01:21 GMT +319 Octubre 2018
En directo
    Vladímir Chizhov, embajador ruso ante la UE

    Embajador ruso denuncia incoherencias en las acusaciones de Occidente contra Rusia

    © AFP 2018 / John Thys
    Política
    URL corto
    170

    BRUSELAS (Sputnik) — El "alboroto" desatado en Occidente por las acusaciones contra Rusia de un presunto ciberataque contra la OPAQ raya en lo ridículo, pues las alegaciones esgrimidas contra Moscú carecen de toda lógica, declaró a los medios el embajador ruso ante la Unión Europea, Vladímir Chizhov.

    "Todo este alboroto está exento de toda lógica", sentenció Chizhov.

    Primero, "es absolutamente innecesario para los servicios secretos o alguien más en Rusia intentar colarse en una organización en la que Rusia es un miembro de pleno derecho", apuntó.

    "Según tengo entendido no hay allí ningún secreto extraordinario", argumentó el diplomático ruso.

    Además, "hay muchas otras incoherencias", cree el embajador.

    "Con todo respeto, es muy poco probable que los organismos mencionados (por Occidente) envíen a sus empleados a una misión en un taxi, ni mucho menos portando una factura por el viaje; para un observador objetivo todo ello parece muy raro por no decir ridículo", dijo Chizhov.

    El embajador ruso ante la UE atribuyó la avalancha de las acusaciones contra Rusia en varias capitales occidentales a dos factores.

    Radio: Exteriores ruso: las acusaciones en contra de Rusia son una "espionajemanía"

    "Primero, es la reunión de ministros de Defensa de la OTAN que acaba de concluir en Bruselas y que, entre otros asuntos, examinó las posibilidades de aumentar las capacidades de la Alianza para contrarrestar las amenazas cibernéticas, es decir plantearon la creación de una especie de ciberejército", recordó Chizhov.

    Además, "el 9 de octubre comienza en La Haya una sesión ordinaria del consejo ejecutivo de la OPAQ" que examinará la posibilidad de "otorgar a la OPAQ, una organización puramente técnica, el mandato para determinar a los responsables por tal o cual incidente", apostilló el diplomático ruso.

    "Todos estos factores se acumularon provocando una nueva invectiva antirrusa", constató Chizhov.

    El 3 de octubre, el Ministerio de Exteriores británico acusó a la Dirección General del Estado Mayor de Rusia (inteligencia militar ampliamente conocida por su antigua sigla, GRU) de haber orquestado una campaña de ciberataques indiscriminados y temerarios.

    El Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC, por sus siglas en inglés) vinculó la inteligencia militar rusa a varios grupos de hackers, entre ellos APT 28, Fancy Bear, Sofacy, Pawnstorm, Strontium Cyber Berkut y CyberCaliphate, y estimó "con alto grado de confianza" que GRU "fue responsable casi seguramente" de varios ataques informáticos.

    El comunicado del Foreign Office le atribuyó en particular el robo de datos a la web del Comité Nacional Demócrata previamente a las elecciones presidenciales de 2016 en EEUU; la publicación de ficheros confidenciales de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) en agosto de 2017; y el ciberataque que perturbó en octubre de 2017 el funcionamiento del Metro de Kiev y el aeropuerto de Odesa, en Ucrania, pero también repercutió en las operaciones del Banco Central de Rusia y de dos medios de comunicación rusos.

    Al día siguiente, el Ministerio de Defensa de Holanda declaró haber desbaratado el 13 de abril un ciberataque contra la sede de la OPAQ en La Haya y expulsado a raíz del incidente a cuatro supuestos agentes de GRU que tenían pasaportes diplomáticos.

    Temas relacionados: El Reino Unido: continuaremos trabajando con los aliados para aislar a Rusia

    En la presentación publicada por el ente castrense holandés, aparecen pasaportes de los presuntos espías, imágenes de los equipos que supuestamente usaron para perpetrar el hackeo e incluso la foto de una factura de taxi hasta el aeropuerto moscovita Sheremetyevo.

    También Canadá, EEUU y Unión Europea avalaron las denuncias contra Rusia.

    El Departamento de Justicia de EEUU informó este jueves que siete oficiales de la inteligencia militar rusa fueron acusados de operaciones de hackeo a una empresa nuclear a EEUU, a varias agencias antidopaje y federaciones deportivas y a por lo menos 250 atletas de 30 países.

    El Ministerio de Exteriores ruso calificó la reciente sarta de acusaciones como una campaña de propaganda orquestada y advirtió que la obsesión de Occidente con la caza de espías revierte en perjuicio de las relaciones internacionales.

    Anteriormente, EEUU había declinado la oferta rusa de crear un grupo conjunto para ciberseguridad.

    El vicecanciller ruso Serguéi Riabkov afirmó que EEUU está "intoxicando" las relaciones bilaterales con sus nuevas acusaciones y advirtió de los peligros que entraña una escalada de tensión entre dos potencias nucleares.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    ciberataque, OTAN, WADA, Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Vladímir Chizhov, Rusia