En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    1101
    Síguenos en

    El pasado 19 de agosto se cumplieron 40 años del incendio en el Cinema Rex, en la ciudad persa de Abadán. Este incidente dio comienzo a una revolución que acabó con el reino del sha de Irán, Mohammad Reza Pahlaví.

    Aquel día de verano de 1978 el cine estaba repleto de espectadores iraníes que esperaban ver la aclamada película Gavaznha —Los Alces—. En un determinado momento, cuatro hombres bloquearon las salidas del establecimiento e incendiaron el edificio tras rociarlo con gasolina.

    Tema relacionado: Teherán acusa a EEUU de tratar de orquestar un golpe de Estado

    El incendio fue de tal magnitud que en un primer momento los bomberos no pudieron acercarse al edificio y tardaron seis horas en controlar las llamas. Como consecuencia de este trágico evento murieron 438 personas, según informa Amnistía Internacional, aunque la cifra oscila entre los 377 y los 800 fallecidos según las fuentes.

    En aquel entonces se rumoreaba que la responsable del incendio fue la Policía secreta del sha, Savak. Así, según una de las teorías, la Policía entrenada por EEUU persiguió a varios sospechosos hasta el cine, donde se ocultaron entre los espectadores. Los policías habrían decidido entonces que la mejor manera de hacerlos salir era prenderle fuego al cine.

    Las iras se dirigen contra el sha

    Como consecuencia, decenas de miles de personas salieron a las calles de Abadán y Teherán al grito de "¡Quememos al sha!" y "¡El sha tiene la culpa!". Esta no fue la primera acción de protesta contra este dictador apoyado por EEUU, puesto que las manifestaciones venían repitiéndose desde octubre de 1977.

    No obstante, después de lo ocurrido en el Cinema Rex, las protestas crecieron cada vez más, lo que obligó al sha, Mohammad Reza Pahlaví, a tirar la toalla y huir a Egipto en enero de 1979, donde murió de cáncer al año siguiente.

    Más: Ministro israelí: "Sería mejor que el régimen iraní desapareciera por completo"

    En febrero de 1979 el ayatolá Ruhollah Jomeini, que hasta entonces estaba en el exilio en Francia, volvió al país persa y dio comienzo a la República Islámica de Irán, que sigue existiendo hasta el día de hoy.

    Más tarde, en 1980, un tribunal revolucionario juzgó a 26 hombres involucrados en el incendio del Cinema Rex, entre los cuales estaba uno de los cuatro autores materiales del fuego: Hossein Takbalizadeh. Los otros tres murieron durante la revolución. Cinco de los involucrados junto con el único pirómano que quedaba con vida fueron ahorcados en público.

    No obstante, en 2001, el periódico iraní Sobhe Emrooz publicó un artículo sugiriendo que en realidad fueron los partidarios del ayatolá Ruhollah Jomeini los responsables del incendio. Poco después de publicar estas informaciones, el medio fue cerrado por el Gobierno iraní.

    De hecho, Takbalizadeh quiso poner los puntos sobre las íes y contactó con las autoridades del nuevo Gobierno, a quienes explicó que no estaba relacionado con la Policía secreta Savak y que incendió el cine por orden de los imanes de Abadan, quienes esperaban que por esta acción se culpase al sha.

    También: ¿Quién está detrás de los recientes disturbios en Irán?

    Mahmoud Moradkhani Tehrani, cuyo padre juzgó a Takbalizadeh y los demás involucrados en el incendio del Cinema Rex, escribió un libro llamado 'La catástrofe del Cinema Rex: el fuego de la Revolución Islámica'.

    En su libro escribe que los parientes de las víctimas del incendio descubrieron que las autoridades no investigaban el caso y formaron una asociación. Los representantes de esta asociación se vieron con los funcionarios municipales e incluso con el ayatollah Jomeini.

    "Sin embargo, al encontrarse con frías reacciones, empezaron a sospechar. (…) Durante el juicio los parientes entendieron los hechos y llegaron a la conclusión de que Takbalizadeh no era más que un peón en el juego", escribe Tehrani.

    Las protestas contra el Gobierno iraní en Londres
    © REUTERS / Eddie Keogh
    De acuerdo con el autor, los parientes de las víctimas estaban convencidos de que el clérigo "quería eliminarlo". Así, su padre fue excluido del juicio y lo reemplazaron por un partidario leal a Jomeini, quien insistió en la pena capital para Takbalizadeh.

    Dos semanas después de las ejecuciones, Irak invadió Irán, y la guerra entre los dos países se alargó durante ocho años. Cuando acabó el conflicto, todo el mundo se había olvidado ya del Cinema Rex.

    Además:

    Protestas en Irán, ¿qué peligro representan para el curso vigente?
    Guardianes de la Revolución de Irán responden a las amenazas de Trump
    Etiquetas:
    Mohamed Reza Pahlevi, Irán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik