medio y llamaron a Irán y EEUU al diálogo tras los bombardeos lanzados por Teherán contra una base de EEUU en Irak.

    El Reino Unido

    El ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, advirtió que una guerra en Oriente Medio únicamente beneficiará a los terroristas.

    "Una guerra en Oriente Medio favorecerá solo a ISIS* y a otros grupos terroristas", aseveró Raab en un comunicado publicado en la web del Gobierno británico.

    Al mismo tiempo, condenó el ataque lanzado por Irán en la madrugada de este 8 de enero contra bases de Estados Unidos y la coalición antiterrorista en Irak y expresó su preocupación por los "informes sobre víctimas y el uso de misiles balísticos" por las fuerzas iraníes.

    "Instamos a Irán a renunciar a imprudentes y peligrosos ataques y a concentrarse, en cambio, en conseguir una urgente desescalada de la tensión", afirmó Raab.

    Por su parte, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, pidió el fin de nuevas represalias en Oriente Medio después de condenar el ataque de Irán en su primera intervención pública sobre la crisis internacional.

    "Irán no debería embarcarse en ataques peligrosos y temerarios, sino procurar una urgente reducción de la tensión", declaró en la sesión de control parlamentario.

    Johnson coincidió con el saliente líder laborista, Jeremy Corbyn, en su oposición a nuevas represalias y recrudecimiento de la violencia que puedan desatar otra guerra en la región.

    "Haremos todo lo posible para prevenir la escalada [de la crisis]", señaló en la Cámara de los Comunes.

    Corbyn elevó dudas sobra la legalidad de la operación de EEUU que causó la muerte del máximo comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI), el general Qasem Soleimaní, y de altos oficiales iraquíes en Bagdad el 3 de enero.

    "No corresponde al Reino Unido determinar esta precisa de la ilegalidad, no fue nuestra operación, pero la gente más razonable aceptaría que EEUU tiene derecho a proteger sus bases y a su personal", replicó.

    Presionado en la materia por el líder de la oposición, el primer ministro acusó al abatido general de armar a grupos revolucionarios de la región.

    "Ese hombre tenía sangre de tropas británicas en sus manos", espetó.

    Johnson prometió defender y proteger la "seguridad de los iraquíes" y apoyar a la "gente de Oriente Medio que sufrió en las manos del general Soleimaní y el CGRI".

    Apostó, no obstante, por la reactivación del acuerdo nuclear después de la crisis porque, según dijo en el Parlamento de Westminster, "es un armazón que se puede rellenar de sustancia de nuevo". 

    España

    Ninguno de los 550 efectivos militares que España tiene desplegados en Irak se encontraban en las bases atacadas por Irán, según comunicó el diario ABC, citando información procedente del Ministerio de Defensa español.

    "Las bases que han sufrido los impactos no contaban con personal perteneciente al contingente español destacado en ellas", señala el medio.

    Actualmente España tiene desplegados en el territorio iraquí cerca de 550 efectivos entre integrantes de las Fuerzas Armadas y Guardias Civiles.

    Estos efectivos, que en su mayoría se encuentran en la base española de Besmayah, a 60 kilómetros de Bagdag, se dedican principalmente al entrenamiento y formación de las fuerzas de seguridad iraquíes en el marco de la coalición internacional de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra el ISIS*.

    De acuerdo con la información de las autoridades españolas, ningún integrante de su despliegue se vio afectado por el lanzamiento de 22 misiles por parte de Irán.

    Ante la escalada de tensión en la región, España anunció el 7 de enero, en el marco de una decisión consensuada de la OTAN, la retirada de diez de los trece militares que realizaban misiones de adiestramiento de la Alianza Atlántica en Bagdad.

    ​Según explicó en declaraciones a la televisión pública la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, aquellos militares que se encontraban en una zona "más peligrosa" fueron desplazados a Kuwait.

    La vicepresidenta española aprovechó la ocasión para hacer "una llamada a la tranquilidad" tanto a EEUU como a Irán.

    "Ya vimos años atrás cuál es el resultado cuando no se actúa con la calma necesaria", señaló.

    Calvo explicó que la posición española en torno a la actual situación en Oriente Medio seguirá las decisiones de la Unión Europea y de la OTAN, conscientes de que Madrid juega un papel "modesto" en política internacional.

    No obstante, Calvo también señaló que España es una parte "modesta" pero "importante" porque "tiene tropas en zona de conflicto", por lo que la situación le afecta de forma directa.

    China

    El portavoz de la Cancillería china, Geng Shuang, declaró que China llama a todas las partes a actuar con prudencia y a resolver las discrepancias mediante el diálogo.

    "Llamamos a todas las partes a obrar con prudencia, esperamos que logren resolver las discrepancias y las desavenencias existentes por vía de diálogo, negociaciones y por otros medios pacíficos", dijo Geng Shuang a la prensa.

    Turquía

    El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró que Ankara no quiere acciones bélicas en la región debido a las tensiones entre EEUU e Irán que han alcanzado un nivel alarmante.

    "Las relaciones de Estados Unidos e Irán han alcanzado un nivel que nos preocupa mucho. No queremos que nuestra región se convierta en zona de acciones bélicas", destacó el mandatario.

    Erdogan aseguró que su país realiza "gestiones diplomáticas intensas para disminuir las tensiones y traer la paz a la región" y que seguirá "conversando con todas las partes" para impedir un "baño de sangre".

    "En este proceso mantendremos un diálogo constante con Rusia y el presidente [Vladímir] Putin", prometió.

    Siria

    La Cancillería siria manifestó que Damsco se solidariza con Irán tras sus ataques con misiles a bases militares de Estados Unidos.

    "Siria expresa su solidaridad absoluta con Irán (...), defiende su derecho a defenderse a la luz de las amenazas y agresiones estadounidenses y responsabiliza de las consecuencias a Estados Unidos", dice la nota citada por el canal de televisión estatal Ikhbariya. 

    El texto subraya que Washington es el mayor responsable de los conflictos en la región de Oriente Medio, e instó a que EEUU renuncie a los intentos de establecer su hegemonía.

    Colombia

    El Gobierno de Colombia manifestó su preocupación por los bombardeos que Irán lanzó contra dos bases en Irak e hizo un llamado a Teherán y a Washington a bajar la tensión entre ambas partes.

    "El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, sigue con preocupación los recientes sucesos en Irak, incluyendo los ataques en contra de bases militares de la coalición (anti ISIS, que lidera EEUU), que se ha adjudicado la Guardia Revolucionaria Iraní", indicó la Cancillería del país sudamericano en un comunicado.

    A través del texto, el Gobierno colombiano llamó a las partes "a trabajar con miras a evitar nuevas acciones que pongan en riesgo la seguridad internacional", al tiempo que abogó "por la pronta recuperación de la paz en la región".

    Uruguay 

    El Gobierno de Uruguay pidió que los países involucrados en el conflicto en Oriente Medio actúen con responsabilidad para evitar cualquier acción que signifique un riesgo para la paz.

    "Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores involucrados para que actúen con responsabilidad y prudencia, evitando cualquier acción que pueda significar un aumento de la tensión en Oriente Medio o un riesgo para la paz y la seguridad mundial", afirmó la Cancillería en un comunicado.

    La cartera subrayó que el Gobierno de Tabaré Vázquez "sigue con preocupación" los recientes acontecimientos en Oriente Medio, los cuales debilitan el "frágil equilibrio" de esa "convulsionada región".

    Esta situación "representa un grave riesgo para la paz y la seguridad internacionales; el diálogo y el respeto al derecho internacional son esenciales para la resolución pacífica de los diferendos entre las naciones y la violencia nunca puede ser un recurso para dirimir los conflictos entre las mismas", agregó.

    En la madrugada de este 8 de enero fueron bombardeadas instalaciones militares usadas por EEUU en Irak, incluidas la base de Ain al Asad en la provincia de Al Anbar (oeste) y otra en Erbil (norte).

    El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI), que asumió la autoría de los ataques, advirtió que se trata de una respuesta al asesinato del general Qasem Soleimaní en una operación especial de EEUU y amenazó con más represalias en el marco de lo que bautizó como la Operación mártir Soleimaní.

    Los ataques iraníes, según los medios, comenzaron a las 1.20 locales, la misma hora del asesinato de Soleimaní en Bagdad el pasado día 3 de enero, hecho que desató un intercambio de amenazas entre Teherán y Washington.

    El canciller persa, Mohamad Yavad Zarif, afirmó que con los ataques de este 8 de enero Irán actuó en legítima defensa y ejerció sus derechos consagrados por la Carta de la Organización de las Naciones Unidas.

    Zarif declaró que, aunque Irán no busca una guerra ni una escalada de tensiones, se reserva el derecho a defenderse ante toda agresión.

    El presidente norteamericano Donald Trump dijo que se pronunciará sobre el último ataque iraní en la mañana de este 8 de enero, hora local de EEUU.

     

    *autodenominado Estado Islámico, prohibido en Rusia y otros países

    Tema:
    La escalada de tensiones en Oriente Medio tras el asesinato del general Soleimani (158)
    Etiquetas:
    ataque, Irak, Irán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik