En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    1511
    Síguenos en

    Exigió a Estados Unidos que retire sus tropas de Oriente Medio. Dijo que Irán le había dado "apenas una bofetada en la cara" a los EEUU con el ataque de misiles que lanzó a sus bases militares en Irak. Alí Jameneí tiene 80 años y es uno de los hombres más poderoso del mundo. Así es la vida del Líder Supremo, la "fuente de emulación" de los iraníes.

    La Autoridad Suprema de Liderazgo ('maqām mo'azzam rahbari') es el jefe de Estado, la máxima autoridad política y religiosa de la República Islámica de Irán. Jameneí está a cargo de las Fuerzas Armadas, el Poder Judicial y otras organizaciones gubernamentales, como la televisión estatal.

    Jameneí también es ayatolá: un experto en ciencias islámicas como la jurisprudencia, la filosofía, el conocimiento iluminativo y la moral. En 2010, la revista Forbes lo calificó como la 26ª "persona más poderosa del mundo".

    Jameneí fue presidente de Irán entre 1981 y 1989 y es Líder Supremo desde que fue designado para suceder al ayatolá Ruhollah Jomeini en junio de 1989. Como tal, es reconocido como una de las tres figuras que más han marcado la trayectoria de Irán, siendo las otras dos el fundador de la República Islámica, Jomeini, y el ayatolá Akbar Hashemí Rafsanyaní, el cuarto presidente de Irán entre los años 1989 y 1997.​ 

    El origen y el ascenso del ayatolá Alí Jameneí

    Él es el segundo hijo de ocho hermanos de una familia clerical, nació el 16 de julio de 1939 en Mashhad, capital de la provincia de Jorasán Razaví, situada 850 kilómetros al este de Teherán.​ 

    Fue criado con suma sencillez y austeridad, según él mismo ha contado.

    "Mi padre, aunque era una figura religiosa muy conocida, era un poco asceta. Tuvimos una vida difícil. A veces para la cena no teníamos más que pan con algunas pasas (...). Nuestra casa, de unos 65 metros cuadrados, constaba de una sola habitación y un sótano sombrío. Cuando los visitantes venían a ver a mi padre como clérigo local para consultar sus problemas, la familia tenía que mudarse al sótano mientras la visita continuaba", según se lee en su página web oficial.

    Desde su niñez estudió el islam bajo la supervisión de su padre y otros clérigos, entre ellos ulemas (eruditos en las disciplinas religiosas y jurídicas musulmanas) de gran prestigio, como los grandes ayatolás ‪‪Seyyed Hosein Boruyerdí, Allamé Tabatabaí y Jomeini. 

    "En el ámbito de las ideas políticas y revolucionarias y la jurisprudencia islámica, soy ciertamente un discípulo del Imán Jomeini", reconoció Jamenei. Y añadió: "Sin embargo, las primeras chispas de conciencia sobre las ideas islámicas y revolucionarias y el deber de luchar contra el despotismo del Sha y sus partidarios británicos, se encendieron en mi alma a la edad de 13 años cuando el valiente clérigo, Nawwab Safavi, más tarde martirizado por el régimen del Sha, vino a nuestra escuela en Mashhad en 1952 y pronunció un ardiente discurso contra las políticas anti-islámicas y tortuosas del Sha", publicó en su página web oficial.

    En mayo de 1963 (correspondiente al mes sagrado de Muharram), Jomeini pidió a Jameneí que llevara un mensaje secreto al ayatolá Milani y a otros clérigos de Mashhad, sobre las formas y tácticas de exponer la verdadera naturaleza del régimen del Sha, según aparece en su biografía oficial. 

    ​Cumplió esta misión correctamente y viajó a la ciudad de Birjand para seguir difundiendo los puntos de vista de Jomeini. Allí fue arrestado por primera vez y pasó una noche en la cárcel. "Desde ese momento supo que estaría bajo vigilancia policial todo el tiempo", reconoce. No hizo caso a las amenazas policiales y, resultado de sus actividades relacionadas con el sangriento Levantamiento de Junio de 1963 (que terminó con el triunfo de la Revolución Islámica en 1979), fue arrestado de nuevo y transferido a Mashhad para pasar 10 días en prisión bajo condiciones severas.

    En enero de 1964 Jamenei viajó a Kirman y Zahedan (sur de Irán) con el objetivo de "exponer el falso referéndum que el Sha estaba celebrando para sus supuestas reformas". La agencia de inteligencia del Sha, SAVAK, intervino y lo arrestó. Fue llevado a Teherán en un avión y pasó dos meses en régimen de aislamiento y fue torturado. En 1967 se vio obligado a pasar a la clandestinidad, sin embargo, al poco tiempo fue nuevamente detenido por impartir clases sobre el Corán y la ideología islámica. 

    En el otoño de 1975, fue liberado con la prohibición de dar conferencias o impartir clases. Sin embargo, sus actividades clandestinas llevaron a SAVAK a detenerlo en el invierno de 1976 y a condenarlo al exilio por tres años. Este difícil período llegó a su fin a finales de 1978 debido a las condiciones políticas imperantes: Jamenei regresó a Mashhad unos meses antes del triunfo de la Revolución Islámica

    La familia del ayatolá

    • Su hermano mayor Mohammad es antiguo miembro del Consejo de Expertos Constitucionarios y preside la Fundación Sadra de Sabiduría Islámica.
    • Su hermano menor Hadí es miembro influyente de la reformista Asamblea de Clérigos Combatientes, ha sido varias veces diputado en el Parlamento, y fue editor del diario reformista Hayât-e No, clausurado en 2003 por orden del Tribunal Especial del Clero.
    • Su hermana Badri Hoseini Jameneí era esposa del ulema revolucionario Sheij Alí Tehraní. Ambos formaron parte de la organización armada de oposición Muyahidines del Pueblo de Irán, hasta el año 1995 en que volvieron a Irán de su exilio iraquí.
    • Su hermano menor Hasán Jameneí es responsable de la Comisión de Seguimiento de las Infracciones Administrativas del ministerio del Petróleo.

    Desde 1964 está casado con Joyasté Jameneí, con quien tiene seis hijos. 

    • Una de sus hijas es nuera de Mohammad Golpayeganí, director del Despacho del Líder Supremo desde 1989.
    • Su hijo Moŷtabá Jameneí es yerno de Gholamalí Haddad Adel, antiguo presidente del Parlamento, miembro del Consejo de Discernimiento del Interés del Estado, director de la Academia de la Lengua Persa y miembro del Alto Consejo de la Revolución Cultural.
    • Su hijo Mostafá es yerno del ayatolá Joshvaqt, miembro del Consejo Superior de la Revolución Cultural en los primeros años de la Revolución Islámica.

    Jameneí domina el persa y el árabe, además de hablar con menos fluidez el turco azerí, lengua materna de su padre. Ha traducido del árabe al persa varios libros, incluidas obras del influyente teórico islamista Seyyed Qotb

    Etiquetas:
    islam, musulmanes, Revolución Islámica, Irán, Alí Jamenei
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik