03:33 GMT +320 Septiembre 2018
En directo
    La sede de la representación de la OLP en Washington, EEUU

    Un negociador palestino denuncia que EEUU e Israel quieren dictar la paz

    © REUTERS / Kevin Lamarque
    Oriente Medio
    URL corto
    0 02

    JERUSALÉN (Sputnik) — El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, considera que 25 años después de la firma de los Acuerdos de Oslo entre palestinos e israelíes, "EEUU e Israel quieren pasar de negociar a dictar".

    "[El presidente de EEUU, Donald] Trump cree que dictándonos vamos a capitular. [El primer ministro israelí, Benjamín] Netanyahu prometió en 1993 que destruiría Oslo y con la ayuda de Trump lo va a lograr. Está llevando a los israelís, los palestinos y a toda la región a un ciclo de violencia y está destruyendo a los moderados en los dos lados y la solución de dos Estados", señaló Erekat en un encuentro con unos pocos medios en Jericó entre los que estaba Sputnik.

    El 13 de septiembre de 1993 Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) firmaron en Washington el pacto de Oslo I y, por primera vez, se reconocieron mutuamente.

    Los Acuerdos de Oslo —llamados así porque se negociaron en secreto en la capital noruega- establecieron las bases de un Gobierno palestino interino para un período de transición de cinco años en los que se negociaría un tratado de paz final basado en las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad de la ONU.

    Estos textos se refieren a la retirada de Israel de los territorios ocupados en 1967, al reconocimiento de la soberanía, integridad territorial e independencia de todos los Estados de la zona y al alto el fuego de la guerra de 1973 entre Israel y varios países árabes.

    Más detalles: El desarollo del conflicto entre Palestina e Israel paso a paso

    Oslo creaba la Autoridad Nacional Palestina (ANP), un autogobierno limitado a partes de Cisjordania y a Gaza que se encargaría de la educación, sanidad, tributación, cultura y turismo de esas zonas. Además, se instauraba un cuerpo de policía palestino.

    La cuestiones centrales del conflicto entre palestinos e israelís —fronteras, colonias judías en territorio palestino ocupado, refugiados palestinos, estatus de Jerusalén, seguridad— se dejaban para negociar en el acuerdo definitivo, que tenía que estar listo a finales de 1999.

    El presidente de EEUU, Donald Trump, visitó Israel y Palestina en mayo del 2017 y anunció que presentaría un nuevo plan de paz.

    "El año pasado mantuvimos 35 reuniones con la administración Trump, cuatro de ellas en presencia de Trump y [del presidente palestino Mahmud] Abás. Él nos prometió que daría una oportunidad al proceso de paz durante un año y no llevaría a cabo acciones que afectaran a los puntos clave de las negociaciones", señaló Erekat.

    Pero unos meses después, Trump reconoció Jerusalén como capital de Israel, a pesar de que su parte oriental está ocupada por los israelíes, y trasladó a esta ciudad la embajada de EEUU en Israel.

    Tema relacionado: Palestina rechaza el plan de paz de Trump

    Más tarde recortó los fondos a la Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina (UNRWA), recientemente los ha eliminado, ha acabado con la ayuda a hospitales de Jerusalén este y ha cerrado la oficina diplomática palestina en Washington.

    Erekat considera que Trump y Netanyahu están intentando romper con los principios acordados hasta ahora y solucionar por imposición los temas centrales en la negociación del conflicto.

    Según Erekat, el Embajador de EEUU en Israel, David Friedman "habló de los asentamientos [judíos en territorio palestino ocupado], ilegales según la ley internacional, como si fueran legales y ahora quieren retirar el tema de los refugiados palestinos de la mesa de negociaciones cortando la ayuda a la ONU y la UNRWA, una agencia establecida en 1949 por un borrador de resolución presentado por EEUU.

    "La administración Trump no puede, bajo ninguna circunstancia, apoyar y asistir en el robo de tierra palestina, ayudar a destruir la aspiración palestina, acabar con el campo moderado palestino y con aquellos palestinos que han dedicado su vida a conseguir la paz con Israel", dijo el secretario general de la OLP.

    Erekat, uno de los negociadores palestinos más veteranos, advirtió que la ANP "ya no es sostenible" y que quizás Israel tenga que volver a "responsabilizarse de los palestinos" como poder ocupante.

    Te puede interesar: EEUU asegura que su formula de paz no les gustará ni a los palestinos, ni a los israelíes

    Recordando la firma de Oslo, el secretario de la OLP explicó que los palestinos "nos comprometimos en unas negociaciones con buena fe, confiando que Oslo era un acuerdo interino para cinco años. El concepto de autogobierno y las limitaciones que nos impusieron fueron muy duras, pero aceptamos y honramos los compromisos".

    "Fue un primer paso después de muchos años. Le dijimos a James Baker [secretario de Estado de EEUU en 1993] que necesitábamos un reconocimiento mutuo entre Israel y Palestina y un Estado en las fronteras de 1967 [anteriores a la ocupación israelí], pero lo rechazaron", señaló Erekat.

    El negociador palestino destacó que Oslo "preveía la transferencia gradual de la jurisdicción de Cisjordania de Israel a la ANP, pero no ocurrió, los asentamientos se han triplicado y los colonos son hoy 650.000".

    Más: "EEUU está ocupando Palestina, al igual que Israel"

    Pero a pesar del fracaso de Oslo, Erekat confesó que volvería a firmar los acuerdos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    política, ocupación, disputa territorial, conflicto, OLP, Donald Trump, EEUU, Israel, Palestina